La peste
Reportaje

Primeras impresiones de La peste, la nueva serie de Movistar +

Por Raquel Hernández Luján
- ">

Primeras impresiones de La peste, la nueva serie de Movistar + dirigida por Alberto Rodríguez y protagonizada por Pablo Molinero, Paco León, Manolo Solo, Sergio Castellanos, Patricia López Arnáiz, Lupe del Junco, Tomás del Estal, Paco Tous, Cecilia Gómez, Antonio Gil y Javier Botet. En Movistar + próximamente.

Movistar + apuesta por la producción propia de altísima calidad con La peste, una miniserie de seis episodios de 50 minutos dirigida por Alberto Rodríguez en base a un guión coescrito por él mismo junto a Rafael Cobos y Fran Araújo.

Oscura, sórdida y plagada de personajes situados al filo de la navaja, nos sitúa cronológicamente en el siglo XVI para desarrollar una serie cuya factura técnica y solidez nada tiene que envidiar a las producciones de alto presupuesto estadounidenses. Si Movistar quiere labrarse una buena fama, está en el buen camino gracias a series como ésta o La zona.

Descubre las mejores series que llegan en 2018 a las plataformas

Cada episodio de La peste, es una película en sí mismo en lo que a diseño de producción, ambientación, vestuario y peluquería se refiere. No hay detalle que no esté cuidado al máximo, lo que hace que sea tremendamente inmersiva para el espectador si bien no será un producto "cómodo" de ver para el gran público. Empezando por la parte más obvia: el alto contenido sexual y el retrato inmisericorde de la pobreza, y terminando por la más profunda: la denuncia de las prácticas de los acaudalados que buscan solo su propio beneficio. En otras palabras: la corrupción tiene una larguísima tradición en nuestro país y la serie, viajando al pasado, pone el dedo en la llaga señalando la especulación, la malversación y las desigualdades sociales.

¿De qué trata La peste?

En la segunda mitad el Siglo XVI, Sevilla era la metrópoli del mundo occidental y aspiraba a convertirse en capital del reino. Era la puerta de acceso de América en Europa, una ciudad donde la riqueza florecía con facilidad gracias al comercio internacional, al oro, la plata; a la convivencia de nacionales y extranjeros: cristianos, judíos conversos, moriscos, esclavos, libertos, pícaros, ladrones, prostitutas, nobles y plebeyos. Pero también era una ciudad de sombras por la desigualdad, las hambrunas y las epidemias.

En medio de un brote de peste, varios miembros destacados de la sociedad sevillana aparecen asesinados. Mateo, condenado por la Inquisición, debe resolver esta serie de crímenes diabólicos para lograr el perdón del Santo Oficio y así salvar su vida. Una investigación a vida o muerte en un entorno de represión pública y hedonismo privado; de misticismo y caos; de conventos relajados y burdeles reglamentados; de cárceles como escondite; de hospitales como tumbas; de traiciones y lealtades.

Un paseo por la Sevilla del Siglo de Oro

El 21 de mayo de 1649, Madrid cerró sus puertas a toda persona o cosa procedente de Sevilla. La ciudad portuaria más cosmopolita de la península, que había llegado a tener alrededor de 140.000 habitantes; más de 60.000 morirían ese año en el peor brote de peste bubónica de la historia de la capital hispalense y había que evitar como fuere que la enfermedad atravesase las compuertas de la capital.

La serie adopta el tono de thriller de época mostrando lo que podríamos calificar como un "protopoliciaco en el siglo XVI" (un saludo a Javier Cansado si me está leyendo, porque la expresión es digna de su Ilustres ignorantes). La idea es bastante audaz y la plasmación en pantalla no menos interesante.

Se nos dan pinceladas históricas para comprender un periodo clave de nuestra historia y la idiosincrasia del momento (los nuevos frutos traídos de América como el tomate, las costumbres populares, el maltrato a los niños...) pero sin renunciar a personajes femeninos interesantes como es el caso de la artista que firma con pseudónimo masculino Teresa Pinelo (Patricia López).

Galería de personajes

Mateo Núñez (Pablo Molinero)

Es perspicaz, lúcido. Mordaz. Honesto. Valiente. Culto. En público, un ser carismático y divertido, locuaz e ingenioso. Arrollador. Seguro de sí mismo. En privado, un hombre melancólico, herido de la nostalgia de un tiempo imposible, futuro. Con una mentalidad adelantada a su época. También es un hedonista. Y un mujeriego. Le gusta beber y probar todo tipo de sustancias alucinógenas. Cualquier cosa que le haga olvidarse del mundo durante un rato. Y sobre todo si se las provee su amigo el médico Monardes, conocedor de los secretos oscuros del alma. 

A pesar de ser una persona sociable y próxima, empática, Mateo tiene un alto concepto de sí mismo: puede ser arrogante, soberbio y sobre todo, vanidoso. Su talón de Aquiles, aunque lo desconozca. Alguien con un afán desmedido de ser admirado. De notoriedad. Mateo ha roto con una parte del mundo: la que gobierna con leyes, la que somete con religión. Esa ruptura lo ha unido más al goce de los placeres carnales e intelectuales. Leer más.

