Intel quiere competir en el terreno de las tarjetas gráficas

GPU Intel

Intel es la compañía líder en lo que respecta a producción de procesadores para ordenadores y, además, el corazón de todos los Mac de Apple. Gozan de una posición dominante en el mercado, algo que podemos comprobar cada vez que Steam comparte sus encuestas de hardware, donde vemos que más del 90% de usuarios que juegan en Steam utilizan procesadores Intel.

AMD consiguió plantarle cara en 2017 gracias a las nuevas CPU AMD Ryzen (a las que aún les queda mucho camino por recorrer para pillar a la implantación de mercado que tienen los chips de Intel), pero está claro que Intel quiere algo que AMD ya posee. Y es que, aunque son líderes en cuanto a instalación de CPU se refiere, no ocurre lo mismo con las GPU, donde AMD cuenta con GPU dedicadas y, además, nuevas APU que ofrecen la posibilidad de jugar por muy poco dinero.

Así es el súper procesador de Intel y AMD

Desde hace unas generaciones, sobre todo a partir de la octava en todos los modelos, los procesadores de Intel cuentan con una solución de GPU integrada que, aunque nos ofrece la posibilidad de consumir y editar vídeo en UHD, no es demasiado indicado para jugar. Aunque naturalmente se ha relacionado a Nvidia con Intel (debido a la otra relación de CPU y GPU de AMD), Intel quiere desmarcarse de los demás y tener sus propias gráficas discretas.

Intel de octava generación en Amazon

Por ello, el año pasado fichó al jefe de arquitectura de Radeon, Raja Koduri, para producir nueva tecnología gráfica bajo la marca Intel y, ahora, parece que vemos los primeros pasos en esa dirección con un prototipo de tarjeta gráfica discreta. Como leemos en Liliputing, se ha presentado un documento que nos deja ver cómo sería la gráfica discreta de Intel. De momento, el prototipo estaría fabricado en 14 nanómetros y contaría con una potencia similar a la de la GT 1030 de Nvidia.

GPU de Nvidia

Eso sí, no empecéis a haceros ilusiones, ya que intel ha confirmado que este prototipo de GPU está construido sobre la base de la novena generación de GPU integrada en sus CPU y que solo es una muestra de lo que pueden hacer, no un producto comercializable a corto plazo. Eso sí, parece que Intel está empezando por la eficiencia energética. Quién sabe si pronto veremos APU de Intel capaces de plantarle cada a una CPU y GPU discreta como ya hacen los nuevos Ryzen.

Lecturas recomendadas