Ir al contenido principal
Leigh Whannell y Elisabeth Moss
Reportaje

El hombre invisible - Entrevistas a Elisabeth Moss y Leigh Whannell

Elisabeth Moss y Leigh Whannell han recalado en Madrid para presentar El hombre invisible (The Invisible Man) y contarnos algunos de los secretos del rodaje.

Este mismo viernes, 28 de febrero, se estrenará en España El hombre invisible (The Invisible Man), la nueva película de terror de Blumhouse escrita y dirigida por Leigh Whannell y protagonizada por Elisabeth Moss. Ambos han venido a Madrid para presentarla a la prensa y hemos podido hablar con ellos sobre su trabajo.

En la ficción, la actriz da vida a Cecilia Kass, una mujer atrapada en una violenta y controladora relación con un rico y brillante científico. En busca de una nueva vida escapa en mitad de la noche para esconderse con la ayuda de su hermana (Harriet Dyer), su amigo de la infancia (Aldis Hodge) y su hija adolescente (Storm Reid).

Pero cuando Cecilia se entera de que su abusivo ex (Oliver Jackson-CohenLa maldición de Hill House) se ha suicidado y le ha dejado en herencia gran parte de su fortuna, sabe que su muerte es solo una trampa. A medida que una serie de misteriosas coincidencias letales amenazan la vida de sus seres queridos, la cordura de Cecilia empieza a flaquear a la vez que trata desesperadamente de demostrar que haya alguien que le está dando caza.

Blumhouse, la productora de películas como Déjame salir o Infiltrados en el KKKlan, se alía con Universal Pictures para volver a adaptar la famosa novela de H.G. Wells, "El hombre invisible" contando con Leigh Whannell (Insidious: capítulo 3 y Upgrade) como narrador de una historia más íntima, que desplaza el foco hacia la víctima de acoso de ese hombre invisible.

Cómo nació esta nueva versión de El hombre invisible

Respecto al punto de partida, Whannell ha señalado: "Fue surgiendo de forma natural a medida que iba reflexionando sobre el personaje de el hombre invisible. Quería que diera mucho miedo y pensé que tenía que adoptar la perspectiva de la víctima. Según iba escribiendo se me ocurrió que fuera una mujer que escapaba de una relación del maltrato. Después empecé a documentarme e investigar y vi o prevalen que es el maltrato machista. Cuando terminé el guión me di cuenta de que faltaba algo y eso me lo dio Elisabeth Moss que aporta una perspectiva femenina y de hecho en cada escena íbamos hablando ella y yo y fue muy importante".

El hombre invisible

El casting ha sido uno de los puntos clave de la película: "Creo que Elisabeth Moss es un actriz inmensamente talentosa. Hay intérpretes a los que se conoce por su capacidad interpretativa: Meryl Streep, Dustin Hoffman, Javier Bardem… A otros por sus aspecto, por lo divertido que es trabajar con ellos o su carisma. En el caso de Elisabeth es por su talento, ella lleva algo a cada trabajo en el que participa, hay pocas personas tan talentosas como ella. Con otra actriz hubiera sido una película más comercial, no hubiera sido tan profunda. Es como si Meryl Streep hiciera una película de género: todo el mundo estaría pendiente de ella".

Elisabeth Moss por su parte, señala que a ella siempre le ha gustado muchísimo el género del terror: "siempre he querido hacer una porque te ponen en situaciones extremas y suponen un reto que en otros géneros no funcionarían". Al margen de esto, "lo que me atrajo fue el guión, fue lo que me convenció para hacer la historia". Y, por supuesto, elige este tipo de papeles porque "se siente atraída por ellos".

Uno de los momentos más difícil de rodar fue esa pelea en la que parece estar peleando contra el aire, es una película muy física. "En realidad estaba peleando con un doble de acción. Hay un equipo equipo de especialistas magníficos".

Y sí, Whannell es una de esas personas que lo pasa mal a solas, lo que le ha servido para crear la película: "Cuando estoy solo en casa siempre me pongo en lo peor, soy muy asustadizo. Es parte de un buen narrador, Stephen King lo decía 'si no puedes asustarte tú cómo vas a asustar a los demás'”.

Leigh Whannell más allá de Saw

En cuanto a lo que se refiere al proceso creativo Whannell afirma: "Prefiero abordar el guión y la dirección por muchas razones, la primera de ellas es que me resulta mucho más divertido el proceso de redacción del guión y en segundo lugar porque no tengo que interpretar el guión de otra persona. Disfruto mucho con el proceso de creación y creo que el guionista y el director a fin de cuentas hacen el mismo trabajo o, al menos, distintas versiones de un mismo trabajo. En el futuro es probable que intente dirigir mis propios guiones".

El hombre invisible

Así, Whannell confiesa que está buscando su propia voz: "Cuando fui a la escuela de cine fue para ser director pero conocí a James Wan y me di cuenta de que seríamos un equipo mejor si yo escribía y él dirigía porque es una industria muy complicada en la que es difícil sobresalir. Y durante mucho tiempo eso funcionó muy bien, hasta que Wan dirigió Fast & Furious y decidí que necesitaba explorar quién era yo sin él. Casi tuve una crisis de identidad, fue como un divorcio creativo. Se presentó la oportunidad de dirigir Insidious capítulo 3 y me di cuenta de que me encantaba dirigir. Es verdad que he entrado tarde en esto, pero quiero pensar que tengo mi propia personalidad".

