Dragon Ball Z - El nuevo cofre de cartas japonesas de los años 90

Dragon Ball Carddass Premium Set Volume 4
¿Sabías que la primera colección de cards de Dragon Ball arrancó en los años 80 con la línea Hondan de Bandai? Pues bien... ¿y si te dijeramos que esa colección sigue vigente en pleno 2020?

Dragon Ball es una marca incombustible en el campo de las tarjetas coleccionables, y a lo largo de su historia se han lanzado infinidad de colecciones en todo el planeta. De hecho, no es raro encontrar cards exclusivas de cada país, con japoneses flipando con el material extranjero que nunca vieron en su territorio natal.  

Pues bien, la colección más antigua de cartas coleccionables de Dragon Ball data de los años 80 y se conoce como Carddass Hondan. Esta serie de cards fue editada por Bandai e incluso llegó a localizarse en nuestro país, concretamente, la serie 3 (que te la mostramos aquí en vídeo hace mucho tiempo).

En Hobby Consolas te hemos traído muchos vídeos al respecto, y ya os adelantamos que traeremos muchos más próximamente, pues las ediciones no paran de sucederse en el país del sol naciente. ¿Pero cómo puede seguir teniendo tanto éxito este mercado? 

Lo cierto es que los japoneses son unos apasionados de las cartas y sus ilustraciones exclusivas, y el próximo mes de octubre... ¡se lanzará el cuarto cofre de Dragon Ball Carddass Premium Set! Estos estuches recopilan en su interior reediciones de las Carddass Hondan de los 80 y 90, y en este nuevo cofre encontraremos desde la serie 13 hasta la 16, o lo que es lo mismo, unas 170 cartas que abarcarán desde la saga de Cell hasta el comienzo de la saga de Buu

Este volumen 4, como veis en la galería superior, también vendrá con un binder para guardar las tarjetas y presentará diseños exclusivos, creados especialmente para esta reedición (igual que ocurría con los 3 cofres anteriores).

¡Y esto es todo por hoy! ¿Qué os ha parecido esta colección? ¿Os gustaría haceros con ella? Solo se puede conseguir de importación, así que no dudéis y dadle una oportunidad, la calidad noventera de las cards merece la pena. ¡Kai, Kai!

Y además