10 actores que fueron olvidados por Hollywood de la noche a la mañana

Los actores olvidados por Hollywood

¿Cómo de cruel es la fama cinematográfica? ¿Cómo trata la industria de Hollywood a sus estrellas? ¡Aquí os dejamos una lista con 10 actores que fueron olvidados a las primeras de cambio por el mundo del cine!

Una vez, leyendo a don Miguel de Unamuno, me encontré con una cita muy interesante. Era algo así como «el cielo de la fama no es muy grande, y cuantos más entren en él a menos tocan cada uno de ellos». Venía a decir que la fama no solo es un club privado y selecto, también es limitado.

Buscando referencias previas al maestro vasco que extendieran este pensamiento, descubrí que ya había reflexiones en los tiempos de los griegos. Por ejemplo, Hesíodo dijo que «la fama es peligrosa» porque «su peso es ligero al principio, pero se hace cada vez más pesado el soportarlo y difícil de descargar».

Pueden parecer dos corrientes de pensamiento diferenciadas, pero lo cierto es que hay un vínculo nuclear alejado de la periferia subjetiva. Por lo planteado, la fama es un laberinto de espejos que reflejan un alma demoniaca y un camposanto de puertas y ventanas que dan entrada y salida a nuevos cadáveres oníricos.

Hollywood es, quizás, la mayor fábrica de almas consumidas por la fama. Más que la industria musical, cuyas estrellas consolidadas alcanzan con mayor facilidad la trascendencia sin necesidad de mantener esa pesada mochila que mencionaba Hesíodo en su cita.

El mundo del cine expulsa, devora y fagocita estrellas con la misma ferocidad y rapidez con la que Cronos cercenaba su propio árbol genealógico. Sin embargo, aquí no hay ningún Zeus para salvar a los actores y las actrices que han sido condenados al ostracismo.

Una condena de la que, además, no es fácil salir. Son muchos los ejemplos de actores que han estado en boca de todos y han perdido su carrera profesional a las primeras de cambio, a veces sin motivo aparente, otras veces consumidos por su propia fama, algunas por malas decisiones.

Sea como sea, hoy vamos a repasar el caso de 10 actores que tuvieron mucha fama y fueron olvidados por Hollywood. Estrellas castigadas por la industria del cine, el entretenimiento y la modernidad líquida.

1) Chris O'Donnell

Chris O'Donnell

¿Quién no recuerda a Chris O’Donnell? El que creciera “fílmicamente” en la década de los 90 puede poner cara al Robin de Batman Forever y Batman & Robin. Un actor que, además, gozó de mayor relevancia gracias a trabajos como Esencia de poder, Tomates verdes fritos o Las cosas que nunca mueren

En su día, fue uno de los intérpretes más deseados por los grandes estudios. De hecho, estuvo liderando los castings de Titanic y Spider-Man, que finalmente fueron a parar a Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire, respectivamente. Y hasta ahí la historia de Chris O’Donnell.

De la noche a la mañana, el actor cayó en el olvido y su carrera cinematográfica se estancó de tal forma que el bueno de Chris tomó la decisión de abandonarla por un tiempo. Estaba desencantado con su oficio. Regresó tenuemente para protagonizar CSI: Los Angeles y poco más.

2) Carrie-Anne Moss

Carrie-Anne Moss

Una habitual en las televisiones estadounidenses, Carrie-Anne Moss dio un golpe sobre la mesa de Hollywood junto a Keanu Reeves con el estreno de Matrix. Tras aquella primera entrega de las hermanas Wachowski, comenzaron a llegar ofertas de trabajo como si fueran gotas de lluvia.

Carrie-Anne Moss se dejó ver en Chocolat, Memento y Planeta Rojo. Las tres películas parecían sentenciar que la actriz tendría una carrera meteórica. Una especie de “reina del cifi” que había establecido y consolidado su trayectoria profesional con apenas cuatro filmes.

Pero nada más lejos de la realidad. Carrie-Anne Moss pasó de estar en boca de todos a estar en boca de nadie. El final de la trilogía de Matrix agotó todos los cartuchos y la llevó a combinar cine y televisión sin pena ni gloria. Solo el regreso de la franquicia de ciencia ficción la ha traído de vuelta.

