Análisis

Vengador (The Punisher, 1989) - Crítica de la película con Dolph Lundgren

Por Jesús Delgado
-

Crítica de: Vengador (The Punisher, 1989)  - Dirigida por: Mark Goldblatt - Protagonizada por: Dolph Lundgren, Louis Gossett, Jr, Jeroen Krabbé, Kim Miyori, Nancy Everhard y Barry Otto.Primera adaptación a cine de las aventuras del anti-héroe de Marvel Cómics The Punisher (El Castigador), en la que se narra la lucha de Frank Castle, un policia cuya familia fue asesinada por la Mafia, contra el crimen organizado. Este Vengador habrá de enfrentarse no solo a la Mafia Italiana sino también a la Yakuza Japonesa cuando una guerrra de los bajos fondos amenace con destruír su ciudad. 

"No es venganza, es castigo". Esto es lo que los genios de marketing que tradujeron The Punisher como Vengador (tanto a España como a Latinoamérica) en 1989 - 90 deberían haber asumido antes de cambiarle el título a uno de los pocos títulos de "superhéroes" que la industria del cine parió en los 80. Y decimos lo de superhéroes entre comillas porque de súper y de héroe más bien poco tiene la mala bestia que protagoniza esta película que hoy nos ocupa, a pesar de haber nacido en las páginas de Amazing Spider-man de Marvel Comics. Nos referimos, claro a El Castigador, o The Punisher para los que se iniciaron el cómic americano en décadas más recientes. 

 

Claro que tampoco lo tenemos muy claro acerca de si de eso de que ésto iba de un personaje de un cómic era algo de lo que se había enterado su director Mark Goldblatt, un señor que conoceréis por ser editor en películas como Terminator 1 y 2, Piraña o El origen del planeta de los simios. De hecho, la crítica no se contuvo a la hora de "poner a parir" esta cinta que nos ocupa precisamente por algo parecido. Entre sus detractores se contaban aquellos que señalaban que no se parecía nada al personaje de los cómics y aquellos otros que criticaron la torcitera dirección y no menos brillante montaje. De ahí la primera película del Punisher no fue lo que se dice un éxito ni en críticas ni en recaudación.

Y, sin embargo, ahí la tenemos: un clásico del cine chusco de tiros de los ochenta, con el amigo Dolph Lundgren (ese polifacético actor que tanto te hace un He-Man en Masters del Universo como de malvado cyborg mata-vietnamitas en Soldado Universal) como principal estrella, a golpe de M-16. En fin, amigos lectores, que estamos ya afilando cuchillos y no hemos ni empezado la crítica. Pero poneros los cinturones, que vienen curvas. 

Esto si es para llamar a Punisher

Corría el año 89 y Batman de Tim Burton demostró que sí se podía hacer una película de superhéroes guay, muy a pesar de los esfuerzos de Richard Lester por destruir Superman gracias a su trabajo dirigiendo las últimas tres películas del héroe. Mientras Disney preparaba Rocketeer y Dick Tracy acababa su producción, con La Sombra en el horizonte, junto a Batman Vuelve y la serie televisiva de Flash, alguien pensó que sería buena idea llevar al cine a un "súper no súper" y hacer colar la película como una película de tiros con la que enganchar al público generalista y al devoto de los cómics por igual. El sujeto de pruebas fue Punisher.

Antes de ponernos a juzgar esta película, hemos de entender que en 1989 los superhéroes no estaban bien considerados y que ciertas películas era tomadas por producciones menores. De ahí que asumamos que los 9 millones de presupuesto de la película de 1989 de Punisher fuera lo normal dentro de la industria. Su director, por otro lado y como ya decíamos más arriba, no es que tuviera ni tenga mucha carrera dirigiendo.  Mark Goldblatt únicamente cuenta con dos películas como máximo responsable, y sus principales labores a lo largo de los últimos treinta años han sido las de editor. Dicho de otro modo, cuando se hizo "El Vengador", no se pretendía sentar una pica ni un precedente óptimo, sino aprovechar el tirón de las películas baratas de "cheches y tiros", tan habituales en la Edad Dorada de Rambo. 

¡Al grano! La película que tenemos ante nosotros no es ni más ni menos que eso, una película típica de su momento, con tiros, malos muy malos, algún ninja, un tipo duro (con poco diálogo) y un arsenal a sus espaldas, que va repartiendo muerte como si fueran caramelos. Ahora, si es tan de su momento, ¿cómo es posible que se comiera más bien poco en taquilla?

