Ir al contenido principal

China prohíbe juegos como Fortnite, PUBG o Paladins, entre otros

Fortnite

China es un país muy peculiar en algunos aspectos, y cuando hablamos de videojuegos, hay algunas cosas que pueden sonarnos un poco raras. Recientemente, el país asiático ha sido noticia por varias medidas que han tomado sobre los videojuegos. Para proteger a los jóvenes, según ellos, o para evitar que juegos occidentales lleguen al país, según otros. Lo cierto es que, ahora mismo, tenemos una situación más parecida a la segunda.

China también ha censurado Kingdom Hearts III

Y es que, parece que el Gobierno chino ha prohibido juegos como PlayerUnknown's Battlegrounds, Fortnite o Paladins, y otros como Overwatch, World of Warcraft y Diablo III están bajo el punto de mira. Para entender esto, hay que remontarse unos meses atrás, cuando el Gobierno chino promovió una medida para que los menores de edad no pudieran jugar más de una o dos horas al día, dependiendo de la edad.

Según el Gobierno, esto era para proteger su visión y reducir la tasa de miopía de aquí a unos años. Sin embargo, compañías de videojuegos apuntaban a un posible caso de proteccionismo en el país asiático, dominado por Tencent.

Más tarde se demostró que Tencent, puerta de muchos videojuegos occidentales (de Fortnite, por ejemplo, y desarrolladores de las versiones móviles de PUBG) tenía un agresivo sistema de control parental que coteja los datos del jugador con la base de la policía.

Elige una funda Pokémon para tu móvil

Más tarde, el propio Gobierno comunicó que iba a investigar diferentes juegos en el país, y en estas nos encontramos, con tres juegos que reúnen a millones de jugadores como Fortnite, PUBG, H1Z1 y Paladins prohibidos hasta nuevo aviso. ¿Los motivos? Son violentos, no cumplen los valores de dicho país y muestran personajes femeninos demasiado sugerentes.

Otros como los de Blizzard deberán ser modificados para poder cumplir la nueva normativa, que es bastante opaca, todo sea dicho. Veremos cómo evoluciona esto, pero Epic Games debería preocuparse por perder un mercado tan jugoso como el chino.

Y además