Ir al contenido principal
Análisis Battle Axe Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC
Análisis

Análisis Battle Axe para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC: el espíritu Gauntlet es fuerte en ti

Versión comentada: Nintendo Switch

En nuestro análisis de Battle Axe os contamos si este arcade pixelado merece o no la pena, y si su enfoque de la acción, con claras reminiscencias de clásicos como Gauntlet, se han adaptado bien a los tiempos actuales.

En unos tiempos en los que están tan de moda los revivals, los regresos y las puestas al día de clásicos de otros tiempos (Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder's Revenge , Final Fantasy VII Remake...) Battle Axe es en cierto modo un regreso a los arcades de los años 80, y a un concepto de juego muy marcado.

Como veremos en este análisis de Battle Axe para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC, se trata de un juego de acción con componente cooperativo,  que remite claramente a un clásico de Atari de 1985, Gauntlet, del que toma prestadas algunas ideas, al igual que otros clásicos "menores" como Gate of Doom, como puedan ser los "nidos" de los que afloran enemigos hasta que los destruyamos.  

La historia de Battle Axe es muy sencilla, y básicamente una excusa para explicar el por qué de algunas mecánicas del juego. Así, pronto descubriremos que el reino de Mercia vive bajo el yugo de Etheldred, una hechicera que cada siete años envía sus ejércitos para capturar esclavos, que nunca volverán a sus casas.

Para poner fin a esta cruel tradición los habitantes de esta ficticia tierra buscan a los mejores campeones que puedan derrotar a la hechicera, y de entre todos los aspirantes, tres figuras sobresalen por encima de todas los demás: el elfo Rooney, un druida llamado Lalo y la merodeadora Fae, que además son los tres personajes que podemos manejar en Battle Axe.

Análisis Battle Axe

Cada uno de estos tres campeones tiene ligeras diferencias, pero a grandes rasgos "hacen lo mismo". Todos cuentan con un ataque cuerpo a cuerpo (uno golpea con su barba, otro con dos espadas...), un ataque con proyectiles (dagas, cañonazos o hechizos) y un ataque especial, que necesita recagarse cada vez que lo usamos (puede ser una embestida, teletransportarse...).

Y tendremos que aprender a saber cuándo usar cada una, porque Battle Axe, aún siendo un juego sencillo, no es un juego fácil. Como hemos dicho antes, es un arcade de pura cepa, y prueba de ello es que su modo arcade nos da sólo 3 vidas para superar todos los niveles de la campaña, algo de lo que hablaremos en breve. No hay continues, ni nada parecido.

Así pues, Battle Axe es en cierta medida una carta de amor a una época, tanto en lo visual como en lo jugable, apelando a los retos y dificultades de los arcades de los 80 y 90. Aquí la dificultad radica en acabar con los enemigos, que en ocasiones se pueden arremolinar unos cuantos, mientras evitamos proyectiles, explosiones, ataques cargados y usamos ventajas del escenario, como barriles explosivos, en nuestro favor.

Por defecto, el juego arranca en el nivel de dificultad "Difícil", aunque podemos bajarlo a nivel fácil desde el menú. No es ni mucho menos un juego imposible, ni es un Demon's Souls, pero sí uno que recurre a las viejas trampas de los arcades, como hacer que nos rodeen y nos ataquen por múltiples direcciones a la vez, apareciendo de la nada, para poco a poco ir quitándonos la vida.

Análisis Battle Axe

Entre los enemigos hay de todo, desde una suerte de zombies y esqueletos a enemigos voladores, caballeros, plantas y criaturas encaramadas a torres de vigilancia desde las que nos lanzan pedrolos. No hacen gala de una gran inteligencia, pero su goteo y el respawn es constante, y cerca de los nidos pueden aparecer un buen puñado a la vez para complicar las cosas. Acaba con ellos, e irás consiguiendo monedas y joyas.

Por supuesto, tampoco faltan un jefe final. en cada fase, como un barco volador a unos gigantescos dragón y cangrejo, que sin duda son los momentos más vistos e intensos, por la cantidad de enemigos y disparos que pueden confluir. Si juegas a dobles, es bastante más llevadero que jugando solo.

