Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1, se pone a la venta esta semana. Codemasters ha recreado el nuevo reglamento de esta temporada con su estilo habitual, es decir, con una maniobrabilidad y un apartado técnico punteros… y con una oferta de opciones que no incluye novedades particularmente reseñables, salvo unos coches que, curiosamente, no son monoplazas capaces de alcanzar los 350 km/h.

Codemasters pondrá en pista F1 22 el 1 de julio, aunque, desde el 28 de junio, es ya posible disfrutar del juego oficial del Mundial de Fórmula 1 si se adquiere la llamada Champions Edition. 

Nosotros ya hemos sido campeones del mundo en sus circuitos y os traemos el análisis de F1 22 y  sus velocísimas carreras. Y lo hacemos además tras haber probado las carreras online, que han estado inaccesibles en la versión de Xbox Series X|S hasta hace pocas horas.

Este año, el Gran Circo ha experimentado uno de los mayores cambios de reglamento de su historia, merced a la reducción de la aerodinámica y el regreso del efecto suelo. No obstante, a la hora de la verdad, el cambio del tablero no ha sido tan drástico como cabía esperar.

VIDEO

F1 2022, análisis del nuevo simulador: ¿derrape o pole?

Los tres primeros equipos (Red Bull, Ferrari y Mercedes) siguen siendo los mismos, aunque hayan barajado sus posiciones. Además, sigue costando mucho realizar adelantamientos, a poco que el coche de delante tenga un ritmo similar.

El nuevo certamen es mejor, indudablemente, pero quizá se esperaba una revolución mayor que ver a los coches dando botes como conejos por el campo. 

En ese sentido, también esperábamos que el videojuego oficial del campeonato pudiera ser una tabla rasa, pero lo cierto es que le sucede lo mismo: F1 22 no se diferencia demasiado de sus predecesores.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Tras la consolidación de la alianza con Electronic Arts, reflejada en el cambio de nomenclatura (se ha pasado de ‘F1 2021’ a un sucinto ‘F1 22’, al estilo de FIFA), y aprovechando el cambio de normativa, pensábamos que esta entrega implicaría resetear muchas cosas, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un juego intergeneracional y muy continuista.

Tampoco es de extrañar, pues, más allá de que Codemasters ahora pertenezca a una editora como EA, hablamos de una saga con una periodicidad anual y ligada a una licencia que deja poco margen a la inventiva. Pero eso no quita que sorprendan algunas cuestiones. En cualquier caso, vayamos sector a sector.

Con licencia para pilotar

F1 22 tiene la licencia de la actual temporada de la Fórmula 1. Así, están los diez equipos, los veinte pilotos y los veintidós circuitos. De hecho, nada más ejecutar el juego, se reproduce la misma cortinilla audiovisual que en las retransmisiones de televisión y, por si hay alguna duda, un icono indica que se trata de un producto licenciado.

En relación con eso, está recreado absolutamente todo lo que se puede esperar de un gran premio: la distribución de las sesiones, la obligatoriedad de cambiar de neumáticos en las carreras, el uso del DRS para adelantar… 

Además, se ha cuidado el rendimiento de los pilotos y, en general, siempre están delante Verstappen y Leclerc, que están liderando el campeonato en la realidad.

 

Aparte, está incluida la Fórmula 2, aunque, de momento, los coches y los pilotos son los de 2021. Una futura actualización incorporará los del presente curso. La presencia de esta categoría es meramente anecdótica, pero viene bien para dar un poco de empaque al modo Carrera profesional.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Dicho eso, si nos atenemos exclusivamente a la jugabilidad, F1 22 es, seguramente, el mejor videojuego que se haya hecho del Gran Circo. Codemasters lleva desde 2009 desarrollando los juegos de la serie y ha sabido integrarla a la perfección en su portfolio de simcades con capacidad para adaptarse a todo tipo de públicos.

El grado de realismo está lejos del de simuladores puros como Assetto Corsa, pero las opciones de configuración son gigantescas y hacen que el juego se sienta muy distinto según las ayudas que se activen. 

Y la IA también es muy personalizable. Además, está el típico rebobinado, siempre muy agradecido para quien no quiera padecer ningún tipo de frustración.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Por si os lo preguntáis, el manejo de los coches no difiere del de las entregas previas, pese al cambio de normativa de este año. Los cambios más notorios hay que buscarlos en las modificaciones realizadas en algunas curvas de circuitos como Albert Park, Montmeló y Yas Marina, así como en el debut del espectacular circuito urbano de Miami.