Bueno, la verdad es que como en todos los géneros, hay películas de tiros y películas de tiros. Y esta de Punisher es bastante malilla. La dirección de actores brilla por su ausencia, enmascarada por unos traveling y unos falsos planos secuencia con los que el director pretende demostrar sus dotes artísticas. Sin embargo, a la hora de montar la acción, ésta queda tan cutre como falsa. Las ejecuciones, los ensartamientos e, incluso, las tollinas quedan muy muy artificiosas. Si bien en su momento convencerían, a día de hoy el montaje es bastante pobre y ha envejecido mal. De hecho, el discurso es redudante en ciertos momentos que se suponen de gran acción, la reiteración de escenas lacra el avance de la película, únicamente para engordar al espectador con frames de casquillos volando por los aires. Vamos, que de alguna forma había que rellenar horas de metraje auque fuera con material tan innecesario somo prescindible. 

¿Un buen Castigador?

Y, a pesar de todo lo dicho, la historia tiene buenas ideas y Dolph Lundgren como Frank Castle, nombre real de Punisher/Castigador, está bien en el papel. Incluso su desarrollo no está del todo mal llevado. Lo único que nos faltaba para pensáramos que, efectivamente, es una película de Punisher es que Lundgren hubiera llevado la calavera en el pecho, en lugar de en las empuñadura de los machetes que va dejando clavados en sus víctimas (sí, amigos, los ochenta y sus gili-incongruencias que pretenden ser molonas atacan de nuevo). 

De hecho, ésto es lo que más duele, que la película no se quiera creer a sí misma,  que no acepte que estamos ante un personaje de cómic y tampoco quiera tirar por esos derroteros. Aparte de la dirección (y posiblemente la falta de medios), esa falta de credibilidad y de querer hacer algo un poquito mejor en cuanto a calidad se refiere, lastran una historia con subtramas y algunos recursos bastante buenos, que sin ser del todo fieles a la historia original, hacen funcionar a este primer Punisher de televisión bastante bien. De hecho, cabe reconocer que Lundgren se mete bien en el rol (no, no estamos de coña) y se le debe reconocer su labor como una de las primeras caras del Punisher fuera de los cómics

Y es que el Punisher de Lundgren no se corta ni un pelo. Su modus operandi, su falta de escrúpulos con los criminales, su dureza y métodos expeditivos hacen honor al verdadero Punisher. Las primeras secuencias en las que le vemos en acción son sencillamente geniales al recoger la esencia del personaje cuando se dedica a lo que se dedica en su tiempo libre. Lástima su ejecución, bastante pobre, eso sí. Y aunque queda lejos de Jon Bernthal en la serie de Daredevil, ya apunta maneras para lo que debía de ser un buen Punisher. 

Además, no nos olvidemos de los secundarios. Los villanos, ese mafioso de Jeroen Krabbé y esa retorcida y cruel yakuza de Kim Miyori, no quedan nada mal y son un par de malos que se dejan odiar sin demasiada dificultad. Vamos, como casi todos los malosos de las películas de tiros. Louis Gossett Jr. también defiende bastante bien su rol de amigo dolido, y antagonista que pretende ser aliado, a pesar de las carencias de una dirección artística en condiciones, completando un elenco que en general funciona. En general el elenco está bien elegido pero mal llevado. 

En fin, que si os animáis a ver esta película de The Punisher de 1989, conocida en paises de habla hispana como Vengador, sed benévolos con ella si queréis ver una película de Punisher entretenida y de su época. Charles Bronson y Chuck Norris tienen películas mucho peores y, sin embargo, les seguimos queriendo.


Cuidado, que no hemos acabado. Volveremos en breve con más películas de Punisher. Podréis ver todas sus críticas en nuestro especial de cine de superhéroes en breve. 

Valoración

Primera intentona de hacer una película del controvertido personaje. Se ve una intención de hacer algo fiel al cómic, pero no acaba de creerse a sí misma y eso la lacra.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El tono es adecuado. CASTIGO y muertos a cascoporro.

Lo peor

Al final es una mala peli tiros de la época. No vemos la calavera en el pecho de Frank

Lecturas recomendadas