Fire Emblem Warriors Three Hopes

Estamos jugando a Fire Emblem Warriors: Three Hopes, el juego estilo musou para Nintendo Switch ambientado en el universo de Fire Emblem: Three Houses, y podemos contaros qué nos han parecido los primeros capítulos.

En 2017, Nintendo nos sorprendía lanzado un nuevo juego fruto de la colaboración con Omega Force: Fire Emblem Warriors. Como su nombre indica, se trataba de un musou protagonizado por los personajes estrella de la saga de estrategia por turnos de Intelligent Systems.

No dejaba de ser un título que se contentaba con vivir del "fan service", de la misma manera que lo hizo el primer Hyrule Warrios en 2014. 

Por suerte, la secuela de este último, Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo, se alejó del picoteo en distintas entregas para centrarse sólo en el mundo y los personajes de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, logrando así un producto mucho más trabajado y atractivo a nivel argumental.

VIDEO

Impresiones de Fire Emblem Warriors: Three Hopes

Con tan buenos resultados, no es de extrañar que hayan decidido seguir un enfoque similar con la secuela de Fire Emblem Warriors, centrándose en la entrega más exitosa de la saga principal: Fire Emblem: Three Houses.

¿Les ha salido igual de bien la jugada? Todavía no podemos emitir una valoración definitiva, pero sí podemos contaros qué nos han parecido las primeras horas en nuestras impresiones de Fire Emblem Warriors: Three Hopes.

Tres esperanzas, tres mil espadazos

En lugar de jugar la carta de las líneas temporales alternativas, Fire Emblem Warriors: Three Hopes se podría considerar un "¿qué pasaría si...?" o "what if?", una historia que debido a un pequeño gran cambio, narra unos acontecimientos drásticamente diferentes a los del juego original. 

Puede parecer una diferencia sin importancia, pero nosotros comulgamos mejor con esta propuesta que con la de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo (que en este caso no lo hayan vendido como una precuela también ayuda).

De esta manera, Fire Emblem Warriors: Three Hopes nos cuenta qué habría pasado si Byleth nunca se hubiese cruzado en el camino de Edelgard, Dimitri y Claude ni se hubiese unido a la academia de oficiales de Garreg Mach.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes

En su lugar, el trío protagonista conoce a Shez, un misterioso mercenario o mercenaria que se une a la academia como un estudiante más. Shez es el avatar que interpretamos en el juego, pudiendo elegir su sexo nada más empezar. 

Al contrario que Byleth, Shez es un personaje que habla y tiene una personalidad muy marcada que podemos definir a través de numerosas respuestas durante los diálogos. Pero tranquilos, porque Byleth sigue teniendo un papel muy relevante dentro de la historia.

Además, como en el juego original, Fire Emblem Warriors: Three Hopes nos permite elegir entre tres posibles rutas para descubrir cómo se desarrollan estos nuevos acontecimientos desde tres perspectivas muy diferentes. De nuevo, podemos elegir entre apoyar a Edelgard y las Águilas Negras, a Dimitri y los Leones Azules o a Claude y los Ciervos Dorados.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes

En cuanto a la jugabilidad, Fire Emblem Warriors: Three Hopes es una evolución de lo que vimos en el primer Fire Emblem Warriors, es decir, un título que mezcla la acción directa y el aporreo de botones habituales en los musou, con toda la estrategia y la gestión de unidades de la saga Fire Emblem.

Y lo hace con bastante acierto, la verdad, integrando aspectos como el triángulo de las armas, un elaborado sistema de clases que evolucionan con el uso, niveles de compañerismo e incluso romances entre personajes, armas que se desgastan con el uso, unidades que al caer en combate desaparecen para siempre (si seleccionamos el modo clásico)...

Resulta paradójico que a menudo se asocie los musou con juegos simples en los que lo único que hay que hacer es machacar botones, pues aquí invertimos una parte importante del tiempo en gestionar unidades fuera del combate o en tomar decisiones estratégicas pausando las batallas y dándoles órdenes.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes

De hecho, sorprende la enorme cantidad de opciones que debemos tener en cuenta a la hora de jugar y la importancia que se le da a la estrategia... Hasta el punto de que resulta abrumador. Durante estas primeras horas, continuamente se muestran ventanas de tutorial explicando nuevos aspectos. 

El bombardeo de información al que nos somete puede llegar a marear, por eso se entiende que antes de empezar a jugar exista la opción de elegir un modo en el que se omiten muchos de los aspectos estratégicos para que podamos centrarnos únicamente en la acción.

La acción es quizás el apartado donde menos novedades hemos encontrado, manteniendo un estilo muy similar -y algunas de las ideas- vistas en Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo. Lo más destacable son sin duda las diferentes clases y personajes, y cómo cada uno cuenta con sus propios sets de movimiento y habilidades.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes

También tenemos que destacar la inclusión de un campamento al que podemos acceder entre batalla y batalla para entrenar, desbloquear nuevas clases, realizar tareas junto a nuestros aliados... E incluso cocinar.

Para terminar, también queremos dedicarle unas líneas al apartado audiovisual. Si jugasteis a La Era del Cataclismo, recordaréis que la parte técnica no era su punto fuerte... Pues bien, se puede apreciar una mejoría en Fire Emblem Warriors: Three Hopes, al menos en lo que al rendimiento respecta, pues gráficamente sigue mostrando unos dientes de sierra muy pronunciados.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes

Donde no hay quejas es en lo relativo a la banda sonora, que nos está pareciendo sencillamente apoteósica. Las cañeras melodías que suenan durante las batallas, muchas de ellas versiones de Fire Emblem: Three Houses, tienen un poderoso efecto motivador y nos invitan a seguir repartiendo espadazos.

En definitiva, incluso aunque no comulguéis demasiado con la jugabilidad musou, Fire Emblem Warriors: Three Hopes es una forma estupenda de volver a este apasionante universo y reencontrarse con sus personajes. Llegará a Nintendo Switch el próximo 24 de junio.

Y además