Hello Neighbor
Análisis

Análisis de Hello Neighbor para Nintendo Switch, PS4, PC, Xbox One y móvil

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Hello Neighbor, la aventura de terror en la que debemos colarnos en la casa del vecino para ver qué sucede en su sótano. Sigilo, persecuciones, puzles... una aventura que, aunque busca meternos presión, está lejos de dar miedo. O, al menos, lejos de dar miedo con su desarrollo...

La historia de Hello Neighbor, la ópera prima del estudio ruso Pixel Dynamics editada por tinyBuild (que entre otros, han lanzado este año  Garage, The Final Station o Clustertruck), no deja de ser curiosa. Hablamos de un juego que fracasó en su campaña de financiación para conseguir los 100.000 dólares que necesitaban para crearlo. Pero tras llegar a un acuerdo con a su editor, pusieron en marcha un plan para dar a conocer el juego.

Crearon una demo que enviaron a muchos youtubers, quienes crearon sus propios vídeos y dieron a conocer el juego, abriendo la posibilidad a que sus seguidores descargaran también la demo. En poco tiempo, tuvieron más de un millón de descargas y gracias a las reservas, triplicaron la cantidad de dinero que necesitaban para financiar el juego, que debutó en Xbox One y Steam en verano de 2017.   

Gracias a este boca a boca, el juego fue un éxito. Sólo en PC y Xbox One, a principios de año, llevaba vendidas más de 500.000 copias. Ahora se suman las versiones para PS4 y Nintendo Switch, que sumadas a las de móvil (que salieron a final de 2017), permitirán que casi cualquier jugador pueda disfrutar de este atípico survival horror.

El punto de partida de Hello Neighbor es muy simple: en el pellejo de un niño, un buen día descubrimos que algo raro pasa en la casa de nuestro vecino, de la que salen unos extraños alaridos, tras encerrar a algo o alguien en el sótano.

Hello Neighbor Análisis 1

Nuestro cometido será intentar descubrir sus secretos, intentando colarnos dentro de su casa. Y hasta ahí la historia. Sin tutorial, salvo un escueto diagrama de control, todo queda a decisión del jugador, que durante los primeros compases de la aventura se enfrenta a un verdadero ejercicio de ensayo y erro.

Porque, insistimos, el juego no nos cuenta nada, ni nos explica prácticamente ninguna mecánica. Cosas tan sencillas como coger objetos y lanzarlos presionando el gatillo derecho (cuanto más tiempo, más fuerte será el lanzamiento), no nos lo explican... y es una de las primeras cosas que tendremos que aprender.

Hello Neighbor Análisis 7

Sin ir más lejos, lanzar objetos nos permite romper ventanas o llevar al vecino a otra punta de la casa... o incluso derribarlo temporalmente para escapar. Sobra decir que, si nos pilla, no nos mata ni perdemos nada de lo que hayamos hecho: simplemente, apareceremos fuera de la casa, en ocasiones tras ver una siniestra escena.

Así pues, nuestro personaje puede correr (presionando el gatillo izquierdo), andar sigilosamente, saltar, coger objetos, lanzarlos y usarlos. Interactuando con el entorno puede realizar otras opciones, desde esconderse bajo camas o armarios, a mirar por cerraduras, pulsar interruptores...

Hello Neighbor Análisis 2

Eso sí, aquí no hay nada de combate cuerpo a cuerpo ni armas (más allá de lanzarle una tapa de un cubo de basura o cualquier otro objeto). Todo el juego gira en torno al sigilo, la exploración y la resolución de puzles.

Sobre el papel, la idea sobre la que se articula Hello Neighbor no podía pintar mejor. Colarnos en una casa, buscar llaves y objetos, descubrir donde usarlos... para llegar al sótano. Pero pronto, esa promesa se va deteriorando. Ya no sólo porque no nos digan nada, sino porque además, la lógica para avanzar brilla por su ausencia a lo largo de los tres actos que componen el juego.