Battle Axe Nintendo Switch review

Por suerte, en los niveles encontraremos, aparte de los personajes secuestrados que tendremos que salvar, objetos que nos ayudarán, desde comida a objetos de un único uso, como bombas o un hechizo. Y como toda ayuda es poca, entre niveles, con el dinero recogido podemos comprar objetos a una vendedora ambulante, tales como una vida adicional o protección extra.

Un planteamiento entretenido, pero que se ve lastrado por algunos factores. el primero de ellos es el número de niveles. Battle Axe sólo cuenta con cuatro niveles o fases, que no son especialmente largas. Cuando decimos que es un "arcade de pura cepa" también es por esto.

Cada uno de los niveles puede dar de sí, de media, unos 10-15 minutos, son lineales por lo que completar la campaña no te llevará más de 50 minutos... aunque antes de lograrlo morirás muchas veces y tendrás que volver al principio y superar todos los niveles. 

Por suerte, esta brevedad tiene su paliativo con dos modos de juego extra: Nuevo Juego + (que cambia algunas cosas, pone más enemigos, cofres con trampas como enemigos y una mayor complicación general) y un modo Infinito, que es más parecido a Gauntlet, en tanto en cuanto los niveles tienen una disposición más simple (parecen generados aleatoriamente), y tras rescatar a todos los NPC se genera un portal que nos lleva al siguiente nivel. Además, llega con textos en castellano, y modo CRT para recrear las pantallas antiguas.

Análisis Battle Axe

Es decir, a pesar de la brevedad de la campaña, Battle Axe tiene alicientes suficientes para que puedas seguir jugando, siempre y cuando te guste su estilo, sencillo y directo, y que como los juegos de los que bebe, no ofrece demasiada desviación en su jugabilidad respecto a lo que ves en los 3 primeros minutos de juego (el combate no evoluciona, no hay habilidades nuevas, ni nada por el estilo).

Tampoco se entiende muy bien como teniendo tres personajes, que no ofrezca modo para tres jugadores (el cooperativo es sólo para dos), algo que le habría venido muy bien también... pero bueno, al menos el cooperativo es local y sólo requiere un Joy-Con para jugar. Además, cuenta con sus propios logros en Nintendo Switch (y el resto de versiones) por realizar tareas específicas.

Para terminar, no podíamos dejar de hablar del fabuloso pixelart de Battle Axe, a cargo de un maestro en la materia, Henk Nieborg, quien ha dejado su impronta en juegos como Shakedown Hawaii o Xeno Crisis. Los diseños de Battle Axe son espectaculares, como las animaciones, y es sin duda un juego que encantará a los amantes de esta estética 2D.

La cosa no queda ahí, y en este revival la música la rubrica Manami Matsumae, quien ya ha dejado bandas sonoras para la posteridad, en clásicos como Final Fight, UN Squadron, Mega Man o el más reciente Shovel Knight). Sus composiciones son de calidad, y consiguen capturar un estilo que remite a otra época, y que casa con el juego como anillo al dedo. 

Análisis Battle Axe edición física

Por todo esto, Battle Axe es un título más que interesante para los que busquen arcade "como los de antes", con ligeras pinceladas de "modernidad" (el control ofrece más posibilidades que Gauntlet) y sobre todo, con opción de disfrutar con alguien al lado.

Además, los amantes del formato físico pueden encontrarlo en una edición limitada que en nuestro país distribuye Meridiem Games, y que aparte del juego, incluye un set de cinco pines con los tres personajes controlables, la hechicera, el logo y el hacha "titular".

Valoración

Un arcade "como los de antes" que disfrutarán sobre todos quienes busquen acción al estilo Gauntlet, y que destaca por su pixel art, su BSO y su cooperativo. Lástima que la campaña se quede muy corta y que los personajes apenas se diferencien, porque había potencial.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

El cuidado Pixel art. La banda sonora de Manami Matsumae. Desafiante. Con modos para entretener mucho tiempo (modo infinito, NG+...). 

Lo peor

La jugabilidad es sencilla y no evoluciona. El modo historia con 4 niveles es un suspiro. Escasas diferencias entre los tres personajes. La IA.

Y además