FIFA 19
Análisis

Análisis de FIFA 19, el simulador de fútbol de EA Sports

Por Alejandro Alcolea

Versión comentada: PS4

Este es nuestro análisis de FIFA 19 para PS4, Xbox One y PC, la nueva entrega de la saga anual de Electronic Arts que, casi como cada año, parece que no añade nada nuevo, pero que ha estado entrenando duro en la pretemporada para crear uno de los mejores juegos deportivos que existen. La lucha va a estar reñida entre este y PES 2019.

PES 2019 ya está en el mercado. El juego deportivo de Konami, que analizamos hace unos días, es un gran exponente del deporte rey y se ha vuelto a ganar un hueco en las estanterías con una serie de valores jugables muy pulidos. La competencia, sin embargo, es dura, y como veremos en este análisis de FIFA 19, Electronic Arts demuestra por qué lleva años liderando este deporte digital.

Todo el mundo está hablando del videoarbitraje, pero cuando el silbato suena y los 22 futbolistas empiezan a jugar, el deporte es el mismo de siempre. FIFA 19 es fútbol en estado puro y Electronic Arts ha aprovechado estos meses de desarrollo para añadir mejoras aquí y allá, unas más perceptibles que otras, para crear el juego de fútbol definitivo.

Este análisis de FIFA 19 se centrará en las versiones para las plataformas más potentes (PS4, Xbox One y PC), ya que es algo totalmente diferente a la de Nintendo Switch debido a algo tan significativo como el motor gráfico (volvemos a Frostbite), que es el que da vida a El Camino, el modo exclusivo solo posible con este motor.

FIFA 19, por el mismo Camino

Electronic Arts ha conseguido estos últimos tres años que los tres modos principales de FIFA (El Camino, FUT y las temporadas online) se conviertan en pilares muy sólidos sobre los que construir un juego de fútbol. El Camino comenzó en 2017, y nos contaba la historia de un joven Alex Hunter, un aspirante a futbolista de élite que, aunque era una buena idea, no se materializó de la mejor manera.

Análisis FIFA 19

FIFA 18 mejoró esto, con una narrativa más cuidada, a la vez que dando continuidad a la historia, y FIFA 19 expande todo lo visto en la entrega del año pasado. El Camino de FIFA 19 cuenta con tres claros protagonistas que se muestran justo al principio de este particular modo campaña. Por un lado tenemos a Alex Hunter, convertido en estrella. Por otro, a Danny Williams, el futbolista chulete de gran calidad que no tiene muy buena suerte. En tercer lugar, a Kim Hunter, que también quiere brillar en esto del fútbol y que se codea con algunas de las mejores futbolistas de la selección norteamericana.

Análisis FIFA 19

Los tres personajes tienen caminos diferentes y haremos nuestras sus carreras tomando decisiones (algunas con más importancia que otras) y jugando partidos (podemos elegir si jugamos con el jugador en cuestión, el que ''toque'' en ese momento de la historia, o con el equipo entero). ¿Es un salto adelante? Todo va en gustos, como cualquier obra con un mínimo de narrativa, y ciertamente El Camino de FIFA 19 tiene algunos problemas, pero también virtudes.

En el lado de las carencias encontramos que el ritmo no es lo fluido que nos gustaría. Abundan los tiempos de carga, las escenas se cortan continuamente dando paso a unas nuevas, y las decisiones, aunque se pintan como fundamentales, al final no tienen tantísimo peso. Sin embargo, hay algo buenísimo en el camino.

Análisis FIFA 19

Y es que, este modo nos cuenta algunas de las vergüenzas de este deporte. Jugadores espectaculares que quedan en la cuneta por factores externos, malas decisiones que cuestan ''vidas'', el trapicheo de los agentes deportivos y la relación entre estos y los futbolistas. No es que tire de la manta contando algo totalmente nuevo, pero sí se agradece esa ''valentía'' de EA de mostrar el el 'joga bonito' que quieren representar en el campo tiene sus sombras.

Al final, parece que solo les queda afinar mejor la puntería en tema de guión para conseguir un modo redondo. Hay esfuerzo tras El Camino (incluso cuenta con el compositor Hans Zimmer), pero le falta rematar para pasar de ser un gran jugador... a un galáctico.

