Logo Hobbyconsolas.com
Logo HobbyCine

Las series procedimentales, ¿una cómoda alternativa a las tramas eternas?

CSI: Las Vegas
Foto del redactor María Bescós

9-1-1, CSI, Castle, Bones, o Expediente X son series procedimentales que están cortadas por un mismo patrón, muy conveniente en ciertos aspectos pero no en todos.

Llevas toda la vida viendo series procedimentales aunque tal vez no sabías que tenían ese nombre. Series como 9-1-1, CSI, Castle, Bones, o Expediente X, se podrían enmarcar dentro de este género, y seguro que ya te has hecho una idea de por dónde van… los tiros.

Las series procedimentales son ficciones detectivescas o policíacas que se caracterizan por plantear y resolver un mismo caso en cada uno de sus episodios. En lugar de estar extendiendo sus misterios a lo largo de varias temporadas, en un único capítulo solucionan el problema, y en el siguiente ya están con otro nuevo.

Aunque de forma general se entiende que las series procedimentales están limitadas a lo policial, también hay quien contempla dentro de ellas otro tipo de narrativas como House, que navega entre dos género pero mantiene la estructura de caso por episodio, o Luficer, que enmarcada dentro del fantástico es fiel a la esencia de solventar crímenes.

¿Son buenas las series procedimentales?

Una serie procedimental cuenta con muchas ventajas que le permiten acercarse a un público amplio, pero también con una serie de inconvenientes que pueden hacer que no conecten con todo el mundo limitando su alcance. 

Lo cierto es que su estructura de resolución de casos de forma episódica es un arma de doble filo. A nivel de producción, este elemento juega a su favor, ya que no es necesario que el equipo de guionistas tenga una enrevesada trama pensada a cinco temporadas vista que requiera de un profundo empuje narrativo.

Gotham renueva por una cuarta temporada

Pues les basta con desarrollar nuevos misterios comprendidos en una duración aproximada de una hora, acotando el guion para que no se convierta en una odisea cuya resolución se vuelva cada vez más compleja. 

Hay excepciones, por supuesto, en las que una de estas tramas se extienden algo más de lo habitual, pero la norma es que la serie no ofrezca grandes sorpresas a este respecto. El mayor contra al que se enfrentan es al de que podrían volverse infinitas, repitiendo su fórmula una y otra vez, porque son inagotable mientras siga habiendo ideas frescas.

True Detective Night Country

Eso sí, aunque la pieza angular de la narración siga siendo similar, eso no quita que vayamos viendo una progresión interna en el grupo protagonista de este tipo de series, que se deja entrever en el plano general acompañando a las pequeñas intrigas de cada episodio. 

Pero su avance es tan paulatino por centrar su atención en la otra historia que tardamos bastante en percibir esta evolución. No nos engañemos, nadie veía Castle porque quisiera saber el destino que le deparaba al personaje de Nathan Fillion, la veía porque le gustaba su carisma y la forma en la que afrontaba cada nuevo desafío.

Porque si algo favorecen las series procedimentales es a la generación de una intriga constante. Sabes que cada nuevo episodio que veas va a plantear un caso diferente, y te quedarás en el sofá hasta que termine para descubrir cómo acaba. Al fin y al cabo, no tardarás en obtener la respuesta.

¿Para quiénes son las series procedimentales?

Gracias al lento desarrollo de sus personajes y a sus marcadas personalidades, y, sobre todo, a esa fórmula de enfocar cada capítulo como uno casi único y desligado del resto, es muy sencillo captar a nuevas audiencias. 

No hace falta que conozcas la serie ni a sus protagonistas, basta con que empieces a ver el episodio en cuestión porque tendrás todas las herramientas necesarias para comprenderlo y disfrutarlo, incluso si es la primera vez que la ves y te cruzas con el quinto capítulo de la tercera temporada.

El juego del calamar y Juego de Tronos: La Casa del Dragón

Por tanto, las series procedimentales funcionan bien para una amplia gama de audiencias, tanto para las que sólo vean algún episodio de vez en cuando como para las que no se hayan perdido ni uno. 

Claro que no todo el mundo conectará con esta filosofía, y lo mismo que a unas personas las atrapará, a otras les echará para atrás saber que rara vez se llevarán sorpresas estructurales o argumentales y preferirán una ficción más enfocada.

¿Tienen futuro las series procedimentales?

El género procedimental nació en un momento en el que existía una necesidad, condicionada por el formato en el que se consumía la televisión, de ofrecer esta clase de series. Cuando no imperaba el streaming para dejarte elegir lo que ver a la carta, debías conformarte con lo que sea que estuviera en emisión en el momento en que encendías la tele.

Y no te podías permitir el lujo de ver la serie completa desde el principio, así que te aguantabas con ver en ese momento que tenías libre aquel capítulo cinco de la temporada tres, que era lo suficientemente entretenido por sí mismo de manera independiente de los demás.

Las series más importantes de SkyShowtime en 2024

Nuestra forma de consumo ha cambiado, y sin embargo a día de hoy las series procedimentales todavía siguen siendo populares, para quienes aún ven la televisión tradicional, pero también dentro del streaming. 

Supongo que, al igual que ya pasaba con los realities, un sector del público sigue disfrutando de lo mismo de siempre, y el streaming no es más que ese nuevo nombre y más versátil que se le ha dado a lo que ya teníamos, por lo que continuaremos viendo la evolución de la ficción procedimental mientras siga existiendo interés.

Conoce cómo trabajamos en HobbyConsolas.