Sobre la nueva cinta de Saw y que renazca la franquicia también nos ofrece su punto de vista: "Aún no he visto la última película y tengo mucha curiosidad por el fichaje de Chris Rock. De hecho lo conocí en una fiesta en Los Ángeles y me dijo que era un gran fan de Saw, pero no lo me lo esperaba. Es una sensación extraña haber creado algo y que ese algo tenga una vida propia. No es algo que me moleste y de hecho me siento muy agradecido, James Wan se siente también agradecido por haber creado 'el Freddie Krueger milenial', pero ahora quiero contar otras historias, hacer cosas distintas".

Las influencias que recoge la película

"Estoy influenciado por Hitchcock y películas como Luz de gas (Gaslight)", afirma el director preguntado acerca del cine que se deja entrever en la película. "En realidad cuando haces un thriller siempre tienes influencia de Hitchcock porque es un director seminal, pero esta película más que ninguna otra porque revisité sus películas así como otras como La mujer pantera (Cat People) de Jaques Tourneur. En general, películas en las que te centras más en lo que no se ve. Es cierto que hay una gran influencia de cine clásico aunque también hay influencias más modernas en cuanto a la cinematografía".

El hombre invisible

En este sentido, Whannell intentó poner distancia entre su obra y las inmediatamente anteriores: "Vi El hombre invisible original de 1933 pero ninguna película más, porque no quería que eso interfiriera en mi visión de la historia, así que casi pretendía que no existían. Vi El hombre sin sombra cuando salió pero no la he recuperado porque no quería interferencias. Pero recuerdo que tenía mucha acción y unos magníficos efectos visuales y yo querría hacer algo mucho más tranquilo e íntimo".

Y sus aspiraciones son muy claras: "John Carpenter es uno de mis directores favoritos y creó películas que son atemporales y siguen pudiendo verse a día de hoy, no eran solo películas de su momento. Halloween o La cosa siguen siendo actuales y a mí me gustaría que eso pasara con las mías".

Moss además señala: "Mi inspiración está siempre en los clásicos, en películas como Gaslight, Vértigo, La ventana indiscreta y otras películas de Hitchcock". Y ojo, que no descarta una secuela, si bien primero quisiera testear al público: "no quiero gafar la película, primero tenemos que ver si gusta al público y después empezaríamos a tener esa conversación".

La visibilización del maltrato y los cambios en la industria

La actriz tiene clarísima la pertinencia del discurso de El hombre invisible: "Creo que es muy relevante ahora mismo porque muestra cómo se sienten las mujeres a las que no se cree, algo que es el núcleo del movimiento #MeToo y es genial que Blumhouse y Universal se hayan unido para hablar de esto... no solo es inteligente sino valiente".

"Creo que las cosas están cambiando en la industria. No digo que sea algo acabado o perfecto, pero se está concienciando la industria: los directores, los actores, los productores, los equipos... ha surgido la nueva figura del coordinador de privacidad o intimidad que defiende los derechos del intérprete y que tenemos por primera vez esta temporada en El cuento de la criada y es maravilloso porque hace cosas que normalmente hago yo y son incómodas como apagar un monitor y que además nos da la oportunidad de elegir el corte final en las escenas de desnudos. Trato de defender este derecho para todo el mundo".

Si os pica la curiosidad por saber si Moss se implicará en una posible adaptación de "Los testamentos", la nueva novela de Margaret Atwood tenemos que deciros que a día de hoy la actriz está leyendo la novela y que está deseando conocer el desenlace. Ha sido una sorpresa tener delante a June y tener miedo de spoilearle el final de su historia...

La puesta en escena

Como ya os contamos en nuestra crítica de El hombre invisible, los espacios dan mucha información de modo tal que eran importantísimos para la acción. Whannell lo reafirma: "El tema de las casas estaba perfectamente definido en el guión: la casa de Adrian tenía que ser como una cárcel, como una caja de hormigón, muy fría, casi clínica. La otra casa, muy acogedora. Ésta no es una película en la que el diseño de producción haya sido muy grande como en Juego de tronos o Star Wars, pero esto era importante. Queríamos algo muy particular y de hecho no encontrábamos una casa que encajara como el hogar acogedor y tuvimos que construirla ex profeso para la película".

Y ya para terminar, pregunta obligatoria acerca de su próximo proyecto (y algo de prudencia/temor en sus palabras): "Respecto a Escape from NY iría con pies de plomo porque la información se lanzó de forma prematura. En el caso de El hombre invisible viene de un cuento del siglo XIX y ha habido muchas versiones lo que le permitía sentirme muy libre, sin embargo, Escape es una película que forma parte de la infancia de mucha gente y temo que si no lo hacemos bien, la gente puede atacarla de forma muy dura y ponerse muy a la defensiva. Quiero hacer algo muy bueno".

Y además