Logo Hobbyconsolas.com
Logo HobbyCine

Kathleen Kennedy: una buena productora a la que el puesto de presidenta le quedó grande

Kathleen Kennedy

Presidir Lucasfilm ató a Kathleen Kennedy a un cargo para el que, aunque a todas luces parecía perfecta, ha puesto de manifiesto que le faltaban tablas.

Heredar Lucasfilm de manos de George Lucas cuando el creador de Star Wars vendió la compañía a The Waly Disney Company puede parecer un caramelito, pero es una patata caliente que, en nuestro mundo, asumió una persona: Kathleen Kennedy.

Desde el arranque de la trilogía de las secuelas, la figura de Kathleen Kennedy ha estado envuelta en controversia por el rumbo que ha tomado la franquicia de Star Wars en muchos sentidos. Tampoco ha ayudado el resultado de revivals como Willow o la entrega final de Indiana Jones.

Una vertiente del fandom no para de aseverar que Kathleen Kennedy no tiene ni idea de lo que hace, que "no sabe nada de Star Wars" y que es una mala productora. En realidad, eso no es cierto, lo que no quiere decir que Kennedy esté haciendo las cosas bien.

Junto con su esposo, Frank Marshall, Kathleen Kennedy es una de las productoras más prolíficas de la industria en Hollywood  durante la década de los ochenta, los noventa y los 2000.

Productora de joyas del séptimo arte

Atribuir los errores de Kathleen Kennedy al frente de Lucasfilm al hecho de que "es una mala productora" puede implicar dos cosas: o no tienes idea de cine o tus gustos son tremendamente diferentes a los del gran público.

El departamento de producción de películas como Indiana Jones y el templo maldito, E.T. el extraterrestre, Los Goonies, Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Gremlins, Parque Jurásico, La lista de Schindler o El sexto sentido contaron con ella como productora o productora ejecutiva.

Date de alta en Disney+

Date de alta en Disney+

Disney+ tiene cientos de películas y series clásicas y nuevas, y todas ellas las puedes ver desde 5,99€ al mes.

Date de alta

En ocho ocasiones ha optado al Óscar por producir cintas nominadas a Mejor Película y, en caso de que pienses que "los productores solo ponen la pasta y ya", déjame decirte que te equivocas de cabo a rabo.

Kathleen Kennedy nunca ha sido mala productora, pero dirigir Lucasfilm sí ha sido un cargo que le ha quedado grande. No siempre ha sido culpa suya, como vamos a ver, pero también ha tomado decisiones lamentables que han terminado saliendo rana.

Presidir en la era Disney fue un arma de doble filo

La misión de Kathleen Kennedy al quedarse al mando de Lucasfilm estaba clara: revitalizar Star Wars con una nueva trilogía que sacase el rendimiento que esperaban en la Casa del Ratón.

Dicho y hecho: haremos una trilogía de secuelas. ¿Ya hay historias ambientadas en ese periodo? No hay problema: aquí llega el borrador infinito y mandará todo el Universo Expandido al limbo para que J.J. Abrams haga lo que quiera.

Eliminar el antiguo Universo Expandido de la saga fue la primera gran pedrada contra Star Wars por parte de Kathleen Kennedy. Eso se acrecentó con el hecho de que la trilogía secuela traicionaba gran parte de lo mostrado por la saga original, haciendo que los personajes y sus respectivos arcos resultasen inútiles ante lo que tenían que contar las nuevas películas.

Kennedy se dejó asesorar por los peores consejeros en Lucasfilm, dejando de lado en cierta medida a quienes mayor amor, respeto y dedicación habían dedicado a Star Wars bajo el ala del propio George Lucas. Sí, Dave Filoni es el mayor ejemplo en este terreno.

 

Otro error fue querer convertir Star Wars en el Universo Cinematográfico de Marvel, no en cuanto a la creación de contenidos más allá de los Skywalker, sino en el ritmo de producción de los mismos, algo que aún estamos padeciendo.

Ni siquiera Marvel Studios ha sido capaz de mantener el listón y ha admitido muchos de los errores que han devaluado la calidad de su gran franquicia. Marvel ha empezado a recular y Star Wars no debería tardar, por el bien de todos.

Es comprensible que Kathleen Kennedy quisiera seguir el ejemplo de Marvel en 2019, pero ha sido un modelo que ha demostrado no ser eficaz a largo plazo con el público. Habrá que ver si se da cuenta.

Por último, y no tan culpa de ella como muchos quieren atribuirle, está el hecho de que Lucasfilm se ha visto afectada por una época de corrección política por parte de Disney desmedida en muchos sentidos. Star Wars no ha sido la única franquicia afectada por este enfoque: Marvel o Pixar también han acusado esos planteamientos.

No es que diversificar sea malo, pero cuando el contenido de entretenimiento incluye SIEMPRE el mensaje de rigor, termina saturando al espectador o enardeciendo a quienes tienen opiniones muy diferentes a las que se quieren exponer. Esto genera conflicto, malestar entre los fans y, en definitiva, se pierde ese objetivo de entretener que debería tener la franquicia.

Se ha demostrado que se pueden contar historias inclusivas sin necesidad de aleccionar al espectador sobre nada, pero no ha sido una estrategia que hayan seguido en Disney, y Kathleen Kennedy es quien permitió que llegasen a las producciones de la compañía. Por mandato de Disney, sí, pero la responsabilidad recae sobre ella.

Las cosas han ido cambiando poco a poco en Lucasfilm en los últimos años, con personas como Dave Filoni en cargos de mayor relevancia. Aún miro con temor a la saturación de películas de Star Wars a partir de 2026, pero puede que, aunque haya tardado, Kathleen Kennedy haya empezado a sujetar las riendas con mejor talante. El tiempo lo dirá.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Hobbyconsolas.