Alan Moore responde a los 'haters' que dicen que es un tipo irascible y furioso

Alan Moore

¿Es Alan Moore un "enfadica"? El famoso guionista responde a todos aquellos que lo acusan de estar siempre cabreado.

Alan Moore ha respondido a los 'haters' que dicen que es un tipo irascible y furioso. Han pasado ya treinta y cinco años desde que el escritor británico abandonó los cómics convencionales. Sin embargo, el conocido como bardo de Northampton ha sido noticia innumerables veces por sus polémicas declaraciones y sus controvertidas opiniones públicas.

El veterano escritor de cómics ha protagonizado múltiples conflictos editoriales y ha explicado en innumerables ocasiones los entresijos de las grandes 'majors' como Marvel y DC Comics. En ambas editoriales, Alan Moore orquestó obras maestras sin precedentes que aún no han sido superadas. Algunas de ellas están en el top de los mejores cómics de todos los tiempos.

En una entrevista concedida a la revista GQ durante la promoción de su libro de relatos cortos titulado Illuminations, Alan Moore se sinceró acerca de su sombría personalidad. ¿De veras es tan huraño como aparenta? ¿Está siempre cabreado? El bardo de Northampton ha puesto el foco en todas estas cuestiones. No para "lavar su imagen", sino para justificarla.

La opinión de Alan Moore acerca de su "personaje" público

"Cuando protesté por primera vez porque me robaron mis propiedades intelectuales, la reacción de muchos lectores fue decir que yo era un tipo loco y cabreado", dijo Alan Moore. "Como si siempre estuviera inexplicablemente furioso por absolutamente todo. Parecía que me despertaba por la mañana y me levantaba enfadado. Para ellos, desayunaba cabreado".

"Creo que llegué a creerme que era tan bueno que, si usaban mi nombre en un libro, comenzarían a aumentar las ventas con bastante rapidez", continuó explicando Alan Moore. "Asumo que, al menos, son empresarios lo suficientemente decentes como para entender que sacarán mucho más provecho de mí y de mi trabajo si me trataban de una manera justa".

"Consideré que eso era mejor que rendirse a sus impulsos básicos y robarme todo mi trabajo", siguió diciendo el escritor de Watchmen. "Y esa mentalidad, por supuesto, resultó ser la fantasía romántica de un tipo desesperado. Todo eso, todo ese material que es propiedad de varias editoriales de tebeos, lo he repudiado personalmente. Es demasiado doloroso".

 

Alan Moore siempre ha sido un tipo muy complejo. Todos los hombres de la industria han explicado decenas de veces cómo de excéntrica es su personalidad. Algunos de sus coetáneos, como Neil Gaiman, Frank Miller o Grant Morrison, se sinceraron sobre ello en un libro de memorias. Y, más allá del respeto y la admiración, todos ellos admitieron que es un tipo complicado.

Y además