Asimismo, se han incorporado las clasificaciones sprint. Se trata de carreras cortas sin cambios de ruedas ni gestión de combustible que, en algunos grandes premios, determinan el orden de la parrilla de salida, además de conceder algunos puntos adicionales. 

No es nada que sorprenda en un videojuego, donde se suelen disputar carreras cortas, pero es otro elemento de fidelidad más que añadir a F1 22.

Un motor de sobra conocido

Todo lo relativo al manejo de los coches es intachable, pero no se puede decir lo mismo de los modos de juego. En general, el conjunto es tremendamente continuista y sólo se ha añadido un elemento llamativo… a costa de perder uno de los más singulares del año pasado.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

En general, los modos relevantes son los de siempre. Por encima de todos, destaca Carrera profesional, que permite disputar el campeonato como un simple piloto o como piloto-dueño de una escudería, con lo que eso supone de gestionar los departamentos de I+D para evolucionar el coche, los patrocinios o la contratación de compañeros. Además, el modo admite el cooperativo online.

Ahora bien, a ese modo le falta profundidad. La parte de gestión es cumplidora, pero no tiene grandes incentivos, y se nota cierta dejadez en el hecho de que se hayan eliminado los momentos del paddock que había en otras entregas.

Mejores accesorios para Xbox Series X que puedes comprar

Mejores accesorios para Xbox Series X que puedes comprar

Si tienes una Xbox Series X, estos son algunos de los mejores accesorios que puedes comprar para sacarle el máximo partido.

Ver listado

Es verdad que las entrevistas que se hacían entonces eran sosas como ellas solas, pero se podría haber intentado darles una vuelta de tuerca o mejorar sobre la base que ya tenían.

Aparte, se pueden disputar grandes premios sueltos, contrarrelojes y carreras multijugador, tanto a pantalla partida como online. Y no hay que olvidar que hay una vertiente de eSports para los más hábiles al volante.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

¿Dónde está la gran novedad, entonces? En la adición de una serie de eventos inspirados en los que preceden a los grandes premios en la realidad y en los que no manejamos monoplazas de Fórmula 1, sino una decena de superdeportivos, de marcas como Ferrari, McLaren, Mercedes o Aston Martin, entre los que se cuentan los coches de seguridad de las propias carreras.

Se trata de las llamadas ‘Vueltas rápidas de Pirelli”, que, básicamente, consisten en ‘paseos’ que se dan a famosos que asisten a las carreras. Si sois habituales del Gran Circo, seguro que recordáis, por ejemplo, la vuelta que Lewis Hamilton le dio a Usain Bolt en el Circuito de las Américas. Es la misma idea, sólo que aquí sin nadie en el asiento del copiloto.

Así, hay un modo específico con 40 eventos en los que, a bordo de esos coches, hay que superar desafíos de velocidad media, de puntos de control, de atravesar puertas, de derrape, de duelos y de contrarreloj. 

Se trata de los típicos retos en los que, según lo hagamos, obtendremos una medalla de oro, de plata o de bronce. Lo malo es que el control es bastante tosco.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Esta curiosidad entronca con Vida F1, una interfaz social donde es posible colocar los superdeportivos que adquiramos (con unas monedas que se obtienen exclusivamente jugando) y los trofeos que obtengamos. Así, nuestros amigos pueden visitar nuestra casa y deleitarse con nuestros logros y con la decoración que hayamos elegido.

No deja de ser algo meramente anecdótico. Puestos a pensar, se nos ocurre que se podría hacer un modo con desafíos inspirados en situaciones que se hayan producido en la realidad y que, como recompensa, se desbloqueen vídeos de imagen real. Esta temporada, ha habido ya un puñado de situaciones que se podrían representar perfectamente.

El problema es que esas incorporaciones no compensan en absoluto la pérdida de Braking Point, el modo cinematográfico a lo ‘Drive to Survive’ que se introdujo el año pasado. 

