Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Si no tienes un grupo a quien odiar, se te asignará uno de oficio

El lado oscuro

Estimados usuarios de redes sociales, asiduos a los foros, comentaristas habituales en blogs, webs, páginas de clasificados y medios varios. Hemos detectado que, en el último trimestre, el nivel de odio, fanatismo y crispación ha descendido unos cuantos puntos.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesariamente o exactamente con la posición de Axel Springer o de Hobby Consolas.

No respecto al trimestre pasado, ya que gracias al lanzamiento de PS5 y Xbox Series X|S hemos incrementado sobradamente las cifras de odio de uno y otro bando obtenidas en ejercicios anteriores, pero sí respecto a presupuesto. El poco apreciable, pero existente, repunte del espíritu navideño, nos restó puntos. 

A estas alturas del año, y para compensar el posible, aunque poco probable, aumento de alegría primaveral, se hace imperativo que hagamos un esfuerzo en crear más odio, a ser posible, generando miedo. Tenemos que demostrar cuánto, y con qué violencia, nos molesta todo. 

Está comprobado, solo hay que leer los comentarios a este post, que el tema de la igualdad entre hombre y mujeres nos genera rédito suficiente para superar cualquier posible aumento de la empatía y la solidaridad, pero no nos relajemos.

Jugador enfadado

Hay que estar más atentos y buscar con más cuidado cualquier cosa que haga inflamarse la llama de nuestra justa indignación y que nos permita, con todas las garantías constitucionales, expresar claramente nuestra opinión respecto a la señora madre de alguien o de cuánto nos gustaría ver que se adelanta la llegada a la tumba de otro. Unas acotaciones tipo “sé dónde trabajas” o “ya te encontraré”, serán bienvenidas.

Como ya sabéis, no tiene importancia que vuestros argumentos carezcan de base. No pasa nada si os indignáis por un bulo o si sacáis de contexto una frase para liarla parda. De hecho, os invitamos a hacerlo. Gracias a este tipo de prácticas es fácil que consigáis una respuesta desproporcionada que incendie, con más pasión y ardor, cualquier hilo lógico de discusión

No caigáis en el error de dejaros llevar por debates en los que huela a sentido común: ¡Es el mayor de los peligros! ¡Huid, huid de él! Es importante también que seáis capaces de manteneros firmes en vuestro prejuicios, que lo mismo lleváis toda la vida creyendo algo que no es del todo cierto y, si no andáis con cuidado, algún maldito bocazas os puede sacar del error. ¡No lo consintáis, no escuchéis, no penséis! ¡Es mejor vivir creyendo una mentira que vivir sin nadie a quien odiar! Tened miedo. Es importante, si tienes miedo a convertirte tú en el blanco de los acosadores, serás más agresivo, serás más efectivo.

 

 

Os recordamos, que aunque el EBITDA nos sale muy a favor, hay que descontar las amortizaciones por las inversiones realizadas en la vacuna, las elecciones catalanas, los micropagos, el "triunfo" de Trump, el encarcelamiento de Hasél, la ida de olla de Miguel Bosé y Victoria Abril... Inversiones que, por otro lado, están siendo muy beneficiosas. También nos toca pagar los impuestos sobre el desequilibrio social, la desinformación y la insalubridad. A falta de paraíso fiscal para el odio sin moderación, hay que recuperar al menos el IVA.

Nada de relajar tensiones y, por supuesto, jamás aceptéis una crítica, nunca reconozcáis que os habéis equivocado y defended vuestra postura como si la vida os fuera ello. Recordad que vuestra vida social sí que está en juego. Al menos, la que tenéis en redes sociales. ¿Vais a permitir que alguien os diga que sois blandos, conformistas o que no tenéis criterio? ¡A por ellos! ¡A por todos! ¡A por quien sea! 

Sacad las banderas, entonad himnos y, sobre todo, sobre todo, no dejéis que nadie opine diferente. Vuestras creencias, por muy equivocadas que estén, son vuestras. ¡No dejéis que nadie las ponga en duda! Si, por desgracia, algún espabilao os hace dudar, nunca jamás tratéis de contrastar informaciones, nunca, nunca, leáis nada que vaya en contra de vuestra idea preconcebida y jamás de los jamases preguntéis. ¡Es mejor ser tonto sin que se note que no serlo, pero parecerlo!

Friki enfadado

Si no hay incautos a mano a por los que ir, sed creativos. Basta con que busquéis. Si buscáis, encontraréis. ¡Hay tantos motivos para odiar! Unos micropagos por ahí, un servicio de pago por allá, un juego que no era lo que esperaban, un DLC que te gusta pero no quieres pagar, un señor que se ha dejado un bigote muy feo, otro que defiende a las compañías de videojuegos (unas sacacuartos que sólo quieren ganar dinero y no respetan el arte). ¡Que no tengan descanso!

Podéis escupir bilis porque las consolas son muy caras, o porque no las hay. Podéis quejaron de que sacan juegos a 80 pavos, o de que no sacan ninguno. ¿Os habéis dado cuenta de que algunas compañías quieren recuperar dinero vendiendo los mismos juegos para next-gen? Que tampoco cuesta tanto actualizar gratis, anda y que se hundan en la miseria... 

Y los medios, unos vendidos que dicen cosas buenas de la consola que tú no tienes. ¡A degüello! ¿Qué importa que también digan lo bueno de tu marca preferida? No lo tengas en cuenta, mira solo lo que quieres ver. ¡Obcécate en tu razón! Al fin y al cabo, solo les importa el dinero. No como a ti, que eres todo generosidad. ¡Qué suban los niveles de odio!

Si, por desgracia y pese a nuestras recomendaciones, no encuentras a quien odiar, no te preocupes. Basta con que expreses una opinión, a ser posible con ánimo de ofender. Te van a salir objetivos a patadas. ¿Que aún no te sale eso de la ira sin control, que lo de odiar por odiar no va contigo y eres capaz de valorar la magnitud real de las cosas? Plantéate seriamente si quieres seguir en este grupo. En cualquier caso, nosotros no nos rendimos y, si no tienes un grupo a quien odiar, te asignaremos uno de oficio.

Halcón Milenario vs Estrella de La Muerte

Se despiden atentamente, los seguidores del Lado Oscuro, que, por fin, vemos llegar nuestra hora. Estamos a punto de dominar el universo, de imponer el pensamiento único, de negar la racionalidad, de impedir que la gente piense... ¡Y no necesitamos Estrella de la Muerte ni ! Ahora, el terror tecnológico que os ofusca se llama redes sociales y no hay núcleo en el que disparar torpedos de protones. Recordad: “La ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro”.

Aquí os esperamos.

Y además