Jugabilidad con el balón en los pies

Hablando de juego bonito, es el momento de pasar a otro de los pilares de FIFA. La saga ha cambiado diferentes cositas aquí y allá estos últimos años para conformar un sistema de juego lo más pulido y fiel a la realidad que se pueda, pero también con ese toque arcade para fomentar la velocidad. Y sí, no se olvidan de la parte de ''simulador'' que se consigue al desactivar ayudas y demandar al usuario que esté atento.

Análisis FIFA 19

FIFA 19 es el culmen de lo aprendido por EA Sports estos años, y se nota en cada zancada, pase y disparo a puerta. Con la anterior entrega, EA midió mejor el ritmo de los partidos, y pasamos de los correcalles a los que estábamos acostumbrados, a unos partidos que sí, tenían velocidad, pero también un enfoque más táctico. 

En esta nueva entrega, se nota que EA ha pulido algunos de los elementos del año anterior. Suele decirse que los FIFA impares son los ''buenos'' por asentar las mecánicas que se introducen en la versión anterior. Esto puede ser mera casualidad, pero ahora el sistema defensivo, los pases, los tiros y el uso de la posición del jugador está más pulido que en FIFA 18, y eso también hace que el juego sea un 'pelín' más complicado de primeras.

Análisis FIFA 19

Empecemos por la defensa. El ritmo es más pausado que en años anteriores, y las físicas del balón, los jugadores y la envergadura de los mismos son elementos fundamentales para marcar la diferencia entre la derrota y la victoria. El sistema de defensa nos exige estar atentos a cualquier movimiento del rival, anticipando el regate, la dirección y la zancada del jugador contrario para entrar en el momento preciso.

Eso de ''si no entras bien, estás vendido'' es más válido que nunca en esta ocasión, ya que la recuperación del jugador que hace una entrada fuerte infructuosa es algo más lenta que años anteriores, y esto significa gol casi seguro si se trata del último defensa antes de un uno contra uno entre delantero y portero.

Hablando de esto, hay que decir que los porteros de FIFA 19 han mejorado, pero tampoco es que sean ases. Sí, es más difícil verlos haciendo ''cantadas'' en las distancias cortas, pero me ha sorprendido ver que, cuando sacas con el triángulo (en PS4) al portero para que evite un saque de esquina, suele llegar, pero se traba con sus propios pies y termina concediendo el córner. Eso sí, al menos ya no los vemos - tanto - haciendo la estatua de manera inexplicable ante tiros sencillos.

Análisis FIFA 19

Si la defensa ha mejorado, del medio campo en adelante, también. De nuevo, se basa en el sistema aplicado en FIFA 18, pero algo más pulido y que vuelve a pivotar sobre la posición del cuerpo del jugador. Ahí están los diferentes pases y tiros en los que podemos combinar pulsaciones largas y cortas, diferentes toques y combinaciones entre los gatillos y bumpers del mando para crear un abanico de golpeos muy rico, pero más importante que el control de esos golpeos es la posición.

El peso del jugador se nota mucho en el campo y no es lo mismo un Dembelé que un Luis Suarez, pero ni a la hora de golpear, ni a la de correr o defender la bola mientras esperamos apoyos. Cuanto mejor plantado esté el jugador en el terreno de juego, más efectivo será tanto para pasar como para chutar (fundamental en los disparos), y esto es algo que depende de sus estadísticas, sí, pero también de cómo utilicemos los sticks analogicos.

Cristiano Ronaldo, por ejemplo, es un jugador que cuenta con un potentísimo disparo con ambas piernas, pero hay una clara diferente entre su diestra y su zurda. Mientras que con la derecha podemos tirar casi desde cualquier ángulo, con la izquierda tendremos que estar mucho mejor enfilados para poder tener oportunidades reales de gol.

Análisis FIFA 19

No podemos terminar con la jugabilidad de FIFA 19 sin mencionar la IA. Al igual que los porteros, mejora, pero tampoco debéis esperar un cambio brutal. Por quitarnos pronto a los árbitros, ahora parecen más humanos, concediendo la ventaja un tiempo más razonable y siendo más permisivos ante ciertas acciones. Ahora, vamos con los jugadores.

