Análisis de Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10
Análisis

Análisis de Sea of Thieves, la aventura pirata de Rare para Xbox One y Windows 10

Por Martín Amechazurra Falagán

Versión comentada: Xbox One

Sea of Thieves es uno de los grandes lanzamientos de Microsoft para 2018, una aventura de piratas desarrollada por Rare con un fuerte componente multijugador y cooperativo, que cuenta con funciones de juego cruzado entre Xbox One y Windows 10. Nosotros lo hemos analizado alternando entre ambas versiones y en base a los contenidos que posee de lanzamiento, y os contamos a continuación lo que nos ha parecido.

Te despiertas en una taberna de mala muerte, perdida en medio de los mares. Solo, con una jarra repleta de grog a tu lado, sin rumbo ni destino. Tras reponerte de una gran resaca, logras acercarte hasta la playa, donde se ven las velas blancas de tu primer navío. El mar se abre a tus pies, y tu leyenda como pirata no ha hecho nada más que comenzar.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Sea of Thieves es la propuesta más reciente de Rare para Xbox One y Windows 10, y el primer exclusivo de Microsoft en debutar en Xbox Game Pass el día de su lanzamiento. Como parte del programa Xbox Play Anywhere, Sea of Thieves nos permite navegar con nuestros amigos independientemente de que estemos en consola o en nuestro ordenador, para explorar un inmenso mar de ladrones donde la pólvora y los cañones son tan comunes como los plátanos, la música y el buen rollo.

Nosotros hemos analizado el juego en base a sus contenidos de lanzamiento, alternando entre la versión de Xbox One y la de Windows 10 para probar su funcionamiento en todas sus plataformas, y os traemos un análisis con todo lo que trae consigo Sea of Thieves en sus primeros viajes.

Que es mi barco mi tesoro

Como ocurre con tu propio personaje, Sea of Thieves arranca sin un objetivo concreto. Sabes que hay un barco que tripular y un mar que navegar, que cada isla puede esconder algún tesoro, y que cada barco porta a varios jugadores como tú. Comienzas tu aventura activando una de las tres misiones posibles que te dan las tres facciones distintas del juego, levantas el ancla y te echas a la mar. Unas misiones te pedirán que busques un tesoro en alguna isla. Otras, que recojas algunos recursos o animales en las islas de la zona para llevarlos a otro puerto.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Los mejores televisores 4K para disfrutar de Xbox One X

Por su parte, las terceras te pedirán que acabes con algunos enemigos en otra isla distinta. Así, completas tus primeros viajes. Has hecho varias misiones de cada tipo, tu nivel con las facciones ha aumentado, y ahora puedes acceder a misiones de mayor nivel. Aceptas la primera de estas misiones y, para tu sorpresa, es exactamente la misma misión que ya has completado una y otra vez. Y este es uno de los males de Sea of Thieves en su lanzamiento, la falta de contenidos. 

El juego consta prácticamente de tres tipos de misiones diferentes, misiones repetitivas con un desarrollo básico, que nos llevan a visitar una isla u otra, recoger lo que haya que recoger allí, y de vuelta al puerto. A estas tres misiones se le añaden dos actividades como los naufragios, que impresionan la primera vez pero se limitan a bucear y regresar con el botín, y los bastiones de esqueletos, marcados por una nube con forma de calavera, que nos llevan a superar hordas de enemigos para conseguir más botín.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Porque la única recompensa que obtenemos, sea cual sea la misión y sea cual sea el botín, es más monedas de oro para nuestro personaje. Sea of Thieves carece de un sistema de progresión real. Esto ayuda a que cualquier jugador pueda iniciarse en el juego independientemente de las horas que le hayan echado los demás, pero hace que completar más y más misiones carezca de sentido a la larga. Con las monedas podemos adquirir ropa, accesorios, variantes cosméticas de nuestras armas y herramientas y nuevas velas y cascos para el barco.

Sea of Thieves para Xbox One y PC

Algunos elementos son más ostentosos que otros, pero en ningún caso varían la jugabilidad o tus capacidades. No obstante, al carecer el juego de algún tipo de área social donde se congreguen los jugadores, los únicos que verán tu nuevo garfio o tu pistola dorada son tus propios compañeros de tripulación, puesto que los encuentros con tripulaciones rivales acaban por lo general con cañonazos a distancia entre vuestros barcos.

Que es mi dios la libertad

Por supuesto, el aspecto social es clave en un juego de estas características. Para comunicarnos con nuestros compañeros, independientemente del idioma, disponemos de una serie de mensajes contextuales que se adaptan a cualquier tipo de situación posible. Y con cualquier situación nos referimos de verdad a cualquiera, ya sea trimar la vela mayor o avistar un barco en la distancia como hacer un brindis, disfrutar de una canción o avisar a todo el barco de que llevas un pollo o un cerdito en tus brazos.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

También podemos hacer varios gestos y acciones e, incluso, encerrar en la prisión del barco a aquellos tripulantes que se lo hayan ganado a pulso (o a nuestros propios amigos si nos vemos con ganas de fastidiarles). La única pega en este aspecto es que el juego no da la posibilidad de invitar a gente durante la partida por lo que, si están jugando tres amigos (por ejemplo) y se conecta un cuarto, toca abandonar la partida y perder el progreso realizado en la misión activa para volver a entrar como un grupo de cuatro.