3) Josh Harnett

Josh Harnett

Escribiendo este artículo —iba en el coche, de viaje al Pirineo Aragonés—, le pregunté a mi madre si se acordaba de Josh Harnett. «El guapo de los ojos rasgados, ¿no?», me dijo. Me reí en voz alta y asentí con la cabeza. «La película era malísima, pero él era lo mejor que había en ella».

Se estaba refiriendo, obviamente, a Pearl Harbour. Aquella cinta lo consagró como el nuevo galán de Hollywood tras la negativa de Leonardo DiCaprio de convertirse en el referente de ese género, cayendo así en manos de Martin Scorsese y… Bueno, qué les voy a contar que no sepan.

Más allá de Pearl Harbour, Josh Harnett protagonizó títulos tan reverenciados como The Faculty, Halloween H20 o Las vírgenes suicidas. Películas todas ellas que lo destacaron como un actor significativamente relevante en la industria cinematográfica de Hollywood.

Sin embargo, Josh Harnett es un caso muy curioso dentro de esta lista. Su olvido u ostracismo, su exilio, ha sido prácticamente voluntario. En más de una ocasión ha afirmado que le gusta mantener un «perfil bajo»; es decir, fuera de los focos, lo más lejos posible del peso de la fama.

Un interés conseguido, las cosas como son, ya que Josh Harnett quedó rápidamente en un plano secundario dentro de la industria. Lo hemos disfrutado en filmes como Hollywood: Departamento de homicidios y La dalia negra, pero quizás lo más destacado de él recientemente ha sido la serie de televisión de Penny Dreadful.

4) Macaulay Culkin

Macaulay Culkin

Uno de los mayores «juguetes rotos» de la historia del cine. Protagonista de la franquicia Solo en casa, la fama le llegó tan rápida y de una manera tan extraordinariamente abrumadora, a una edad tan joven, que acabó explotando en una adolescencia enfermiza, problemática y polémica.

Drogas, alcohol, abusos. Macaulay Culkin hizo bueno el dicho «de estrella a estrellado» con una decadencia humana y mediática terrible. Poco a poco, se ha ido reformando. Desafortunadamente, ya es demasiado tarde.

5) Lindsay Lohan

Más de lo mismo. Como en el caso de Macaulay Culkin, a Lindsay Lohan le llegó la fama demasiado pronto. Seguramente, ni siquiera sabía el significado de aquella palabra y la magnitud de ser reconocida por todo y por todos. Pero, a esa edad, todo parece divertido, inocente e inmaduro.

Lindsay Lohan era una de esas “chicas Disney” que tan pronto están en los televisores de todo el mundo como terminan en una gasolinera vendiendo cajetillas de tabaco y recordando la buena época que vivieron. Lo cierto es que esa vida habría sido mejor que la elegida por Lohan.

La actriz vivió a la misma velocidad que la fama, cogida de su mano. Sus problemas con el alcohol la obligaron a pasar por un proceso judicial después de ser cazada conduciendo en estado de ebriedad… ¡Hasta tres veces! Fue condenada incluso a pisar la cárcel.

Su juicio, tan mediático como el de Amber Heard y Johnny Depp, fue emitido en streaming por la web de entretenimiento TMZ. No hemos vuelto a saber de ella desde entonces.

6) Edward Furlong

Edward Furlong

¿Os acordáis del chico que dio vida a John Connor en Terminator 2: El juicio final? Efectivamente, Edward Furlong. Su fama en aquella década de 1990 se extendió sin ningún tipo de freno. Apareció en Antes y después, Pecker, El arpa de hierba y, por supuesto, la magnífica American History X.

Su trayectoria profesional era verdaderamente prometedora, una de esas carreras envidiada por toda la industria. La fama, el alcohol y las drogas se interpusieron entre Edward Furlong y su oficio, y lo terminaron condenando al mayor ostracismo posible.

El castigo de Hollywood a Edward Furlong es uno de los más duros y severos que se recuerdan. ¿Sabéis cuántos trabajos ha tenido en los últimos años? Uno. Y no uno muy destacado. Se trató de un episodio de CSI: Nueva York. Terrible cómo ha caído en el olvido este actor.

7) Taylor Kitsch

Taylor Kitsch

El brutal éxito que tuvo Taylor Kitsch con Friday Night Lights lo convirtió en el epicentro del deseo de todos los grandes estudios de Hollywood. La industria cinematográfica tenía claro que este actor iba a ser el gran relevo generacional que estaban buscando. Su carrera estaba hecha.