Pese a que el final de aquel modo invitaba a pensar que tendría continuidad, finalmente no ha sido así. Y es una lástima, pues su forma de imitar la serie de Netflix tenía su encanto.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Igualmente, vuelven a estar ausentes los monoplazas clásicos, un recurso que Codemasters suele hacer aparecer y desaparecer a su conveniencia. Es curioso que no los haya y que, a la vez, sí haya pilotos clásicos (como Schumacher, Senna o Prost) para sumarlos a nuestra escudería en el modo Carrera profesional… Eso sí, son exclusivos de la Champions Edition.

No obstante, si optáis por la versión de PC y tenéis cascos como HTC Vive, Oculus Rift S, Oculus Quest 2 o Valve Index, sí que encontraréis una novedad muy interesante. 

No en vano, ésta es la primera entrega de la saga compatible con la realidad virtual. Confiemos en que las futuras entregas también se adapten a PS VR2, una vez que Sony ponga a la venta su visor para PS5.

Con alma televisiva

Como decíamos antes, F1 22 es un juego intergeneracional, pero eso no es impedimento para que luzca particularmente bien. Nosotros hemos jugado a la versión de Xbox Series X y se ve de fábula, con la opción de elegir entre un modo que prioriza la calidad de la imagen y otro que antepone el rendimiento.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Eso sí, este año, no hay actualización gratuita a la versión de nueva generación. Quien la quiera tendrá que adquirir la Champions Edition, que cuesta 90 euros del ala, frente a los 70 euros de la edición estándar para PS4 y Xbox One.

Aunque aún se les puede dar otro empujón, las caras de los pilotos se ven mejor este año, y no faltan detalles habituales como la espectacular recreación de la lluvia o la posibilidad de correr a diferentes horas del día en cada circuito, lo cual deja unos efectos de luz muy convincentes.

No obstante, el mayor paso adelante está en la sensación de retransmisión televisiva. Por un lado, se ha añadido un tipo de repetición que sólo muestra los momentos más destacados de cada carrera. 

Por otro lado, hay una opción para que las vueltas de formación, las paradas en boxes y los periodos de coche de seguridad tengan un formato televisivo.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Quizá el único lunar en la vertiente visual es que no se ha recreado la que ha resultado ser la característica más evidente de los nuevos coches. Hablamos, cómo no, del cabeceo cuando se alcanzan velocidades altas, como consecuencia del efecto suelo. Llama la atención que no se haya replicado, y más cuando Codemasters presume de haber mejorado las físicas…

En lo relativo al sonido, repiten los sempiternos y, a veces, robóticos comentarios de Antonio Dávila y David Casas, que no pasan de correctos. Lo mismo sucede con el ingeniero de pista, que apenas aporta información. Lo más llamativo es la adición de una banda sonora con diversos temas de pop, rock y dance, en la línea de la serie FIFA.

Análisis de F1 22, el juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Al margen de eso, y es un aspecto que ya criticamos el año pasado, hay tiempos de carga bastante considerables, que deberían pulirse a estas alturas de la película. 

Habiendo SSD en las nuevas consolas, no se entiende que las carreras no se inicien prácticamente al instante y que, en su lugar, aún haya que aguantar pantallazos negros de varios segundos.

Una revolución a medias

Con F1 22, nos hemos sentido igual que con la nueva normativa de la Fórmula 1. Quizá esperábamos una revolución más notoria, pero, aun así, su conjunto es realmente competitivo. 

Y no defraudará a nadie que tenga entre sus liturgias dominicales la de sentarse frente al televisor para ver las luchas entre Verstappen, Leclerc, Sainz, Pérez, Russell, Hamilton, Alonso y compañía.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

F1 22 es muy continuista respecto a su predecesor, pese al cambio de normativa acontecido en la Fórmula 1, pero, aun así, es muy competitivo sobre la pista y sus carreras virtuales recrean con fidelidad los duelos que Red Bull, Ferrari y Mercedes están protagonizando en la realidad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El manejo de los coches, tan satisfactorio como configurable. El cooperativo en el modo Carrera profesional. Es compatible con realidad virtual en PC.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La pérdida del modo Braking Point. No se ha recreado el rebote de los coches a altas velocidades. No hay actualización gratuita a la nueva generación.

Plataformas:

PC,

PS4,

PS5,

Xbox One,

Xbox Series X

Versión comentada: Xbox Series X

Hobby

84

Muy bueno

Y además

F1 2022

F1 2022 cartel

Plataformas:

PC, PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X

Lanzamiento: