Iron Fist Crítica temporada 1
Análisis

Iron Fist temporada 1 - Crítica de la cuarta serie de Netflix

Por Jesús Delgado
-

Iron Fist temporada 1 se ha estrenado hoy en Netflix. Esta es la cuarta serie de superhéroes de Marvel, que está protagonizada por Finn Jones. Esta es su crítica.

Marvel's Iron Fist finalmente se ha estrenado en Netflix y, sí, como viene siendo costumbre desde la temporada 1 de Daredevil, nos la hemos visto del tirón. Iron Fist es la cuarta serie de Marvel y de la plataforma VOD basada en un superhéroe de la casa de las ideas. En este caso el protagonista no es otro que el superhéroe callejero conocido como Puño de Hierro en España, que fue creado en los 70 por Roy Thomas y Gil Kane. 

De la misma manera que las anteriores series, Iron Fist divide su primera temporada en trece episodios, los cuales sirven para presentar al héroe conocido como Puño de Hierro, que es el título que recibe Daniel Rand (Finn Jones). Rand es heredero de una inmesa fortuna que se daba por muerto, junto a sus padres, tras un accidente aéreo ocurrido hace quince años. Para sorpresa de Joy y Ward Meachum (Jessica Stroup y Tom Pelphrey), sus amigos de la infancia, Danny regresa al mundo de los vivos, dispuesto a recuperar su nombre y posición. Sin embargo, Danny pronto encontrará que su "resurección" no está siendo del agrado de partes interesadas que quieren aprovecharse no solo de su empresa, sino también de los poderes que posee.

Y así arranca esta serie de Marvel y Netflix, que es la antesala a The Defenders (Los Defensores), que supondrá la reunión de los cuatros héroes televisivos: Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist. Ahora bien, si nos leéis habitualmente, recordaréis que hace unas semanas pudimos ver los seis primeros episodios de esta serie y os ofrecimos un avance. Tenemos una sorpresa para vosotros, nuestra percepción y juicio de ella no son las mismas tras haber visto toda la serie al completo.

¿Os acordáis de nuestras primeras impresiones sobre Iron Fist? ¿Creéis que han cambiado mucho tras ver la serie entera?

La serie más luminosa...

El primer contacto con Iron Fist puede ser, el muchos casos, brusco. Estamos ante la serie que, descaradamente, tiene el enfoque más optimista y luminoso de las cuatro que ha habido. Solo está un paso por delante de Luke Cage, que tiende más hacia un pesimismo propio de la blaxplotaition más realista. Frente al cinismo de Jessica Jones y la oscuridad gótica que se impone en Daredevil, es un cambio de registro importantísimo. Aunado a esto, hemos de señalar que comparando los colores característicos de las anteriores series, cuesta identificar cuáles son los colores predominantes en Iron Fist. Como ya os dijimos en el avance, el blanco y el negro están muy presentes, siendo el juego de luz blanca y oscuridad un contraste en el que se basa casi toda la fotografía de la serie. De ahí que frente a otras paletas, estos tonos pasen más inadvertidos.  En parte, entendemos esta elección porque con ellos se busca una simpleza entre bien y mal.

Sin embargo, este tono "inocente" y simple a su vez se choca con el problema de que la serie tiene un concepto anacrónico de superhéroe, el de hace diez años. Un concepto de superhéroe televisivo/cinematográfico que pretende ser hiperrealista. Esto es, no esperéis ver a Iron Fist con traje, ni excesivos elementos fantásticos del cómic. Y aún así, parece que haya un miedo en sus showrrunners a la hora de abrazar una historia de "superhéroes y kung-fu". Muchos elementos del cómic son mencionados, pero pasan de largo y apenas se explotan. Esta medida, ojo, puede tener truco. Pues como nos estamos oliendo, es muy posible que si hay temporada 2 de Iron Fist, sea entonces cuando veamos a Puño de Hierro con su traje y todos esos elementos sean desplegados con mayor tino. 

