Ir al contenido principal
Así jugábamos 1996-1997
Reportaje

Así jugábamos: 1996-1997. Llega la revolución 3D

Seguimos repasando la historia de Hobby Consolas con motivo de su 30 aniversario y ahora vamos a pasar revistas a las consolas que partían en bacalao en 1996 y 1997. Una época de cambios y gran creatividad.

Nintendo 64

Tras décadas jugando básicamente en 2D, los años 1996 y 1997 sirvieron como período de adaptación a los entornos poligonales en consola. Fue, con casi toda probabilidad, la mayor revolución del sector en su historia.

Sin duda, uno de los mayores dilemas a los que nos enfrentamos los jugones a principios de 1996 fue el de la siempre difícil decisión de elegir qué consola comprar. Sega y Sony ya habían mostrado sus cartas con el lanzamiento de PlayStation y Saturn durante las anteriores navidades y ambos sistemas ofrecían suficientes reclamos como para decantarse por uno de ellos y, así, otorgar su merecida jubilación a nuestra ya anticuada consola de 8 o 16 bits, que poco más podían hacer por aguantar el tipo… Aunque ahí seguían.

Los últimos coletazos de los 16 bits

Super Nintendo y Mega Drive fueron las reinas en la primera mitad de los 90, e incluso se lanzaba algún juego para NES y Master System. Sin embargo, todo esto cambió con la llegada de las consolas de 32 bits, que traían bajo el brazo una auténtica revolución. Probablemente la más grande que hemos vivido, con el salto de las 2D a las 3D y la introducción de polígonos como fórmula mágica para crear mundos creíbles, todo ello posible gracias a la adopción del CD como sistema de almacenamiento.

Los desarrolladores estaban deseando echarle el guante a estas tecnologías superiores y se habían volcado de lleno en PlayStation y Saturn para sacarle partido a las nuevas posibilidades que ofrecían. No era solo una evolución gráfica, además íbamos a descubrir nuevas formas de jugar. 

La era delas 16 bits llegaba a su fin, aun así, Super Nintendo aguantó el tipo bastante bien, pese a que acusó profundamente la falta de novedades respecto a años anteriores. Durante 1996 y 1997 aún nos ofreció grandes juegos, como Donkey Kong Country 3 o Secret of Evermore. El último análisis de un juego de Super Nintendo en Hobby Consolas fue el de Lufia y se publicó en el número 80. 

Análisis Lufia (SNES) en Hobby Consolas 80

Si hablamos de Mega Drive, aunque siguió recibiendo juegos, la consola de 16 bits de Sega perdió mucha presencia durante 1996 y, sobre todo, 1997. Tras la salida de Mega CD y 32X, el estreno de Sega Saturn supuso la puntilla definitiva para que la gran mayoría de desarrolladores, incluida la propia Sega, diera de lado a una máquina que nos había dado muchas alegrías durante más de siete años. ¡Aunque siguió dando guerra hasta 1998!

Sega Mega Drive II (Consola)

El añadido de 32X no tuvo buena acogida ya en su lanzamiento y en los años posteriores no mejoró la cosa. De hecho, el ritmo de sus lanzamientos, que nunca fue elevado, decayó hasta convertirse en algo anecdótico. El último juego de 32X que analizamos en Hobby Consolas fue T-Mek, que apareció en el número 77 de la revista.

Y si 32X no había logrado calar entre los jugadores, lo mismo le ocurrió a Mega CD. El reducido apoyo de las compañías desde sus inicios (y lo poco que aportaban a Mega Drive la mayoría de sus juegos más allá de intros y mejor sonido) siempre jugó en su contra, por lo que no fue capaz de aguantar el tipo frente a las 32 bits. El último juego que analizamos en Hobby Consolas para Mega CD fue Wirehead, en el número 53.

Análisis Wirehead (Mega CD) HC53

Tampoco funcionaba el experimento de SNK con el CD. Neo Geo CD no tuvo la acogida esperada entre los jugadores de todo el mundo, y España no fue una excepción. Su presencia en nuestro país fue siempre muy discreta y, tímidamente, la consola desapareció totalmente de nuestras páginas durante 1996. El último juego analizado en Hobby Consolas fue Real Bout Fatal Fury, que se publicó en el número 55.

Análisis Fatal Fury Real Bout (NGCD)_HC55.jpg

Un 1996 bicolor

Con este panorama, Saturn y PlayStation se disputaron el mercado casi en solitario, a base de agresivas campañas publicitarias y, por supuesto, de juegazos exclusivos con los que pretendían desmarcarse de su competidora directa. 