Hello Neighbor Análisis 5

No llega al nivel de "usar pollo de goma en polea"... pero casi. Por ejemplo, al principio del juego podremos recoger un imán que tendrá un uso limitado y en un sitio que no estará entre tus primeras opciones ni por asomo. ¿Y que me dices de tirar un objeto cualquiera contra el cuadro de una pared? Pues en un sitio de la casa concreto, tirará la pared abriendo un nuevo camino... Son sólo dos detalles, pero parte de la duración del juego reside justo en eso, en que es un constante ensayo y error sin demasiada lógica.

La misma ilógica impera en el inventario. Podemos llevar hasta cuatro objetos, asociados a las direcciones de la cruceta, que pueden ser desde cuatro cajas enormes (para crear, por ejemplo, una improvisada escalera), a llaves, bolsas de basura... La física de estos objetos también es un poco regulera.

Hello Neighbor Análisis 3

Así, por ejemplo, "fabricar" la mencionada escalera con cajas puede ser otro pequeño infierno: a veces no caerán donde quieres, otras parecen ser ultraligeras y se moverán y caerán en cuanto te pongas encima... y tampoco ayuda el movimiento del niño, que gracias al mejorable control hace que sea sencillo caerte mientras asciendes por la escalera.  

A esto también se suma otro aspecto: el control es malo con avaricia. No solo porque nuestro puntero es diminuto y apenas se ve (y es crucial para apuntar a la hora de interactuar con los objetos), sino que jugando con los Joy-Con, la sensibilidad de los sticks es mala con avaricia y apuntar a un objeto o lugar preciso es toda una odisea.

Hello Neighbor Análisis 6

No es porque los sticks sean malos en sí (cumplen con creces en juegos como Fortnite, sin ir más lejos), y parece más bien o falta de habilidad por parte de Pixel Dynamics, o directamente, hecho a propósito para aumentar la tensión/dificultad. No es algo exclusivo de la versión de Nintendo Switch: casi todas las versiones han tenido un control mejorable.

Es como si alguien hubiera tenido una buena idea (colarse en casa de un vecino, algo que hemos visto hasta la saciedad en el cine), pero lo hubiera ejecutado de la peor manera imaginable. Porque a Hello Neighbor le pasa justo eso: está poco pulido, el desarrollo dista de ser perfecto, y los puzles carecen de lógica.

Hello Neighbor Análisis 8

Incluso la Inteligencia Artificial del vecino, que teóricamente aprende de lo que hagamos, tampoco es la panacea, ni varía tanto el desarrollo (podemos desactivar este "aprendizaje"). Ni los gráficos que, si bien tienen un toque "Pixar" un poco más retorcido, en la versión de Nintendo Switch, que es la que hemos analizado, pecan de planos.

Es como si le faltara una capa de pintura: texturas planas, efectos de luz en tiempo real que brillan por su ausencia, fallos y glitches que afean el resultado final, dientes de sierra generosos... Y, para el final, el último clavo en el ataúd: el precio. Hello Neighbor cuesta 39,99 euros en la eShop de Nintendo, una cifra que a todas luces parece un tanto disparatada para un juego que no está bien rematado. 

Hello Neighbor Análisis 4

Todo esto suma para que Hello Neighbor deje una sensación más bien agridulce, tirando a amarga. Sobre el papel, es un juego con potencial, un survival horror que se aleja de la fórmula del miedo y apela a un público más amplio (no pasa de meter cierta tensión, sobre todo al principio), pero que sus creadores no han sabido encaminar en la dirección correcta. Y es una pena.

Valoración

Un mejorable survival horror para toda la familia que, lejos de asustar, peca de numerosos fallos, desde un mejorable control (que es casi nuestro peor enemigo) a glitches y fallos técnicos que, sin arruinar la experiencia, la afean. ¿Y hemos hablado del plano apartado visual? Sin efectos de luz y sombra en tiempo real, el resultado es "feo".

Hobby

55

Regular

Lo mejor

La idea sobre la que gira es buena. Los gráficos, en plan "Pixar", molan.

Lo peor

La idea está mal ejecutada. El control es bastante malo. Los puzles ilógicos. La IA del vecino, tampoco ayuda.