Ir al contenido principal
Reportaje

Así es la horda de Days Gone, el aspecto que lo diferencia de cualquier juego de zombies

Hemos tenido la oportunidad de visitar las oficinas de Bend Studio, en Oregon, para descubrir la historia de este equipo de Sony Interactive Entertainment responsable de obras como Syphon Filter, Resistance Retribution y Uncharted: El Abismo de Oro, así como del próximo juego en exclusiva para PS4, Days Gone. Además de hablar con sus responsables sobre cómo fue el desarrollo de esta aventura de acción y supervivencia en mundo abierto, también indagamos en algunos de los aspectos más interesantes del juego. Y quizá el más importante, y el que realmente diferencia a Days Gone de cualquier otro juego de zombies, es la horda.

Hazte con The Art of Days Gone

Seguro que recordáis el primer vídeo con el que Sony presentó Days Gone al mundo, durante el E3 2016. Uno de los aspectos más llamativos de aquel gameplay de Days Gone era la horda incesante de freakers (engendros, en la traducción al español) que perseguía a Deacon St. John, el motero que protagoniza la aventura (y que en español dobla el actor Claudio Serrano). Mucho ha cambiado desde entonces, y en nuestra visita a Bend Studio pudimos asistir a una charla sobre la horda presentada por Jeff Ross, director de Days Gone, que nos ha permitido descubrir los aspectos que la hacen única y cómo han logrado alcanzar ese nivel.

Days Gone PS4

Para empezar, tenemos que hablar de hordas, en plural, pues a lo largo de todo el mundo de Days Gone encontraremos un total de 37 distintas. Su tamaño varía, siendo las más pequeñas de 50 freakers y las más grandes (y peligrosas) de 500. Su localización aparece señalada en el mapa, lo que puede llevar a pensar que se trata de un coleccionable como otro cualquiera, pero las hordas se rigen por unas leyes muy concretas que las alejan de cualquier cosa que se haya visto antes.

Visitamos Bend Studio, creadores de Days Gone

Para empezar, siguen rutas de desplazamiento, así que su localización no será siempre la misma. Los freakers no son zombies, sino personas que han sido infectadas por la misteriosa enfermedad que ha asolado el mundo de Days Gone, lo que significa que los integrantes de la horda mantienen muchos de los hábitos que tenían cuando aún conservaban sus capacidades. Veremos al rebaño desplazándose desde el lugar donde hibernan por las noches (cuevas, casas abandonas...) en busca de comida (humanos, animales o el propio Deacon) y agua. Al anochecer, vuelven a su "hogar".

Days Gone PS4

Podemos cruzarnos con una horda en cualquier momento mientras exploramos, y son fácilmente evitables usando la velocidad de la moto de Deacon (si tenemos gasolina en el depósito, claro), pero la derrota de uno de estos grupos no está exenta de recompensa: al acabar con hasta el último freaker de una horda, abriremos la ruta de viaje rápido entre dos puntos.

Pero decirlo es más fácil que hacerlo. Jeff Ross hizo una demostración en vivo y en directo, enfrentándose a una de las más grandes (recordemos, 500 engendros), y a pesar de contar con un Deacon que tenía desbloqueadas muchas de las habilidades y armas más potentes del juego, cayó tres veces frente al grupo. La partida en la que logró acabar con el rebaño fue todo un espectáculo en movimiento: tenía lugar en una especie de granero abandonado, y pudimos apreciar la gran cantidad de elementos del escenario con los que es posible interactuar para derrotar a la horda, desde barriles explosivos hasta montones de troncos y otros objetos que permiten ralentizar su avance.

Days Gone PS4

La posibilidad de fabricar armas arrojadizas sobre la marcha o ralentizar el tiempo al disparar también son grandes ayudas, pero el enfrentamiento contra la horda se complica a medida que pasa el tiempo. Durante la presentación, nos explicaron algunos de los trucos que han empleado para esto: la longitud a lo ancho que abarca la horda es muy pequeña al inicio de la batalla, así que en los primeros minutos nos atacarán de frente. Pero a medida que se alarga el combate irá en aumento, lo que significa que se dividirán y empezarán a atacar desde los flancos... o por detrás de Deacon.

Resulta especialmente sorprendente ver cómo trepan unos sobre otros para alcanzar lugares altos, al más puro estilo Guerra Mundial Z. También han ajustado las granadas y otros objetos explosivos, pues se dieron cuenta de que en las fases iniciales estas armas arrebatan demasiada salud al conjunto. Además, para que no veamos al mismo freaker 500 veces, han usado distintas alturas, poses y velocidades al caminar, lo que unido a las variaciones de ropa y colores da lugar a un total de 864 combinaciones.

Days Gone PS4

Otro aspecto de Days Gone muy importante a la hora de enfrentarse a la horda (a cualquier enemigo, en realidad), es la energía: sobre la salud de Deacon, hay también una barra que determina su capacidad para realizar acciones como esprintar o rodar. Esto añade un puntito de complejidad al combate, pues no basta con cubrirse y disparar, también hay que controlar las esquivas y elegir el momento adecuado para escapar. Por suerte, a medida que progresamos en la aventura es posible aumentar las estadísticas de Deacon, pero para hacerlo primero hay que dominar otro aspecto importantísimo de Days Gone: la moto, de la que también os hablamos en profundidad tras nuestra visita al estudio.

La importancia de la moto en Days Gone

Pero no queremos irnos sin destacar la que probablemente sea la característica más interesante de las hordas de Days Gone: como ya hemos dicho, se desplazan por el mapa y persiguen a Deacon en caso de que se percaten de su presencia. Esto puede llevar a que dos hordas se unan, aumentando sus números... Y nivel de amenaza. No sabemos hasta qué punto es posible, por ejemplo, que se unan dos de las más grandes, dando lugar a una horda de 1000 engendros, pero desde luego estamos deseando ponerlo a prueba el próximo 26 de abril, cuando Days Gone se ponga a la venta para PS4.

Y además