Cómo grabar un Speedrun
Reportaje

Cómo grabar un speedrun para batir récords en los juegos

Por Juan Antonio Pascual

La mayoría de los jugadores nos conformamos con terminar los juegos, pero existe un grupo de gamers llamados speedrunners que dedican cientos de horas a terminarlos lo más rápido posible. Os mostramos cómo grabar un speedrun y algunos trucos para batir récords.

¿Cuál es el sentido de un speedrun, en un mundo cada vez más saturado de juegos? En 2017 se estrenaron más de 5.000 juegos nuevos en Steam. También se han publicando cientos de títulos en las consolas.

La mayoría de los jugadores cuando terminamos un juego pasamos a otro diferente. Pero existe una raza de gamers que no se conforma con eso. Dedican cientos de horas a un único título, pasan meses jugando al mismo juego con el único objetivo de terminarlo lo más rápido posible. Son los speedrunners, y gracias a la visibilidad que consiguen plataformas como YouTube o Twitch, su número no deja de crecer.

Speedrunners

Vamos a mostraros cómo grabar un speedrun y algunos consejos para batir vuestros propios récords.

El speedrunning es casi un modo de vida. Hay que tener una gran fuerza de voluntad y paciencia para hacer un buen speedrun. Los mejores speedrunners han muerto miles de veces antes de batir un récord, como éste de Darbian, que tiene el récord mundial en Super Mario Bros, juego que se ha acabado en 4 minutos, 56 segundos y 520 milésimas. Si, en el speedrunning hasta las milésimas cuentan. En este juego hay varios jugadores que se lo han terminado en el mismo segundo.

¿Cómo consiguen los speedrunners terminar un juego que dura horas en menos de 5 minutos? Se aprovechan de atajos, trucos para avanzar más rápido, e incluso  bugs y todo tipo de glitches de los juegos para saltarse zonas o superar enemigos.

Por eso se dice que un récord mundial no es solo cosa de un jugador, sino de toda una comunidad que aporta trucos, ideas y descubrimientos para mejorar un récord.

Si vas a grabar un speedrun en PC, necesitas un buen disco SSD

Así empezó todo

Aunque juegos como Metroid en la consola NES (1986) ya ofrecían premios por completarlo lo más rápido posible, lo que originó los inevitables piques entre jugadores, el speedrunning se popularizó con la llegada de Internet y de un juego clásico que lo inició casi todo: Doom (1993). Este mítico título no solo revolucionó los shooters en primera persona, los gráficos en 3D o el juego multijugador y online. También permitía a los jugadores grabar repeticiones con sus partidas. Por aquel entonces se llamaban demos, así que se puso de moda compartir speed demos, repeticiones de partidas en las que los jugadores acababan un nivel de Doom lo más rápido posible:

Quake, Super Mario Bros o Super Metroid fueron algunos de los juegos que popularizaron los speedrun, porque se podían jugar de muchas formas diferentes y los jugadores descubrían nuevos caminos o nuevos trucos para bajar el récord. Trucos que después se han usado en partidas convencionales. ¿Quién no recuerda el famoso Rocket-jumping de Quake, con el que aprendimos a saltar más alto usando el disparo de un cohete como impulso?

Hoy en día juegos como Super Mario Odyssey, Cuphead, Dark Souls o The Legend of Zelda: Breath of the Wild están entre los más más populares a la hora de hacer un speedrun, pero la competición alcanza incluso a la demo de Monster Hunter World, que los speedrunners se acaban en 56 segundos...

Cómo elegir un speedrun

Si os ha picado la curiosidad y queréis grabar un speedrun, lo primero que hay que elegir es el juego que intentaréis acabar lo más rápido posible. ¡No es tan sencillo como parece!

Si os lo váis a tomar en serio tendréis que dedicarle docenas, incluso cientos de horas para dominarlo por completo. Vais a pasar mucho tiempo con él, así que tiene que ser un juego que os guste. No es necesarío que seáis muy buenos en él. La mayoría de los speedruns solo exigen práctica y repetición.

Speedrunners

Si es un juego muy popular en la comunidad speedrunning lógicamente será muy complicado conseguir buenos tiempos. También es más difícil en los juegos cortos que en los largos, porque permiten más intentos, y hay menos margen de error.

Nada impide escoger un juego que nunca se haya usado para esta tarea, y crear una comunidad a su alrededor (ahora veremos cómo).

Una vez seleccionado el juego, debemos elegir el tipo de speedrun que quieres hacer. Si se trata de completarlo lo más rápido posible, se llama any%. Los speedrun llamados 100% tratan de completar el juego por completo (todas las misiones, todos los objetos, todos los coleccionables, etc). También son muy populares los speedrun Low%, que completan el juego cogiendo el mínimo número de objetos y mejoras posible, o sin subir de nivel.

Encuentra todas las monedas moradas en Super Mario Odyssey

¿Emulador o consola original?

¿Habéis elegido un juego retro tipo Tetris o Megaman X? Entonces hay que decidir si lo váis a jugar en la consola original, o en un emulador. Muchas comunidades de speedrunning no aceptan emuladores, pero otras sí. También es posible practicar en emuladores para aprovechar que permiten guardar la partida en cualquier lugar o saltar a zonas concretas del juego, y luego grabar el speedrun en la consola original. Pero tenéis que tener en cuenta que a veces los juegos no van a la misma velocidad en el emulador, o existe un leve input lag que puede cambiar el tempo de saltos y disparos.

También hay que saber que una consola antigua conectada a una tele moderna puede sufrir cierto input lag. Por eso muchos speedrunners usan teles de tubo antiguas.