Eso sí. Sin haceros SPOILERS, os adelantamos que hay un muy buen motivo por el cual Daniel Rand no lleva las sagradas vestiduras del portador del Puño de Hierro. Aunque su existencia se nos sugiere a lo largo de la serie. No especuléis los motivos, ved la temporada 1 y lo entenderéis. Sobre todo, tened presente que es una historia de orígenes. 

En cualquier caso, insistimos, este pánico a aceptar el concepto "héroes enmascarados" en pantalla resulta una pega muy fuerte. Sobre todo para los fans del cómic, que esperasen ver a Daniel Rand con una versión de su uniforme, sin que esta fuera necesariamente la de su traje original de los años 70. Quizá si al menos al final le hubiéramos visto con pintillas, como ocurrió con Daredevil, se nos habría quedado otro sabor de boca. Ahora bien, la actualización de la trama de orígenes de los cómics no está nada mal llevada y desarrollada. En eso sí tenemos que ceder y admitir el acierto. 

¿Sabéis cómo era Puño de Hierro originalmente en los cómics? Podéis verlo en esta review de sus primeras aventuras.

Al margen de la fidelidad visual de la serie, hay que tener en cuenta que el principal problema de Iron Fist es su lentitud para arrancar. Frente a otras series, cuyo primer capítulo nos dejaba invariablemente con la boca abierta y con síndrome de abstinencia, Iron Fist se toma las cosas con mucha calma. Demasiada. De hecho, hasta el ecuador de la serie, la historia no se pone realmente interesante. Y esto claro, tiene el precio de que la trama final queda desaprovechada y liquidada muy rápidamente, tras haberse recreado en episodios anteriores que pretende ser cimientos para la mitología de este programa, pero que tampoco aportan mucho en realidad. De hecho, pasado la mitad de temporada, a partir del sexto-séptimo episodio, encontramos lo mejor esta serie de Netflix. 

Esta lentitud de desarrollo tiene por otro lado un punto a su favor, favorece la dosificación. Frente a las otras series, que llamaban a la maratón de capítulos, esta Iron Fist verse de manera más sosegada. Sus arcos argumentales son más contenidos y se resuelven de manera más breve. Las pequeñas historias que lo componen no duran cinco o seis episodios. De ahí que el espectador pueda realizar más pausas para digerir lo que ha visto. 

La calidad actoral, por cierto, está dentro de una media y un poquito más. Eso sí, consideramos que se podría haber sacrificado en aras de que el protagonista fuera un artista marcial profesional. Ganamos la calidad como intérprete de Finn Jones, pero perdemos la credibilidad de un autentico guerrero. Afortunadamente, los dobles de acción saben hacer muy bien su trabajo llegados a este punto. A pesar de ello, hay que reconocerle el mérito al actor y también su entrenamiento. 

... pero no brillante.

El contenido de Iron Fist también merece verse aparte, no solo en cuanto a la forma, ni en lo tocante a su aspecto visual. Iron Fist trata de nadar en aguas turbulentas y muy exigentes. No se ahoga, pero tampoco sale completamente a flote. Y que, encima se compare su premisa con la de Arrow tampoco ayuda.Partiendo del hecho de que la segunda también se iniciaba con un "joven millonario dado por muerto que reaparece años después". Además, que las subtramas secundarias tengan un cierto carácter empresarial, mostrando las tripas de una gran multinacional, casi las convierte en primas hermanas. Las comparaciones son odiosas, pero ahí están.  

En cuanto a los personajes admitamos que tienen muchas sorpresas, pero también contradicciones y anticipaciones. Por poner, un ejemplo, el personaje de Daniel Rand pasa de ser el arquetipo de héroe inocente a no tener dudas en recurrir al interrogatorio o la violencia física como primera solución. Eso y sus neurosis, resultan bastante mal llevadas, teniendo en cuenta que se considera una suerte de monje shaolín. Además, las reacciones de ciertos personajes parecen más destinadas a favorecer que la historia se siga contando antes que ser lógicas y consecuentes con la reacción los personajes.

