Jugamos Like a Dragon: Ishin!, acción incesante en el Japón feudal

Like a Dragon: Ishin!

Jugamos una partida larga con Like a Dragon: Ishin!, la nueva entrega de la saga Yakuza que, en realidad, es un remake de un juego de 2014 lanzado solo en Japón. Nuestro corresponsal en el país del sol naciente nos cuenta cómo ha sido su experiencia dando katanazos y disparos en un juego que llegará a PS4, PS5, Xbox One, Series X/S y PC.

Nuestro anterior contacto con Like a Dragon: Ishin! había sido en el Tokyo Game Show 2022. En ese momento jugamos una demo cortita de lo nuevo de la saga Yakuza, que nos lleva de vuelta al Japón de finales de la era Edo.

Ahora, visitando las oficinas de Sega Japón, hemos podido probar una versión completa con movimiento totalmente libre por el mapa y distintos puntos de salvado. ¿Qué tal ha sido volver a meternos en el papel del histórico Ryoma Sakamoto?

Nos hacemos amigos de un gato

¿Qué Kiryu se ha hecho amigo de un gato? ¡Pues vaya novedad! La verdad es que sí, no es nada nuevo. Ya sabemos la fuerte presencia que tienen los gatos callejeros en la saga. Pero no podíamos resistirnos a entablar conversación con él.

En realidad, primero había un tipo hablando con el gato. Un loco de atar. Cuando el hombre se marcha y Kiryu se queda a solas con el gato, le hacemos una donación. ¿Qué hará el gato? ¡Se marcha! Pero vuelve con algo como recompensa. ¡Una buena amistad!

La princesa necesita protección

Las misiones secundarias se nos acumulan en un juego abierto como este. No paramos de cruzarnos con personajes que tienen algo que contarnos y que suele terminar en algún encargo o trabajito. 

Accedemos a proteger a una princesa que va dentro de un transporte tradicional en el que sus súbditos la tienen que llevar hasta zona segura. Pero en el camino se va a encontrar con muchos enemigos que intentarán asesinarla.

VIDEO

Así es LIKE A DRAGON: ISHIN!, juegazo de acción en el Japón feudal

El objetivo es lograr que el medidor de resistencia del transporte no se vacíe antes de llegar al destino. Eso supone enfrentarse con muchos enemigos a los que hay que intentar eliminar con rapidez. Al final, la recompensa de turno, un buen dinerito, pero no llegamos a ver a la princesa. A Kiryu le gusta la dulce voz que tiene y se queda con las ganas de conocerla.

¡Vamos al karaoke!

El tiempo de la sesión se estaba terminando y no queríamos dejar pasar la oportunidad de disfrutar del karaoke tal y como lo entendían en tiempos de los samuráis. Llegamos hasta el bar, nos introducen en el servicio y le pedimos a una chica que había allí que cante con nosotros.

Primero hacemos el acompañamiento con pandereta y gritos mientras ella canta con su bonita voz. Después Kiryu acepta cantar por sí mismo y llega el momento de desempolvar esa voz varonil. El sistema sigue como ya lo conocemos y lo mismo ocurre con los vídeos y las canciones, pero ahora con un toque mucho más tradicional a la vista de que estamos en la época de los samuráis.

Like a Dragon: Ishin

Reclutando secuaces después de darles una paliza

Las cosas funcionan así. En Like a Dragon: Ishin! nos siguen tocando las cosquillas los típicos chulos de playa que van por las calles y que se piensan que nos pueden atracar. Al final, son ellos los que se van con una buena paliza y entregándonos parte de sus pertenencias.

Algunos de esos maleantes terminan pidiéndonos si se pueden unir a nuestro escuadrón como secuaces. Es decisión del jugador optar por aceptarlos o no. En el caso de aceptarlos pasan a estar integrados en tu baraja de cartas, con lo que te puedes beneficiar de sus skills durante los combates. Los secuaces también suben de nivel, lo que deriva en una buena profundidad.

Combates con cuatro estilos

En las anteriores impresiones ya os hablamos del sistema de combate de Ishin, en el cual tenemos cuatro modalidades de lucha distintas entre las que cambiamos con la cruceta. 

Podemos luchar con espada de samurái (movimientos lentos, pero de gran impacto), con pistola (distintos tipos de disparo, como rápido o cargado), con los puños (para agarrar a los enemigos y usar objetos del escenario) o con una combinación de espada y pistola que habilita la danza de disparos (Kiryu gira disparando como si no hubiera mañana).

Cada uno de los estilos es recomendable dependiendo de los enemigos a los que te enfrentes, de su armamento y de la cantidad de oponentes a los que tengas que plantar cara. También influirán las cartas que tengas asignadas. Con las skills de los secuaces podrás potenciarte de distintas maneras, recuperar vida o lanzar explosivos (algo que en esta partida hemos hecho mucho).

Like a Dragon: Ishin

Por supuesto, una vez más hay ataques con secuencia en los que veremos a Ryoma haciendo mucho daño a sus oponentes, ya sea con la espada, la pistola o los puños. El sistema de combate es tan contundente como el de cualquier Like a Dragon y se beneficia de un rápido sistema de esquive que viene de perlas cuando hay que torear un poco a los enemigos.

El Japón feudal más vivo

Nuestro hands-on ha sido bastante breve y ni siquiera hemos llegado a cambiar entre los momentos de noche y de día. Pero en el Tokyo Game Show jugamos principalmente de noche, así que aquí hemos optado por el día. Eso nos ha permitido disfrutar del estado en el que se encuentran las calles en el Japón de la época, con muchas personas paseando, hablando y haciendo compras.

Se respira tranquilidad y el sonido ayuda mucho a ello, pero también hay esa sensación de saber que, en cualquier momento, pueden aparecer unos pelmas para intentar robarte. Todo lo opuesto al Japón actual. 

Like a Dragon: Ishin! se lanza el 21 de febrero en PlayStation 5, Xbox Series X/S, Windows, PlayStation 4 y Xbox One. Si tenemos en cuenta que la versión original nunca se comercializó fuera de Japón, no hay duda de que va a ser un título que impacte mucho entre los fans occidentales de la saga. (Texto redactado por nuestro corresponsal Justo Romanos).

Y además