"Pensé que me estaba tomando el pelo"; Steven Spielberg se tomó a broma el tema de Tiburón de John Williams

Tiburón

En la simplicidad está el éxito, y John Williams lo vio como nadie cuando compuso el tema principal de Tiburón para Steven Spielberg, aunque al director le costó verlo.

Esta semana cumplía 90 añazos el maestro John Williams, una de las figuras clave de la historia de la música cinematográfica.

Una de las piezas imprescindibles del compositor llegaba en 1975, en la película Tiburón, dirigida por Steven Spielberg, que disfrutaba de las mieles del éxito de El diablo sobre ruedas.

La sencillez del tema principal de Tiburón se ha convertido en todo un símbolo de la música de cine, haciendo partícipe al público como hiciera en su momento Bernard Herrmann en Psicosis.

Esa atmósfera de tensión que generaba el tema de Tiburón hace que, en la actualidad, sea imposible no evocar la silueta de un escualo cuando escuchamos sus acordes.

Pero en 1975, Steven Spielberg pensó que John Williams se estaba cachondeando de él, tal y como recoge The Hollywood Reporter.

"Esperaba algo melódico, y extraño, inquietante, algo fuera de este mundo. Y lo que John tocó fueron dos notas "dun dun, dun dun, dun dun". Al principio me eché a reír, pensé que me estaba tomando el pelo".

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Si sueles ver series cuando viajas o en varias partes de casa, estas tablets pueden ser buenas compañeras para el consumo de entretenimiento.

Ver listado

Pero a pesar de que John Williams solía hacer gala de un gran sentido del humor, no estaba vacilando a Steven Spielberg. 

El cineasta fue captando la esencia que evocaba el tema a medida que lo escuchaba una y otra vez. El resto, como suele decirse, es historia del cine.

Spielberg y Williams siguieron colaborando, regalándonos películas y bandas sonoras inolvidables como E.T. El extraterrestre, Indiana Jones, Jurassic Park o La lista de Schindler, entre otras muchas.

Es difícil imaginar cómo habrían sido los acechos del gran tiburón blanco a Amity Island sin esos acordes, ahora icónicos, que John Williams nos regaló en Tiburón.

¿Os imagináis si Steven Spielberg hubiera rechazado la idea y la película hubiera llegado con otro tipo de música? Algo como "el espacio bajo el mar", como esperaba el director.

Y además