Análisis de The Last Oricru, un ambicioso action RPG que combina acción soulslike con diálogos y decisiones a lo Mass Effect

The Last Oricru

¿Qué pasaría si mezclásemos las mecánicas de combate de un soulslike con los diálogos y las decisiones con ramificaciones en la historia de un Mass Effect? El resultado es The Last Oricru, y en este análisis os contamos qué tal ha salido.

Si estáis pensado en haceros con The Last Oricru o no habíais oído hablar hasta ahora de este action RPG que ya está a la venta para PS5, Xbox Series X|S y PC, en nuestro análisis de The Last Oricru os contamos si su particular mezcla de géneros merece la pena.

The Last Oricru es el primer videojuego del estudio checo GoldKnights. Pero que eso no os haga pensar que estamos ante una opera prima austera, pues han pisado a fondo el acelerador para ofrecernos un trabajo realmente ambicioso... Quizás, demasiado ambicioso.

VIDEO

The Last Oricru - Tráiler PEGI de la Gamescom 2022

The Last Oricru se puede definir como un juego de rol y acción, pero bastan unos minutos en su singular mundo para descubrir dos facetas muy diferenciadas: por un lado tenemos el sistema de combate con los entresijos habituales de un soulslike y, por otro, los extensos diálogos con decisiones que importan de Mass Effect, Fallout y similares.

Si sentís curiosidad por saber qué tal funciona la mezcla y si merece la pena darle una oportunidad, os lo contamos con pelos (de rata) y señales en nuestro análisis de The Last Oricru.

The Last Oricru presenta un universo donde fantasía y ciencia ficción se funden

The Last Oricru comienza con una premisa de lo más interesante: despertamos en un mundo desconocido donde fantasía medieval y ciencia ficción van de la mano, y no tardamos en descubrir que hemos perdido nuestros recuerdos y... que somos inmortales

Pese a la pérdida de memoria, nos ponemos en el papel de un personaje "fijo" que atiende al nombre de Silver. El único aspecto estético que podemos cambiar es su peinado, a elegir entre dos posibilidades (pelo largo o rapado). 

The Last Oricru

Y aunque nosotros tomamos todas las decisiones, tiene una personalidad bastante marcada (en nuestra opinión un tanto irritante; el tono irónico y los chistes están bien para un rato, pero convertirlo en la única forma de expresión acaba resultando cargante). 

Aun así, Silver es un personaje perfecto para descubrir Wardenia, el mundo donde tiene lugar The Last Oricru, pues su amnesia sirve como lienzo en blanco para el jugador. Junto a él, vamos descubriendo las historia, las reglas y, sobre todo, las razas de este misterioso planeta.

The Last Oricru

Porque por si no tuviésemos bastante con nuestra situación, poco después de despertar descubrimos que Wardenia es víctima de un conflicto entre las dos razas dominantes: los Naboru, de aspecto humanoide, y los Rátidos... con aspecto de rata. A ellos hay que sumarle una tercera facción: una suerte de mutantes cuyo propósito es un misterio.

Como veis, The Last Oricru pone todas las piezas sobre el tablero para invitarnos a tomar decisiones. Y en ese aspecto no decepciona. 

En The Last Oricru, las decisiones importan tanto como los espadazos

Las conversaciones tienen un papel principal en la aventura, con extensos diálogos en los que podemos obtener información adicional que puede servirnos más adelante, para desbloquear misiones secundarias... Así como tomar decisiones de peso que inclinan la balanza de nuestra afiliación hacia un banda u otro.

Y hay cambios sustanciales desde el minuto uno: por poner un ejemplo que tiene lugar en el prólogo, podemos elegir entre unirnos a los Naboru o a los Rátidos, lo que cambia considerablemente los personajes con los que entablamos amistad y los enemigos a los que nos enfrentamos.

No sólo eso, sino que cada facción domina una de las tres escuelas mágicas, por los que en ocasiones nuestra decisiones pueden ir más orientadas a construir a un personaje poderoso, en lugar de atender a motivos argumentales.

The Last Oricru

Y hablando de construir al personaje... Hablemos del combate. Como decíamos, The Last Oricru apuesta por la acción estilo soulslike, lo que significa que tenemos un sistema de combate con ataques que consumen energía, esquivas, volteretas, bloqueos y parrys...

También tenemos un montón de armas diferentes orientadas a distintos tipos de juego, piezas de armadura para cada parte del cuerpo, escudos, habilidades mágicas, peso a tener en cuenta, atributos en los que podemos invertir puntos al subir de nivel... Y por supuesto dejamos caer todas las "almas" al morir, pero podemos recuperarlas si regresamos al lugar donde caímos.

Como veis, sigue el manual del "soulslike" sin saltarse ni una sola regla. El problema es que la acción aqueja una importante falta de solidez. Las animaciones de todos los movimientos son bastante pobres y echamos en falta sensación de impacto en los golpes, tanto al ejecutarlos como al recibirlos.

The Last Oricru

También presenta algunas decisiones de diseño bastante cuestionables, como que haya que mantener presionado el joystick (L3) para correr. Y no, no se puede cambiar desde las opciones. Lo que sí hay que aplaudir es el modo multijugador, pues The Last Oricru nos permite disfrutar de la aventura en compañía de otro jugador, ya sea en cooperativo online o local. Un puntazo.

Podemos decir que el combate cumple para lo que propone, pero si lo que buscáis es un soulslike en condiciones, hay muchísimas opciones más recomendables en el mercado... Y no, no nos referimos sólo a los juegos de FromSoftware.

La parcela audiovisual tampoco es el fuerte de The Last Oricru, pues pese a lanzarse únicamente en PS5, Xbox Series X|S y PC, estamos ante un juego con un apartado gráfico que no está a la altura de los estándares actuales. E incluso así, sufre un molesto y pronunciado stuttering que resulta muy molesto durante los combates... Y no se libra de unos cuantos bugs.

The Last Oricru

En definitiva y para concluir nuestro análisis de The Last Oricru: quizás sus responsables se han pasado de ambiciosos, pues han intentado combinar dos géneros que, de por sí solos, requieren mucha habilidad y no menos recursos. 

Es uno de esos juegos que encajan mejor en un período de "sequía videojueguil"(no es el caso actual, precisamente), pues pese a no jugar en las grandes ligas, su interesante propuesta y su universo pueden "entrar" muy bien bajo las condiciones adecuadas.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Puede que The Last Oricru no sea el juego con el sistema de diálogos más elaborado del mundo, pero lo compensa con un universo único, una historia que atrapa desde el minuto uno y decisiones que importan. Es una pena que el sistema de combate no acompañe y se quede muy lejos de otros soulslike... Aunque al menos cumple su cometido.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Su apasionante universo, mezcla de fantasía medieval y ciencia ficción. Decisiones con mucho peso que alteran la historia. El cooperativo.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El sistema de combate es muy poco sólido; si buscáis un soulslike, hay muchas opciones mejores ahí fuera. Gráficamente pobre. Bugs.

Plataformas:

PC,

PS5,

Xbox Series X

Versión comentada: PS5

Hobby

65

Aceptable

Y además

The Last Oricru

Plataformas:

PC, PS5, Xbox Series X

Lanzamiento: