Análisis

Pesadillas - Crítica del film de Jack Black

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Pesadillas (Goosebumps) - DIRIGIDA POR: Rob Letterman - PROTAGONIZADA POR: Dylan Minnette, Odeya Rush, Amy Ryan, Jillian Bell, Jack Black, Ryan Lee, Steven Krueger, Larry Mainland, Jeremy Ambler, Ken Marino y Halston Sage. En cines a partir del 29 de enero.ARGUMENTO:Zach Cooper se muda sin muchas ganas con su madre al pequeño pueblo de Greendale. Allí encuentra un resquicio de ilusión cuando conoce a su vecina, Hannah, y hace un amigo: Champ. También se entera de que el padre de Hannah es RL Stine, autor de la serie de literatura de terror "Pesadillas". Pero Zach descubre que Stine tiene un secreto: las criaturas de sus historias son reales, y las mantiene encerradas en sus libros.

En su comienzo, Pesadillas (Goosebumps) parece una de esas anodinas películas de sobremesa que poco aportan a lo ya visto mil veces: un joven se muda a un pequeño pueblo con su madre y cuando está haciendo la mudanza descubre a su misterioso vecino que tiene encerrada a su hija.

Sin embargo, a medida que vamos desenredando el argumento podemos dejarnos llevar por un arrebato de nostalgia. El susodicho vecino no es otro que Robert Lawrence Stine, el autor de más de 60 títulos que componen la colección de libros de terror y ciencia-ficción llamados "Pesadillas", en la que era habitual poder escoger entre varios finales diferentes como en la saga de "Elige tu propia aventura".


Es cierto que no eran una obra maestra de la literatura pero cumplían su cometido: le daban forma a nuestros miedos, nos intrigaban y, sobre todo, nos acercaban de una manera lúdica al mundo de la lectura, consiguiendo que fuera de las pocas cosas que sacábamos de la biblioteca sin que estuviera bajo el fatídico nombre de "lectura obligatoria".

Ese mismo espíritu es el que recobra la película de Rob Letterman y me parece su valor más importante: filma una película sin grandes pretensiones, tremendamente autoconsciente, alejada del terror salvo por algún sobresalto puntual y más bien próxima a las cintas de entretenimiento adolescente, con retazos de humor, guiños literarios como el pique de RL Stine con Stephen King y una sencilla trama romántica que no empalaga demasiado.


El principal atractivo comercial de Pesadillas es el hecho de que los personajes de las historias de terror comienzan a "salirse" de los libros y ahí ya el ritmo de la cinta funciona mejor o peor en función de los casos: el hombre de las nieves se hace un poco cansino mientras que los enanos de jardín o Slappy (el muñeco de ventrílocuo con vida propia) protagonizan un par de momentos reseñables. El propio autor, que vive en la actualidad en Manhattan, señaló en su autobiografía "¡Vino de Ohio!: mi vida como escritor" que "La noche del muñeco viviente" era su libro favorito (de hecho Slappy aparecería en cuatro libros más como uno de los principales antagonistas se la saga), así que no es de extrañar que se haya elegido como eje vertebrador de la aventura y maestro de ceremonias de los monstruos y criaturas sobrenaturales.

A pesar de que las recreaciones digitales conviven con maquillajes y postizos, en general el conjunto funciona bastante bien así como en lo que a efectos especiales se refiere, sobre todo porque el nivel de exigencia es bajo al tratarse de criaturas inventadas. La que la verosimilitud no es un obejtivo a perseguir a toda costa, dejando más espacio para la imaginación. Buen trabajo el de la fotografía de Aguirresarobe, por cierto, sobre todo en el pasaje del parque de atracciones comido por el bosque y la noria.



Jack Black recupera gracias a Pesadillas algo de su vis cómica más familiar gracias al personaje, que es un caramelo por su histrionismo y su fecunda imaginación mientras que el resto del reparto cumple su función. Sorprende, eso sí, ver tan desaprovechada a Amy Ryan, a quien parece que le está costando encontrar papeles de mayor peso específico.

En cuanto a otros secundarios, bravo al guionista Darren Lemke por la introducción de la pareja de policías (Timothy Simons y Amanda Lund), que protagonizan un par de los mejores puntos de la película y eso que sus papeles son muy breves. En el caso de que haya una secuela, que bien podría ser, sería una baza ganadora recuperarlos.


Con un poco más de humor y una historia más cohesionada, a la película solo le habría restado estar más cerca de las fechas más señaladas en el calendario para hacerse eco del terror light para recibir un empujoncito en cartelera. Vamos, que si hubieran llegado a estrenarla cerca de Halloween le habrían sacado mayor rendimiento.

Os dejo con el tráiler de Pesadillas a la par que os invito a que compartáis alguna de vuestras historias infantiles con los libros. Yo recuerdo con especial cariño "El retorno de la momia" y tengo el vago recuerdo de un relato en el que un espantapájaros me daba pavor...

Valoración

Entretenida cinta juvenil con toques de humor y guiños literarios. Ideal para pasar un buen rato sin mayores pretensiones.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Las pullitas a Stephen King y la nostalgia que te entra en el cuerpo.

Lo peor

No es especialmente original ni brillante y desaprovecha algunas buenas ideas.

Lecturas recomendadas