Más allá de este escollo, el juego en cooperativo es la gran estrella de Sea of Thieves, y es aquí donde el juego brilla con mayor fuerza. Con dos personas el viaje se convierte en una aventura, y con tres o cuatro pasa ya de una aventura a un desmadre total sobre las olas. El mero hecho de viajar de una isla a otra requiere de cierta comunicación y coordinación entre los distintos jugadores, lo cual le da bastante dinamismo de por sí, pero también están los bailes y la música, los chistes malos, los intentos de vacilar a tus amigos y, por lo general, todo el buen rollo que se genera cuando viajas bien acompañado.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Y no hablemos ya cuando te encuentras con un barco enemigo, de la emoción que generan los primeros cañonazos, las carreras para achicar agua del barco y los intentos de abordaje cuando te disparas a ti mismo con el cañón. O de las aventuras en tierra cuando atracas en una isla para encontrar sus tesoros, y para reventar a tus compañeros cuando pasan cerca de un barril de pólvora puesto con muy malas intenciones.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Sin lugar a dudas, se trata de una de las experiencias multijugador más divertidas de los últimos tiempos, que se centra más en la camaradería, la colaboración y, en general, el buen ambiente, y menos en juntar a un grupo de jugadores simplemente para afrontar un reto. Y esto hace que sea una delicia jugar en compañía, pero también hace que el juego en solitario sea realmente insípido, puesto que le falta la verdadera esencia de la jugabilidad de Sea of Thieves.

Mi ley, la fuerza y el viento

Eso sí, ya juguemos solos o acompañados, Sea of Thieves es todo un espectáculo en cuanto al apartado técnico se refiere. Tal y como os señalamos en su avance, estamos ante la que posiblemente sea una de las simulaciones más realistas que jamás se hayan hecho de los mares, con un oleaje cambiante en función del clima, que mece al barco en los momentos de calma, y lo zarandea con fuerza en las tormentas.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

La iluminación y sus reflejos en el agua hacen que te quedes embobado con cada amanecer y cada atardecer, incluso cuando llevas horas y horas navegando sin parar. Y el propio mar adquiere durante el día unos tonos turquesa con los que es imposible no maravillarse al verlos. Todo el apartado gráfico, desde las aguas diurnas hasta el cielo nocturno, las islas tropicales y nuestro propio barco, muestran un aspecto muy cuidado, con una gama de colores muy viva y alegre que sigue llamando tu atención tras un buen puñado de horas de juego.

Y todos estos elementos muestran un gran detallismo por parte de sus creadores. Las plantas se mueven a nuestro paso y nos ocultan a la vista de los demás, las estrellas se iluminan con la noche y nos permiten buscar el rumbo como en la vida real, y el agua que salta sobre la cubierta con las olas se posiciona allá donde caiga en los tablones, y se forman pequeños charcos de manera dinámica en función de las hendiduras de nuestra cubierta, algo que impresiona de verdad cuando lo ves mientras navegas.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

El apartado sonoro también está muy pulido, y es un verdadero gusto escuchar el sonido de las olas cuando se navega, los ruidos que hacen las maderas de nuestro barco, la música de los acordeones y, en general, todos los elementos sonoros presentes durante cualquier partida. Ya sea en una Xbox One estándar como en Xbox One X, o en la versión de PC con la calidad a tope, el juego presenta un rendimiento muy estable a la vez que te maravilla con sus vistas y sus paisajes.

Mi única patria la mar

En términos generales, Sea of Thieves es una aventura divertidísima cuando se juega en compañía, en especial si lo haces con amigos conocidos, que se ve reforzada por un mundo de colores vivos y vibrantes, bravos mares caribeños y peligrosas islas deshabitadas... Pero que por lo general se encuentra vacío.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Las misiones son repetitivas y poco variadas, sin una sensación real de progresión, y tampoco hay mucho más por hacer más allá de ellas. Además, solo existe un único tipo de enemigo "NPC" más allá de los tiburones o del Kraken (el cual aparece con muy poca frecuencia), que son los esqueletos, con alguna variante entre ellos pero poco más.

Sea of Thieves para Xbox One y Windows 10

Pero esto no significa que sea un mal juego, ni mucho menos. En Rare han creado una base muy sólida para edificar sobre ella una aventura multijugador que perdure. Tanto el apartado técnico como el jugable son de sobresaliente y, según se añada en el futuro más contenidos, más enemigos y más opciones jugables, podríamos estar ante la mejor aventura de piratas jamás creada. Pero en este momento, en su lanzamiento, a Sea of Thieves todavía le queda travesía por delante.

Valoración

Sea of Thieves es una aventura que brilla con fuerza cuando lo juegas con amigos, con un apartado técnico impecable y una jugabilidad muy accesible, pero la falta de más contenidos y de mayor variedad suponen un lastre para la experiencia de juego.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La recreación del mar, las impresionantes vistas del juego, el buen humor y, en general, lo divertido que es jugarlo con amigos

Lo peor

El juego en solitario, la falta de contenidos y de enemigos variados, sin una sensación real de progresión