Sega, aunque tocada por errores del pasado, hizo los deberes con Saturn, una gran consola. Tras el batacazo de Mega CD y 32X, Sega echó el resto con su 32 bits, y durante 1996 y 1997 nos hizo disfrutar con una gran cantidad de juegazos. Títulos exclusivos como Nights into Dreams o Panzer Dragoon, junto a "multis" de éxito arrollador como Tomb Raider o Resident Evil, convirtieron a la máquina de Sega en una de las plataformas más atractivas de la época y en la elección principal de muchos jugadores.

Sega Saturn europea

Por su parte, Sony afianzó su posición con PlayStation durante esta etapa gracias a un goteo continuo de grandes juegos y, sobre todo, al lanzamiento de algunos títulos exclusivos de incuestionable calidad. Joyas como Final Fantasy VII, Crash Bandicoot o Tomb Raider II consiguieron que muchos jugadores confiaran de lleno en una consola que tuvo que labrarse su nombre desde cero tras su lanzamiento en 1995. 

Además, le supo dar la vuelta a la manera de jugar y empezó a darle una notable importancia a la música (ahí está Wipeout), cambió la manera de hacer publicidad (“Yo sí que he vivido”) y se arriesgó con nuevas fórmulas. En 1997 presentó el DualShock, que añadía vibración y dos sticks analógicos.

PlayStation con Dual Analog

Nuevos personajes, nuevas sagas, nuevos géneros, nuevos tipos de periféricos se abrían camino detrás de las nuevas consolas, logrando que esos años resultaran apasionantes para los amantes de los videojuegos que, por un momento, casi se olvidaron de una compañía a la que siempre hay que tener en cuenta...

Nintendo 64 aterriza en España

Tras meses de rumores y algún que otro retraso, la consola anteriormente conocida como "Ultra 64" se presentaba oficialmente en nuestro país el 10 de marzo de 1997. Fue la última en sumarse a la nueva generación de consolas. 

Nintendo 64 (Consola)

Aproximadamente un año y medio después de la salida en Japón de Saturn y PlayStation, Nintendo 64 se estrenó de forma oficial con una propuesta que se desmarcaba de sus competidoras, fundamentalmente, en dos aspectos básicos: la inclusión de un procesador de 64 bits y la apuesta por la continuidad formato cartucho para sus juegos. Además, incluía de serie cuatro puertos para conectar cuatro de sus innovadores mandos, con stick analógico. 

Portada de Hobby Consolas 66: Nintendo 64

Con cerca de 4 millones de consolas vendidas en Estados Unidos y Japón, la nueva máquina de Nintendo se estrenó a lo grande en España gracias a su genial catálogo de lanzamiento, que incluía joyas como Pilotwings 64 o el inolvidable Super Mario 64, un juego tan innovador y mágico que, por primera en nuestra historia, nos hizo no "atrevernos" a otorgarle una puntuación numérica. Y es que nunca antes algo tan pequeño como un cartucho había contenido un mundo tan, tan grande. Quedó claro que el tamaño parecía preocupar a Nintendo...

Super Mario 64 (Imagen Mario)

¿Qué pasaba con las portátiles?

Game Gear, la portátil de Sega, seguía vivita y coleando en 1996, pero en el 97 ya no estaba la cosa para alegrías. Aunque su salud se vio resentida por la escasez de nuevos juegos, una buena bajada de precio consiguió que muchos jugadores se hicieran con ella. En el número 65 de Hobby Consolas publicamos nuestro último análisis de un juego de Game Gaer: Los Pitufos 2.

La cosa le iba mucho mejor a Game Boy. Se rediseñó para lanzarse con una versión más pequeña y ligera, llamada Game Boy Pocket que, además, se veía mucho mejor, con negros más puros y mayor contraste, y solo gastaba dos pilas, en lugar de cuatro. Esta revisión de la consola original era compatible con todos los juegos aparecidos hasta el momento en Game Boy. Luego llegaría Game Boy color, pero eso lo dejamos para otro día. 

Game Boy Pocket (consola)

Adaptándonos nuevas maneras de jugar

Tras la salida en España de Saturn y PlayStation, todos empezamos a hablar de polígonos y de entornos tridimensionales. Pero, al igual que nosotros, muchos de los personajes "de siempre" tuvieron que adaptarse a esta nueva forma de jugar. 