Las novedades en el sistema de juego de FIFA 19, como lo que han llamado ''sistema de toque activo'' para jugar al primer toque, o las diferentes tácticas que podemos emplear en un mismo partido en tiempo real y sobre la marcha, tienen incidencia en el juego de la IA. Es algo que podemos ver casi contra cualquier equipo controlado por la máquina. 

Si usamos mucho las bandas, se empiezan a abrir para impedirlo, y si jugamos por el centro al toque, se cierran, dejando libres las bandas, pero con un jugador siempre ''atento'' para cubrir ciertas puñaladas de los extremos. Si tocamos mucho, cambian su posición en el campo en tiempo real, y si jugamos a dos toques y portería, también adoptan un sistema más abierto.

Análisis FIFA 19

Es decir, no marcan la diferencia respecto a otras entregas, pero se nota que EA se fija en esos detalles, lo que tiene como resultado partidos más emocionantes contra la máquina. Además, lo mejor es que ya no son tan efectivos en los contraataques, dando la sensación de ser ''más humanos'' y menos máquina.

Modos para dar y tomar

Además de El Camino y FUT, del que ahora hablaremos, no hay que dejar pasar el resto de modos de FIFA 19. Como comentábamos hace unas líneas, las Temporadas Online son uno de los modos estrella de esta entrega. Si ya sois jugadores de FIFA, sabréis a qué nos referimos. Se trata de un modo en el que subimos divisiones con el equipo real elegido (cuyas plantillas se van actualizando semanalmente). Si queremos jugar online, tener sensación de continuidad y no tener la ''preocupación'' de gestionar un club, es el modo estrella de FIFA 19.

También tenemos los modos para un solo jugador, como el modo carrera (donde se vuelve a hacer hincapié en la importancia de los fichajes), podemos jugar la Champions (la gran licencia que EA le ha birlado a Konami) y el clásico partido rápido., pero también tenemos los modos online como los amistosos, las temporadas cooperativas o los Clubes Pro. Esta este es un modo que regresa y que nos hará pasar grandes ratos en partidos de hasta 22 jugadores reales online.

Análisis FIFA 19

En el lado de los torneos, contamos con la Copa Internacional Femenina o los torneos personalizados. En la Copa Internacional femenina, contamos con doce selecciones que dan lugar a una especie de Mundial, pero es en los ''amistosos'' donde encontramos la gran novedad, el modo ''reglas alternativas''. Dentro de este modo, tenemos diferentes opciones (partido clásico, Champions League, final de copa, ida y vuelta y el mejor de una serie), pero es el modo reglas alternativas el que más llama la atención.

Básicamente, tenemos diferentes opciones como los partidos en los que los goles desde fuera del área cuentan como dos, el modo sin reglas, el que primero marque gana, en el que podemos marcar solo de volea o con la cabeza y el modo supervivencia, que es el más divertido (cuando un equipo marca, se expulsa a un jugador del rival). Es un añadido divertido que dará vida a las ''pachangas'' entre colegas.

Análisis FIFA 19

FUT, el pozo de horas de FIFA 19

De entre todos los modos, FUT es el rey (para muchos jugadores y para la propia EA Sports). Para los profanos, en FUT controlamos un equipo totalmente personalizado en el que debemos elegir desde el nombre hasta la camiseta y el estadio en el que juega nuestro equipo, pero también las plantillas, las tácticas de juego, los fichajes... y todo ello con un sistema basado en los micropagos (o en jugar mucho, muchísimo) para poder ''tradear'' en el mercado de fichajes y configurar el mejor club.

Sí, es divertidísimo y donde pasaréis más horas, si queréis meteros en esta ''jungla'' del FUT, y encontramos modos tanto offline, como las temporadas y las Squad Battles, donde competimos indirectamente contra otros jugadores, como online, con las divisiones, los amistosos y el modo FUT Champions que nos anima a jugar un número determinado de partidos en un tiempo concreto.