 

Esto se podría sobreseer si no fuera por esa ausencia de carisma por parte de estos personajes, que lastra mucho el atractivo de la serie. Se echa mucho en falta un maloso emblemático o incluso un villano memorable como el Kingpin de Vincent D'Onofrio o el Kilgrave de David Tennant, así como secundarios de la talla de la Black Mariah de Alfre Woodard o la Karen Page de Deborah Ann Woll. Aún así, se debe señalar que todos sus personajes femeninos están escritos con muy buen gusto, ejerciendo mucho peso en la trama. Claro que esto es una constante de estas series de Marvel y Netflix.  

También, como descubriréis a medida que la vayáis viendo, la serie adolece de cierta dependencia de las otras para desarrolla la historia. La incursión de La Mano en el drama, el uso de ciertos personajes de otras series, ciertos huevos de pascua... todo ello refleja quizá una falta de carisma o atractivo propio de Iron Fist habiendo de recurrir excesivamente a otras series. Claro que, por otro lado, este tipo de tie-ins es algo recurrente en Marvel, lo cual puede también entenderse como un acierto. O al menos lo sería, si como os decimos parece depender de estas referencias para que la trama avance.

¿En qué orden tenemos que ver Daredevil y las otras series de Marvel y Netflix? Aquí te lo contamos.

Por suerte para ella, Iron Fist también cuenta con un detalle muy agradable, que son las coreografías y las secuencias de acción. Casi en todos los episodios vamos a tener al menos una secuencia de lucha. Y, la verdad, son muy espectaculares, con coreografías muy curradas. Claro que los que sepan de artes marciales sabrán discernir algunos errores en ellas. Errores, por cierto, que se extienden al esgrima y también al batiburrillo de artes marciales que se montan, independientemente de su origen, protocolo y ámbito.

En conjunto, no se puede catalogar Iron Fist como serie mala como tal. Decepcionante quizá, sobre todo si se mide con los anteriores títulos. Pero en toda familia siempre hay un "hermano pequeño". Esta serie en cuestión no será uno de los pelotazos de Netflix del año, pero cumple su función. Sobre todo, porque tras ella nos espera las dos series que todo el mundo está esperando: The Defenders y The Punisher. Debemos entenderla como una "serie bisagra" o una antesala a lo mejor que Netflix aún nos tiene que ofrecer. Se debe ver como serie para pasar el rato, pero desde luego está lejos de alcanzar el Olimpo que han paladeado los anteriores títulos. 

No sabremos si habrá segunda temporada de Iron Fist, pero creemos que Netflix le debería dar una oportunidad, al menos para cerrar la historia de este héroe en pantalla. Si es que no lo hacen en Los Defensores.

Actualmente Luke Cage y Iron Fist comparten cómic. Se llama Power Man y Puño de Hierro, os hablamos de él esta review.

Marvel's Iron Fist es una serie de Marvel Television y ABC Studios para Netflix. Creada por Scott Buck (Dexter), estará protagonizada por Finn JonesJessica Henwick, David Wenham, Jessica Stroup, Tom Pelphrey y Rosario Dawson. La trama es una adaptación de las aventuras del superhéroe de cómic Puño de Hierro (Iron Fist). Este cómic cuenta la historia de Daniel Rand, un rico heredero criado en la fantástica ciudad sagrada de K'un-L'un en las laderas del Himalaya. Rand que vuelve a la civilización tras quince años dado por muerto para recuperar su fortuna y vengar el asesinato de sus padres. Pero su camino de venganza se encontrará con una trama mucho más compleja, tramada por aquellos que quieren hacerse con el poder místico que Daniel posee: el Puño de Hierro

Valoración

Serie de acción y de artes marciales. No tan fresca y sorprendente como sus antecesoras, pero digna continuista de la producción de Netflix y Marvel. Su tono, más luminoso y optimista, diverge de la tónica habitual.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Las secuencias de acción y sus coreografías. Lo mejor llega si pasáis de la mitad de la serie. La actualización de la historia de orígenes.

Lo peor

Lo mejor se hace esperar y tiene un arranque poco prometedor. El batiburrillo de artes marciales. Su anacrónico pánico a la estética superheroica.

Lecturas recomendadas