Luis de Zúñiga (Paco León)

Es un hombre de las bellas artes en el más estricto sentido de la palabra. Domina el dibujo y la pintura, toca diversos instrumentos musicales de viento, de cuerda y percusión. Sobresale en el arte de narrar historias, es un gran orador que acostumbra a amenizar las veladas con sus anécdotas perfectamente escenificadas, como un actor.

Rentista adinerado de toda la vida. Sus antepasados siempre han tenido facilidades económicas que le permitieron dedicarse a lo que quería. Toda la cultura que atesora lo llevó a cambiar de religión de manera secreta. Además, ha sabido proyectar una vida de apariencia convencional y adocenada, aunque un poco extravagante, excéntrica, en la que se incluye su papagayo Montaigne. Leer más.

La peste

Teresa Pinelo (Patricia López Arnaiz)

Encontró en el matrimonio con el adinerado y comprensivo Germán, el camino que le permite satisfacer su deseo desmedido por conocer lo que las mujeres tienen prohibido: poesía, astronomía, física, música, matemáticas, geometría.

Parió un hijo que murió muy niño. Desde ese momento, evitó a toda costa el embarazo: a veces con justificaciones, en ocasiones con brebajes secretos que provocaban dolor en el bajo vientre y sangrado oportuno. Todo, en apariencia, por la sencilla razón que le incomodaba ser madre y deseaba aprovechar el tiempo en asuntos mejores y más interesantes. En el fondo: cualquier cosa con tal de esconder el miedo a pasar por idéntico trance, idéntico sufrimiento. Leer más.

La peste

Celso de Guevara (Manuel Solo)

Ingresó en la orden de los dominicos y su ambición por el poder le llevó a desarrollar su inteligencia como el jugador de ajedrez que anticipa con destreza, intuición y facilidad, los movimientos de su contrincante. Es un estratega calculador y paciente. Políglota, tradujo para sí mismo un tratado de doctrina política llamado El príncipe. Es frío, y cercano. Cruel. Y condescendiente. Franco y ladino. Pura contradicción. Siente devoción por la inteligencia. Y la cultura. A su modo, es sensible. Un jugador que busca contrincantes fuertes, a su altura.

Ferviente admirador de la diplomacia vaticana y de la vida de los papas, empezó desde cero en la jerarquía eclesiástica a pesar de que sus padres, una pareja de nobles castellanos con influencias en la iglesia española,  lo ayudaron a permanecer como sacerdote en la corte. Su orgullo venció al auxilio paterno porque deseaba conocer las entrañas de su orden. Leer más.

Valerio Huertas (Sergio Castellanos)

Un salvaje, un niño de la calle. Un animal, un buscavidas. Es supersticioso y al mismo tiempo un ferviente católico. Viste ropas al revés para engañar a los malos espíritus. Así creen que viene cuando se va. Y al contrario. Tiene un escapulario de vírgenes como amuleto. Acostumbra a rociarse con pólvora y masticar ajo para ahuyentar a la peste.

Es astuto y un superviviente. De carácter huraño con los desconocidos, lacónico. Pasa a lo extremadamente amigable con los conocidos, cándido, casi. Su vivacidad proviene de la vida dura que ha llevado. Es curioso. Incansable, obstinado. E inquieto. Tiene una especie de don, de extraño sentido: como si oyera a la naturaleza, es capaz de predecir sus movimientos bruscos, las lluvias torrenciales, el frío. Leer más.

La peste

Eugenia (Cecilia Gómez)

Exuberante. De una belleza salvaje que te golpea. Pura fibra llena de nervio y mirada indolente impropia de su clase social. Hija única nacida en el seno de una familia modesta que pudo brindarle cierta educación.

Su padre los abandonó rumbo al Nuevo Mundo cuando ella tenía 14 años y allí murió. De él sacó el carácter aventurero, el amor por la libertad y la lectura. Su madre al quedarse viuda se quedó sin recursos y buscó el abrigo de un nuevo marido. En ese momento, Eugenia decidió valerse por sí misma y nunca depender de un hombre. Mala política para una mujer que termina dedicándose a la prostitución. Leer más.

La peste

La ruta de La peste

Presentada en el festival MiM Series, LarutadeLaPeste.com permite al espectador ampliar el universo de la serie original Movistar+, con más de 350 minutos de contenido extra, recorre la Sevilla del siglo XVI, profundizando en el contexto histórico real de la serie a través de curiosidades, el "cómo se hizo" y recetas de cocina de la época, entre otras cosas.

Esta narrativa audiovisual e interactiva, creada en colaboración con El Cañonazo, extiende el universo de La peste a través del mapa que encontraremos en su web y servirá al usuario para iniciar un viaje de ida y vuelta por la Sevilla del siglo XVI. Estará disponible desde el próximo 12 de enero una vez se haya estrenado.

En resumen es una serie que os recomendamos mucho, que no os va a dejar indiferentes y que os va a entretener y sorprender a partes iguales. La peste confirma la voluntad y el compromiso de Movistar+ con la calidad de la producción propia que esperamos se mantenga durante mucho tiempo. ¡A disfrutarla!

Lecturas recomendadas