Las ‘majors’ estaban tan convencidas de que Taylor Kitsch iba a ser el actor de moda de la década del 2010 que le pusieron en bandeja las superproducciones de John Carter y Battleship. Los dos blockbusters fueron un fracaso tan grande como el naufragio del intérprete.

Desde entonces, los estudios perdieron la fe en Taylor Kitsch y le dieron la espalda. Lo culparon de los fracasos de John Carter y Battleship. El actor se reconvirtió de estrella del cine a un rol televisivo. Protagonizó The Normal Heart y la segunda temporada de True Detective.

Esta segunda entrega de la serie de HBO también fue un fracaso. Corre el rumor y se ha extendido la leyenda de que Taylor Kitsch da mala suerte. Todavía tiene una oportunidad, pero… Ya saben cómo funciona esto.

8) Alicia Silverstone

Alicia Silverstone

No queremos decir nada, pero Alicia Silverstone comparte trayectoria desviada por culpa del Batman de Joel Schumacher con otro actor que ha aparecido en esta lista. Y eso que esta muchacha tenía todas las papeletas de convertirse en una superestrella de Hollywood.

Clueless y un par de videoclips de Aerosmith en los que apareció hicieron que el nombre de Alicia Silverstone brillara en el cielo de Los Angeles. Corría el año 1995 y California se preparaba para acoger con los brazos abiertos a su nueva estrellita de moda. Pero la «gracia» duró poco.

Alicia Silverstone fue consciente de que iba a ser consumida por la misma industria que la saludó efusivamente en su día y trató de ponerle remedio. Se montó su propia productora, trató de emular el éxito de Clueless y acabó comprendiendo que su tiempo había terminado.

9) Halle Berry

Halle Berry

En su día, Halle Berry fue todo lo que una estrella de Hollywood quería ser. Ganaba mucho dinero, su nombre estaba en boca de todos, era considerada una de las mujeres más atractivas del mundo, los estudios se peleaban por ella y ganó premios tan prestigiosos como el Oscar a Mejor Actriz.

Literalmente, Halle Berry se convirtió en la “reina de Hollywood” gracias a sus extraordinarios papeles, sobre todo el trabajo en Monster’s Ball. Quizás, lo que sucedió con Halle Berry es que no tuvo el mejor agente posible y no acabó seleccionando los papeles que debió seleccionador.

Las aberraciones de Catwoman, Seduciendo a un extraño y Gothika hicieron que una de las mejores actrices del momento se convirtiera en una habitual de los Razzie. El público y los estudios se cansaron de Halle Berry y ahora ni está ni se la espera. Una verdadera lástima.

10) Mena Suvari

Mena Suvari

Corría el año 99 y algunos creían que se iba a acabar el mundo. La industria del Hollywood se preparaba para la llegada de la tecnología y la denominada «era digital». Pero lo que no cambiaba en el mundo del cine y el entretenimiento era la apuesta por los bellezones de pelo rubio.

Mena Suvari apareció en Los Angeles como una auténtica divinidad caída del cielo. Su espectacular físico, su tangible belleza y su voluntad por dejar un impacto enorme a su paso le abrieron un hueco monumental en Hollywood. Era una mujer de catálogo. Un museo femenino.

American Beauty, American Pie… ¡AMERICAN NOTHING! De la noche a la mañana, Mena Suvari pasó de ser la rubia por la que todos suspiraban a ser la rubia que solo salía en proyectos de poca monta y menos interés.

Su carrera profesional viró rápidamente a películas que no le importan absolutamente a nadie, telefilmes de pésima calidad, proyectos baratos, series de televisión sin relevancia y demás menuceles. Sobrevive, pero muy lejos de la exposición mediática de la que gozó durante un par de años.

Y además

Batman Forever (1995)

Lanzamiento:

Argumento:

La ciudad de Gotham está amenazada por un hombre que intenta vengarse de la Humanidad; su rostro está desfigurado por el ácido y se hace llamar El Caras. Por otra parte, un psicópata con intención de dominar el mundo ha inventado un estrafalario aparato que permite absorber las ondas cerebrales de los seres humanos. Ambos se unirán para lograr sus ...