Forja Fantástica en Dragon Quest XI: cómo aprovecharla al máximo

Forja Dragon Quest XI

No es sencillo usar la Forja Fantástica en Dragon Quest XI debido a que estamos ante un minijuego con distintos parámetros que nos hacen requerir habilidad y destreza, y todo para crear una serie de armas imprescindibles.

En Dragon Quest XI no es sencillo conseguir mucho dinero dado que los enemigos no son precisamente generosos, y por ello en su lugar debemos sacar partido de la llamada Forja Fantástica. Gracias a esta forja, podremos crear multitud de equipo y armas en Dragon Quest XI que nos ahorraremos de adquirir a los distintos vendedores del juego.

Sin embargo, para aprender a usar la Forja Fantástica en Dragon Quest XI necesitas antes probarla en distintas ocasiones, dado que tiene un procedimiento donde se nos exige cierta habilidad y conocimiento de cada uno de sus parámetros. Para que te resulte más sencillo puedes consultar la guía a continuación.

Completa tu colección de Dragon Quest con el mejor merchandising

Forja Fantástica en Dragon Quest XI: cómo aprovecharla al máximo

Como bien sabes la forja fantástica nos permite crear y fabricar objetos en el juego, algo que nos va a hacer ahorrarnos mucho dinero dado que ya no será necesario que los adquiramos a los distintos vendedores. De esta manera, siempre que vayas a un campamento debes acceder a la forja y utilizarla para crear todo tipo de objetos y armas según la recetas que tengas en tu poder.

Forja Dragon Quest XI

A la hora de encontrar recetas, debes tener en cuenta que es muy importante la exploración, dado que la mayoría de las mismas están situadas en estanterías, te las otorgan completando misiones o bien están dentro de cofres del tesoro.

Eso sí, aunque tengamos la receta, también necesitamos los materiales que nos exige cada una para dar forma al objeto señalado. Recuerda que todos estos materiales caen al derrotar enemigos, o bien los puedes encontrar en las distintas partes del mapa, o bien directamente comprándoselos a los vendedores, aunque este último aspecto no te lo recomendamos.

Forja Dragon Quest XI

A la hora de usar la forja, debes tener en cuenta todos estos parámetros y características para que te salga un objeto o arma totalmente perfecto:

  • La primera opción de “golpe” te permite elegir qué parte del material tienes que forjar o golpear.
  • Luego tenemos las barras, debes intentar que queden todas las barras en la zona verde, en su medio. De esta manera conseguiremos convertirlas en color naranja que es la perfección. En todo caso a medida que avancemos en el juego, iremos consiguiendo golpes especiales que se llaman filigranas y que nos permitirán conseguir la perfección de una manera mucho más sencilla.
  • Mientras vayamos creando cosas podemos mirar el parámetro de tasación, que nos indica el estado de la fabricación.
  • En todo caso debes tener en cuenta el recurso que consumes al crear el objeto, que es la concentración. Y es que cada golpe que realicemos nos cuesta una cantidad determinada de concentración, con lo que siempre debemos echarle un ojo a este aspecto para no quedarnos a la mitad.
  • Otro aspecto que debes tener muy en cuenta es la temperatura, y es que a mayor temperatura más fuerte serán los golpes que vamos otorgar con el martillo. Pero date cuenta de una cosa, cada golpe producirá una reducción de la temperatura, y si baja demasiado no podrás seguir golpeando.
  • Cuando ya creas que has acabado con tu creación, debes pulsar el botón de terminar para conseguir el objeto, y también para obtener perlas de perfeccionista. Estas perlas de perfeccionista son una recompensa que recibes tras acabar la fabricación en la forja fantástica. Gracias a estas perlas podrás refundir piezas de equipo para rehacerlas o mejorarlas.

Esto es todo lo que necesitas saber para dominar la Forja Fantástica en Dragon Quest XI, para que así no se te resista la creación de ningún elemento. Si necesitáis más ayuda, os dejamos 10 trucos y consejos que deberíais conocer antes de empezar a jugar y cómo subir rápido de nivel y ganar más EXP.

Lecturas recomendadas