Peter y el dragón
Análisis

Peter y el dragón - Crítica del remake de Pedro y el dragón Elliot

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Peter y el dragón, remake de la cinta de Disney titulada Pedro y el dragón Elliot (1977) dirigido por David Lowery y protagonizada por el joven Oakes Fegle, Bryce Dallas Howard y Robert Redford entre otros. En cines a partir del 19 de agosto.

¿Recordáis que siempre hablamos de las expectativas cuando vamos a ver una película? Pues debe ser que no tenía mucha fe en este remake de Pedro y el dragón Elliot, una cinta de 1977 que probablemente no sea la que encabece las preferencias de la mayoría en lo que a "cine Disney" se refiere, pero el caso es que me ha parecido una notable cinta, cándida y nostálgica, que creo que encantará al público infantil.

No solo en este caso, sino que siempre resulta curioso ver películas que mezclan imagen real con dibujos animados, tal y como os comentamos en el último Hobbycine:

La película original (¿cuántos de vosotros la recordáis?) era muy diferente a la que podréis disfrutar ahora en cines: era un musical dramático en el que Elliot, un dragón animado, trataba de proteger y cuidar a un niño huérfano aunque también lo metiera en más de un aprieto. Por su mezcla de animación-musical-acción real podríamos ubicarlo en el grupo de películas que también incluirían a Mary Poppins y La bruja novata, otros dos clasicazos que siempre merece la pena revisitar de vez en cuando.

Apostando por un remake muy libre

El director David Lowery ha querido distanciarse con Peter y el dragón de Pedro y el dragón Elliot en prácticamente todos los aspectos de la película. Tanto es así que incluso ha confesado que no quiso hacer referencias al film original, argumentando lo siguiente: "he visto muchos remakes que hacen eso y siempre me sacan de la película por tener ese pequeño guiño".

En su lugar, tenemos conflictos diferentes y un nuevo ramillete de personajes en los que late, eso sí, algo de lo que nos contaron entonces. En el musical original de 1977 el nombre de Grace era Nora. Además, aunque Peter también era huérfano, vivía con una familia de acogida que abusaba de él y de la que logró escapar.

Aquí vemos cómo sus padres biológicos son víctimas de un accidente de tráfico, quedando él a merced del bosque (y huyendo de excesivos dramatismos). En este sentido, el guión dialoga con otras películas como Tarzán o El libro de la selva internándose en la temática de "el niño salvaje" criado por animales y, en este caso, por un enorme dragón que tiene la capacidad de camuflarse.

Peter y el dragón

Un dragón muy felino

Aunque solo recordéis lo mínimo de Pedro y el dragón Elliot tendréis en mente su aspecto verde, con su pelo y sus alas de color rosa fucsia. En esta ocasión, en lugar de optar por la animación 2D más plana y difícil de integrar, el nuevo Elliot fue animado al completo por Weta Digital (los encargados de los efectos más contundentes de la saga de El señor de los anillos) mediante CGI en los Stone Street Studios. Además, es mucho más grande, verde en su totalidad y está cubierto de pelo.

Peter y el dragón

El cineasta dijo que Elliot es peludo porque él quería "un dragón al que te dan ganas de abrazar" y no uno "como los de Juego de tronos, escamosos y fríos". Para crear al dragón los animadores estuvieron horas viendo vídeos divertidos de animales on-line (¿recordáis que os hablamos del proceso de creación de los animales de Zootrópolis?).

En esta ocasión encontraron la inspiración en un gigantesco panda tumbado en su cueva, en los megamurciélagos australianos (o zorros voladores), en el oso polar y en gran variedad de felinos. Aunque el director reconoce que "muchos elementos del comportamiento de Elliot está basado en cosas que hacía mi gato por la mañana".

Pedro y el dragón Elliot

David Lowery afirma que en un principio probaron el color rosa para el dragón, siguiendo el modelo original. Pero los destellos de rosa no pegaban con el hábitat del animal dificultando su mimetización con las plantas y, según Lowery, querían "que todo pareciese hecho a mano, incluso los efectos especiales, para que pareciese que de verdad hay una delgada línea entre la realidad y un mundo en el que es posible la existencia de un gigantesco dragón verde que puede volverse invisible".

Ese aire retro, junto con el sentido del humor, son dos de las grandes bazas de la película

Nos permite disfrutar además de una atmósfera muy cálida incluso a nivel plástico gracias a esa introducción del grandísimo Robert Redford (que, por cierto, acaba de cumplir 80 años y sigue tan fresco) el cual actúa de cuentacuentos y defensor de la existencia del dragón y se dedica además a tallar madera. Vamos, el abuelo que todos quisiéramos tener y que vuelve a convertirnos en niños a través de su mirada.

Bryce Dallas Howard y Robert Redford en Peter y el dragón

Todo envuelto de lujo

El rodaje de Peter y el dragón empezó el 26 de enero de 2015 en Nueva Zelanda y tuvo lugar en localizaciones como la bahía de Plenty, Taupo, Wellington y Canterbury. La utilización de esos espacios naturales es ideal para el mensaje ecologista que trata de lanzar la película posicionándose en contra de la deforestación de los bosques y a favor de mantener "su magia" intacta. El personaje de Grace consigue empatizar tanto con Peter por esa misma fascinación que siente por la naturaleza y que la llevó a ser guarda forestal.

Peter y el dragón

La banda sonora de la película ha sido compuesta por Daniel Hart, que compuso la música de trabajos como En un lugar sin ley, Comet y Tumbledown y exprime las posibilidades del country suministrándole a la película una personalidad muy definida y particular que ahonda bien en los momentos vitales de nuestro joven personaje principal, un entregado Oakes Fegley muy bien acompañado por la encantadora Bryce Dallas Howard, Craig Hall o Karl Urban como malo con posibilidades de redención.

¿Demasiado amable para los tiempos que vivimos? Bueno, dejemos a los niños ser niños y de paso dejémonos a nosotros mismos ser fascinados de vez en cuando por una película blanca y tierna, ¿por qué no?

Si la cinta trata al fin y al cabo sobre creer en seres fantásticos, lo cierto es que a mí me ha convencido para volver a creer en los remakes que tienen algo novedoso que aportar, así que estoy deseando ver el trabajo de Lowery (al que se le notan las tablas como editor) al frente de la próxima versión de Peter Pan, otro clásico cuento que Disney que también tendrá su cinta de acción real más allá de Pan, que nos dejó mal sabor de boca.

Valoración

Entrañable cine familiar que sorprende por su espíritu cándido y su calidad técnica: buen montaje, magnífica banda sonora y una actualización exquisitamete anticuada.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Robert Redford como abuelo cuentacuentos, la ambientación, la BSO y el aire naif lleno de sentido del humor. Se siente la influencia spielbergiana,

Lo peor

La película apenas tiene nexos de unión con el clásico de Disney del 77 pero conserva un encanto muy peculiar.

Lecturas recomendadas