GRIS
Reportaje

Los mejores videojuegos españoles de 2018

Por José L. Ortega

Se acaba 2018, el que ha sido, probablemente, el mejor año para la industria española del videojuego. Todas las plataformas han recibido auténticos juegazos 'Made in Spain' y, con el turrón en la boca, toda repasar los mejores juegos españoles del año. ¡Y que no pare la fiesta en 2019!

Por primera vez en muchos años podemos sacar pecho por el excelente año que ha tenido la industria española en el mundo de los videojuegos. Ya decíamos hace unos meses que así sería. Y no nos hemos equivocado. 2018 ha sido, probablemente, la confirmación de que el sector patrio va por el buen camino. Se ha visto refrendado con excelentes títulos creados en nuestras tierras que han tenido repercusión tanto nacional como internacionalmente. 

Claro está que todavía queda mucho camino por recorrer y, por supuesto, bastante por aprender. Pero el futuro es esperanzador. Y, en un año en el que los estudios más grandes de nuestro país (Tequila Works y Mercury Steam) no han publicado ninguna novedad, el resto de propuestas independientes creadas en España han demostrado estar a la altura e incluso sobrepasar las expectativas.

Es la recta final de 2018 y, por eso, toca hacer balance de los que han sido los mejores videojuegos españoles de 2018.

The Red Strings Club

Puede que suene a batiburrillo mezclar tres juegos creados en Game Jams y unirlos en uno solo. Eso es lo que ha hecho Deconstructeam con The Red Strings Club y les ha salido como resultado una obra maestra gracias a su apuesta por una narrativa profunda y enigmática que nos hace replantearnos preguntas que dábamos por sentadas. Sin olvidar ese soberbio toque cyberpunk de píxel gordo. Una de esas obras que dejan un enorme poso mientras nos hacen replantearnos nuestra moralidad.

Análisis de The Red Strings Club

GRIS

Recién salido del horno, ya que hace tan solo unas semanas que GRIS está disponible en Nintendo Switch y PC, pero tiempo de sobra para incluir el juego de Nomada Studio entre los mejores del año. Su apuesta por un apartado visual de excepción, nos transporta a un lienzo en movimiento en el que tomamos el control de una protagonista sin voz, que debe superar sus miedos por medio de un diseño de niveles fantástico en el que no dejamos de estar asombrados ante la belleza y el sentimiento que desprende.

Análisis de GRIS

Do Not Feed the Monkeys

Puede que lo que ofrece Do Not Feed the Monkeys os suene raro, pero os aseguramos que es tremendamente divertido. Creado por Fictiorama, el juego nos propone ser unos auténticos voyeur y espiar desde nuestra casa a lo que ocurre en numerosas cámaras de seguridad, que a su vez proporcionan historias de lo más increíbles y surrealistas que tendremos que desenmarañar a base de atención e investigación. Todo ello teniendo en cuenta que también tenemos que mantenernos alimentados, trabajar y pagar el alquiler. Una propuesta de esas que nos mantiene con una sonrisa en la boca de principio a fin.

Análisis de Do Not Feed the Monkeys

They Are Billions

Todavía está en Acceso Anticipado, pero ya lo está petando en Steam. They Are Billions, un juego de estrategia que está arrasando en acceso anticipado. El juego apuesta por por un enfoque centrado en la estrategia de lo más particular, ya que se combina con un apocalípsis zombi dentro de una ambientación victoriana. Contamos con varias unidades con diferentes habilidades y posibilidades que tendremos que aprender a controlar para usar en el momento adecuado.

Los mejores videojuegos españoles de PS4 hasta la fecha

Flat Heroes

No os dejéis engañar por su aspecto aparentemente simple y minimalista. Flat Heroes es una de las propuestas más divertidas y adictivas que nos hemos echado en cara en los últimos años. Especialmente para jugar en compañía. Sus partidas son una clase magistral de diseño que nos hace sentirnos como verdaderos héroes gracias a las sensación de adrenalina que desprende. ¡Si lo probáis, acabaréis muy enganchados!

Análisis Flat Heroes

Moonlighter

El estudio valenciano Digital Sun Games ha creado uno de los mejores videojuegos españoles del año, sin ninguna duda. Hablamos de Moonlighter, una aventura roguelike con ciertas reminiscencias a juegos de aventuras clásicos como The Legend of Zelda. Aquí, el juego ofrece una gran variedad de situaciones mientras vivimos las andanzas de Will, un tendero que sueña en convertirse en un aventurero y explorar las misteriosas mazmorras cercanas a Rynoka, su pueblo natal. 

Análisis de Moonlighter

Crossing Souls

Otro título que no ha pasado desapercibido es Crossing Souls, que nos transporta en el tiempo hasta los años ochenta más coloridos y pixelados. El juego de Fourratic nos lleva hasta California en el año 1986 para contar las aventuras de un grupo de amigos que se encuentran un artefacto del que no entienden muy bien sus poderes, pero que les cambiará la vida por completo. El juego destaca por su versatilidad y su elaborada trama gracias a unos personajes carismáticos.

Análisis Crossing Souls

Deiland

La versión española de El Principito ha encandilado a muchos poseedores de PS4, que han vivido en primera persona la magia que desprende el universo Deiland, creado por Chibig Studios. Deiland es un título que mezcla elementos de RPG y aventura, en el que el jugador se pondrá en la piel de Arco, un niño que fue enviado al minúsculo planeta, que da nombre al juego, para hallar un misterioso cristal que esconde en su interior.

Los mejores videojuegos españoles de Xbox One hasta la fecha

Stay

Hablar de Stay es hacerlo de una de las propuestas más frescas y originales de los últimos años. Esta obra creada por Appnormals se desarrolla en tiempo real, lo que significa que cada minuto que no juegues, el personaje virtual con el que interactuamos, Quinn, estará a solas. Lo que puede acarrear consecuencias. Las charlas con Quinn son la pieza sobre la que se sustenta el desarrollo, y según estas conversaciones, se variará en sus posibilidades. Incluso podremos espiar a nuestro compañero. Según el camino que escojamos, el final variará considerablemente.

Solo

Otra propuesta más bonita que un sol es Solo. Las mecánicas del juego nos llevan a tomar el control de un marinero/a que tendrá que viajar entre las diversas islas de la zona resolviendo puzles. La obra también posee una importante carga narrativa que nos incita a plantearnos preguntas que nos harán reflexionar sobre la vida y situaciones con un trasfondo cotidiano. Una de esas aventuras que no dejan indiferente a nadie.