Elige bien la versión... y el idioma

Otro aspecto a tener en cuenta, especialmente si optáis por juegos de consola antiguos, es la versión. En los juegos de Super Nintendo o Megadrive las versiones americanas solían funcionar más rápido que las europeas. En otros casos puede que una determinada versión sea más fácil, o tenga menos fases.

También hay que considerar el idioma. Quizá te sorprenda ver un speedrun español o inglés con el juego en japonés o alemán. Esto es porque estos idiomas usan menos palabras en lo textos de los juegos, así que se pasan más rápido cuando el juego tiene diálogos o escenas cinemáticas. Como véis todo está estudiado hasta el más minimo detalle.

Las reglas

Si queréis que vuestros tiempos del speedrun queden registrados en las webs más relevantes, tenéis que ver qué reglas tienen para un determinado juego, según lo que hemos hablado: si aceptan o no emuladores, los idiomas permitidos, si se acepta o no aprovechar los bugs, etc.

Por supuesto, nada os impide hacer un speedrun por simple diversión, sin competir con nadie. Entonces podréis poner las reglas que vosotros queráis.

Los primeros pasos

Ya habéis elegido el juego para grabar un speedrun. El siguiente paso es documentarse. Como hemos dicho es casi imposible hacer buenos tiempos sin ayuda de la comunidad. Tenéis que descubrir qué versión del juego y qué idioma es el más adecuado, así como los trucos para ir más rápido, secretos, atajos, bugs que se pueden aprovechar, etc.

Para conseguir esta información visitaremos las principales páginas dedicadas al speedrunning. La más popular de todas es Speedrun.com.

Speedrunners

Otra muy conocida es SpeedRunsLive. En Twitch hay un canal dedicado al tema, Speedrunning, que tiene casi 15.000 seguidores. En español es muy conocida SRE (Speedruns Español). Encontraréis más al final del artículo.

En estas webs hay recursos, documentos en PDF, wikis, chats y foros para obtener toda la información que necesitáis. Preguntad dudas o presentaros en los foros o chats, los speedrunners suele ayudar a los novatos. Os dirán la mejor forma de enfocar cada juego.

Las mejores músicas de videojuegos de 2017

El hardware y el software

Para grabar un speedrun en condiciones hace falta cierto equipamiento. Si váis a jugar en PC o en consolas modernas como PS4 Pro o Xbox One X, podéis usar algún tipo de software para grabar vídeo o transmitir directamente a Twitch o similar.

Speedrunners

Programas como la aplicación GeForce Experience (solo tarjetas NVIDIA) o Game DVR de Windows 10 permiten grabar o transmitir vídeo consumiendo apenas el 1% de los recursos. Tanto PS4 como Xbox One disponen de una función para retransmitir vídeo sin afectar al rendimiento del juego.

Existe también software especializado para hacer streaming, como XSplit, Open Broadcast Software o FFSplit.

Speedrunners

Si lo que queréis es añadir un Timer (un cronómetro) para hacer transmisiones en directo o controlar vuestros tiempos, el más popular es LiveSplit, el mejor timer para hacer speedruns. Se sincroniza con un reloj atómico y permitir dividir el juego en splits (zonas o fases) para grabar los speedrun por trozos. Otros timers muy utilizados son WSplit y Llanfair

Speedrunners

Existen también los TAS, speedruns asistidos que usan un emulador o scripts para guiarte por el camino más rápido para hacer un speedrun, o permiten jugar a cámara lenta, o saltarte zonas. Se utilizan para entrenar. 

Para grabar un speedrun en una consola antigua o con un PC poco potente, hay que pillar una tarjeta de captura de vídeo tipo ElGato o similares. Echad un vistazo a este enlace:

Tarjetas para capturar vídeo rebajadas en Amazon

¡A entrenar!

Tenemos el juego, la información, y el software para grabar y cronometrar. Ya solo queda lo más duro. Practicar, practicar y practicar.

Los speedrunners más expertos aconsejan ir paso a paso. En lugar de intentar batir un récord mundial la primera semana, es más realista ponerse pequeñas metas del tipo superar esta zona en tres minutos o llegar hasta el castillo sin perder una vida, e ir añadiendo objetivos más ambiciosos solo cuando superas los anteriores. Avanzar paso a paso hasta que podamos completar el juego en un tiempo razonablemente rápido. A partir de aquí ya podemos anunciar nuestros intentos de récord en la comunidad y participar en streamings en vivo, o grabar un speedrun y subir los mejores a Youtube o similares. Aquí podemos ver cómo un speedrunner se acaba el último Zelda en 40 minutos:

Durante el entrenamiento es normal pasar por fases de frustración, enfado, e incluso pensar en abandonar. Lo han sufrido los mejores speedrunners. En estos casos lo mejor es no obsesionarse, aparcar el juego unos días o semanas, y volver a intentarlo más tarde.

Ser un buen speedrunner es duro, pero las recompensas a nivel personal son grandes, porque hablamos de superar nuestros propios límites. Forjar nuestra voluntad, ponerse en pie una y otra vez después de fracasar, y vencer todo tipo de adversidades. Existen pocas formas de disfrutar con los videojuegos que nos preparen mejor para enfrentarnos al mundo real, como lo hace un buen speedrun. Más que un pasatiempo, es un estilo de vida. ¿Os animáis a probar?

Webs de recursos

Hemos recopilado algunas webs de speedrunning que os ayudarán a conocer gente y obtener más información para empezar.

Lecturas recomendadas