Si vais a ''quemar'' FIFA 19, vale la pena hacerse con un mando Pro

Poco más que decir de FUT, salvo que es un modo que ha ido evolucionando con el paso de las entregas y que se ha adaptado a los tiempos en los que ya no es tan vital ir con un equipo de jugadores con la misma nacionalidad para tener una oportunidad.

¡La Champions!

Visualmente, FIFA 19 es una auténtica delicia. El motor Frostbite mejora con cada entrega y con cada nuevo juego que lanza Electronic Arts, y esto es algo que se nota en FIFA. La iluminación es sublime, la recreación de los estadios es sorprendente y el nivel de detalle de los jugadores más conocidos es apabullante.

FIFA 19

Sí, como siempre, encontramos jugadores cuyos rostros presentan algunas irregularidades (incluso entre las superestrellas), pero por lo general, los jugadores más conocidos cuentan con un gran nivel, representando los rasgos faciales y otras características, como los tatuajes. 

El mayor cambio puede ser el mencionado de la iluminación, ya que el motor refleja mejor la luz en los jugadores, que ''brillan'' con luz propia y dejan ver todos los detalles de los mismos, como las físicas de las camisetas. Y hablando de físicas, el balón está a un gran nivel en este sentido.

Sin embargo, lo más sorprendente es la inclusión de la Champions League y la incidencia en el juego. La realización, el coro que canta al comienzo, la publicidad de las marquesinas... todo nos mete de lleno en el ambiente europeo de la competición. Se nota que EA está orgullosa de tener la competición, y lo demuestra con un mimo extremo a nivel visual.

Sobre el sonido, poco que aportar. La música está a un gran nivel, como siempre, y los efectos de los estadios son sobresalientes, pero la voz de Manolo Lama y Paco Gonzáles no solo cansa, sino que los comentarios fallan más que Benzemá cuando no tiene el día, con algunos improperios y comentarios que nada tienen que ver con lo que sucede en pantalla.

FIFA 19

Más de lo mismo, pero más completo

Al final, FIFA 19 no es una revolución, pero sí un paso adelante para la franquicia. Tiene modos de juego para dar y tomar, con unnas novedades que están bastante bien medidas, como el modo de reglas alternativas, que realmente marcan una diferencia respecto a la entrega anterior. Jugablemente está más pulido, el apartado gráfico también ha mejorado y la licencia de la Champions era la guinda que le faltaba al festival de licencias.

No es perfecto, ya que la IA sigue haciendo cosas raras en ocasiones, los porteros fallan menos (pero cuando fallan, se nota) y los micropagos siguen siendo un fastidio. Además, EA, podrías hacer que las plantillas de todos los modos se descarguen de una vez, y no cada vez que entras a diferentes modos online, ''cortando'' la experiencia. Pero, quitando esos detalles, estamos ante un fantástico juego de fútbol y una gran recreación de este deporte.

Análisis FIFA 19

La mejor noticia de todas es que, como os hemos contado en el análisis de FIFA 19, y también en el de PES 2019, los amantes del fútbol estáis de enhorabuena. Los dos juegos son sobresalientes a la hora de representar el deporte rey, y eso es bueno para aumentar la calidad de los mismos, pero también para el jugador.

PES 2019 ha alcanzado una jugabilidad fantástica, que según opiniones puede ser igual o mejor que la de FIFA 19, pero Electronic Arts ha sabido añadir contenido y ''robarle la cartera'' a Konami con el fichaje de la Champions. Elijáis el que elijáis, no os equivocaréis, pero FIFA 19 tiene una serie de virtudes, como el modo ''campaña'', las licencias y el FUT, que tienen muchísimo peso en la decisión.

Valoración

FIFA 19 no reinventa el deporte, pero sí es un paso adelante en algunos elementos, como la jugabilidad, el acercamiento al fútbol más real y una inteligencia artificial rival mejorada. Los nuevos modos son todo un acierto y, en general, los fans del deporte rey lo gozarán de lo lindo.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Visualmente es un escándalo. Las físicas de los jugadores y el balón. Modos de juego para dar y tomar. Jugabilidad más pausada y táctica.

Lo peor

Algunos fallos puntuales en la IA que pueden costar partidos. Las constantes descargas de plantillas. Los micropagos. Al 'El Camino' le falta ritmo.