Desde las mascotas de las diferentes compañías, como Sonic o Mario, a personajes de otros grandes títulos en 2D, como Fade To Black, la secuela del genial Flashback: The Quest for Identity de Delphine Software, las compañías hicieron un enorme esfuerzo por adaptar las señas de identidad de sus sagas a las 3D...algunas con mayor acierto que otras. 

Sonic cambió de perspectiva por primera vez en Sonic 3D: Flickie's Island, un divertido juego para Mega Drive que ya adelantó algunas de las nuevas mecánicas que veríamos en futuros juegos del erizo azul y que utilizaba perspectiva isométrica para dar sensación de 3D. En la versión para Saturn sí había niveles totalmente 3D.

Análisis Sonic 3D Hobby Consolas 66

Super Mario 64 fue el mejor ejemplo de que no solo era posible adaptar la fórmula de una saga clásica a las 3D, sino de que este salto permitía potenciar sus posibilidades hasta límites que nunca habíamos sido capaces de imaginar.

Para sacar partido a esta nueva manera de jugar, nacieron periféricos que nos facilitaran la vida a la hora de enfrentarnos a los entornos 3D: los primeros mandos con sticks analógicos. Además, los juegos de pistola, que arrasaban en los recreativos, dieron pie al lanzamiento de pistolas de luz que no tenían nada que ver con las de antaño. Namco, a la cabeza del género con Time Crisis, lanzó la GunCon, la pistola oficial, a la que pronto siguieron numerosos clones, algunos tan peculiares como el Lock-On, de Sega y Bandai.

Y no nos olvidamos de la introducción de la vibración con el Rumble Pack para Nintendo 64 que se integraba en el mando, y más tarde con el DualShock, sustituto del DualAnalog que, a su vez, sustituía al mando con cruceta digital de la PlayStation original. 

Bienvenidos al survival horror

Los plataformas no fueron los únicos que trataron de reinventarse. Las aventuras y, especialmente las de terror, se consolidaron dando origen a un nuevo género. Aunque ya habíamos visto algunos juegos de terror, como el genial Alone in the Dark para PC, el estreno de Resident Evil en 1996 hizo que todos quisiéramos pasar miedo delante de una consola y sirvió para acuñar y sentar las bases del survival horror. 

A partir de este momento se inició la "Edad Dorada" del survival horror, que se alargó hasta 2004, y en la que nos llegaron decenas de títulos con un claro objetivo común: disparar las pulsaciones de nuestro corazón a base de sustos. En estos momentos, el género parece vivir una segunda juventud, y la introducción de nuevas tecnologías, como la realidad virtual, le está dando nuevos aires. 

Arrancan grande sagas y nuevos héroes

Los años 1996 y 1997 dieron a luz a algunas de las sagas más importantes de la historia de los videojuegos, como Resident Evil o Tomb Raider, pero también sirvieron para dar un nuevo impulso a series míticas, como Final Fantasy, que con su séptima entrega alcanzó unas cotas de popularidad nunca vistas antes. 

Evidentemente, estos son algunos de los casos más conocidos, pero, por supuesto, no fueron los únicos, y esta época fue muy prolífica en lo que a presentación de nuevos juegos y personajes se refiere. Es más, incluso las consolas se atrevieron con géneros que parecían vedados al PC, como las aventuras gráficas (Broken Sword es un buen ejemplo). También se experimentó con nuevas formas de narrativa, como el genial Abe’s Oddyssey, despreciado por muchos por ser un plataformas 2D y no abrazar la tridimensionalidad que se llevaba en la época.  

Y, por supuesto, estas nuevas formas de jugar, dieron paso a nuevos héroes, que compartían cartel con los ya clásicos Mario, Sonic o Ryu. Muchos de ellos, se convirtieron en clásicos casi instantáneamente. Desde el alocado Crash Bandicoot, que Sony quiso impulsar como mascota de la compañía, o el esquelético Sir Daniel Fortescue. La creatividad fue altísima durante estos dos años, en los que también asistimos al "nacimiento" de iconos de la talla de Lara Croft. Por supuesto, no todos aguantaron por igual el paso del tiempo, para el recuerdo quedan Croc o el marchoso Parappa the Rapper. Aquí podéis leer un ranking de los 30 mejores héroes de la historia… y algunos de ellos, nacieron en estos años. 

Si os lo perdisteis o tenéis curiosidad, allá van los años previos
• Así jugábamos: 1991-1993
• Así jugábamos: 1994-1995

• Juegos para el recuerdo 1991-1993

• Juegos para el recuerdo 1994-1995

Y además