Sonic Forces
Análisis

Análisis de Sonic Forces para PS4, Xbox One, Switch y PC

Por Daniel Quesada

Versión comentada: Nintendo Switch

¡El mayor héroe del universo Sonic aún no se había conocido y es tu papel crearlo desde cero! El nuevo juego de Sonic nos muestra otra historia épica a Mach 2.

Ay, ay, cuando creíamos que Sonic había vuelto a coger velocidad de crucero, llega el Sonic Team y nos suelta esto. Después del merecido éxito de Sonic Mania, hoy mismo llega a las tiendas el siguiente juego de Sonic the Hedgehog, del cual llevamos hablando varios meses.

Sonic Forces es una entrega que, en cierto modo, continúa lo mostrado en títulos previos como Sonic Colors, Sonic Generations o Sonic Lost World. De nuevo, tenemos un título que aglutina fases en 2D con otras de desarrollo principalmente 3D. A lo largo de 30 niveles, Sonic y sus amigos han de frenar el nuevo plan de Eggman, el cual se ha aliado con un misterioso ser llamado Infinite, que parece ser capaz de alterar la propia realidad.

Sonic volverá a unir fuerzas con el Sonic regordete que conoció en Sonic Generations y, sobre todo, con un nuevo personaje: ¡nuestro avatar! Y es que uno de los mayores incentivos de Sonic Forces consiste en la posibilidad de crear nuestro propio personaje para que sea una parte crucial de la historia, al más puro estilo Dragon Ball Xenoverse.

¡Compra el Monopoly oficial de Sonic Boom!

El editor no tiene un porrón de opciones, que digamos, pero nos permite modificar algunas ventajas del personaje. Así, al elegir la raza del avatar (perro, lobo, conejo, oso, gato, pájaro y erizo) lo vincularemos con ventajas como reiniciar con algunos anillos tras morir, atraer objetos hacia nosotros, realizar un salto doble... A medida que avanzamos en la historia, desbloqueamos prendas de ropa y complementos para dar el look que más nos mole al personaje. No altera su rendimiento, pero siempre mola jugar a los "trapitos" con el personaje.

Así pues, el Sonic "canónico", el Sonic clásico y nuestro avatar serán los personajes que controlaremos en el juego. Cada fase nos obliga a usar un personaje concreto. El Sonic principal puede usar su característico Homing Attack, mientras que el clásico saca provecho del Spin Dash (rodar a toda pastilla por el suelo). Por su parte, nuestro avatar está equipado con un nuevo gadget llamado Wispon que, como supondréis, saca partido a los Wisps que conocimos en Sonic Colors. Al principio, solo tenemos el que usa la habilidad del fuego (nos impulsa hacia arriba), pero poco a poco liberamos otros como el eléctrico, que sigue el camino marcado por los anillos o incluso uno que nos otorga invencibilidad. Aparte de su habilidad especial, todos los wispons nos permiten lanzar un ataque frontal que barre a los enemigos cercanos. Desde el wispon se lanza también un garfio que usamos para acercarnos automáticamente a objetivos cercanos, de forma similar a la del Homing Attack del Sonic actual.

Sonic Forces

Con estas habilidades nos enfrentamos a los niveles que, por lo general, no os llevarán más de un minuto o dos. La dificultad es bastante baja (incluso jugando en difícil, que es la opción por defecto) y, salvo en los últimos niveles, es probable que muráis muy poco. Además de que los retos no son muy complicados, hay bastantes checkpoints, contamos con vidas infinitas y ni siquiera somos expulsados al sobrepasar la tradicional barrera de los 10 minutos en una fase. El reto principal está en acumular el menor tiempo posible por partida y conseguir una puntuación alta al final del nivel. No os costará obtener una A o incluso una S en la mayoría de los escenarios. Para que os hagáis una idea, comenzamos a jugar ayer por la noche y lo hemos acabado este medio día. Y sí, hemos dedicado tiempo a dormir y hasta a tomarnos el vasito de leche.

Sonic Forces

Los más completistas pueden buscar rutas alternativas o picarse para coleccionar las cinco estrellas rojas que hay en cada escenario. Cuanto mejor rindáis, más medallas y prendas para el avatar podréis desbloquear. Una vez acabamos el nivel, accedemos a un mapa del mundo desde el que podemos rejugar los niveles superados o acceder a pequeños retos extra, como fases especiales (que, curiosamente, son las que mejor capturan el espíritu de los Sonic clásicos) o versiones de las fases normales en las que hemos de cumplir una misión de SOS. Por otra parte, si superamos desafíos como usar un determinado movimiento como un personaje, liberaremos prendas extra.

Los 30 niveles nos muestran versiones alteradas de clásicos como Green Hill y Chemical Plant (¡siempre tiran por las mismas, leñe!), en las que veremos algunos tramos que claramente son un homenaje a los juegos clásicos. Los más veteranos también reconocerán algún que otro guiño jugable a Sonic & Knuckles y la presencia, más bien testimonial, del Chaos de Sonic Adventure, el team Chaotix o el propio Shadow.

Sonic Forces

A pesar de esos momentos pensados para los de la vieja guardia, da la sensación de que Sonic Forces es más bien un videojuego para niños. No solo por la escasa dificultad, sino incluso por el enfoque de la historia, que intenta plantear una historia apocalíptica (y algo pasada de rosca, con Amy Rose comandando tropas, por ejemplo) en la que, eso sí, el propio Sonic mantiene su carisma noble pero vacilón. Es de justicia destacar el estupendo doblaje al castellano, en el que tanto Eggman como Sonic o Tails mantienen sus voces oficiales en nuestro idioma.

Lamentablemente, el resto queda bastante por debajo de nuestras expectativas, sobre todo en la parcela del control. Todos los personajes tienen una inercia excesiva que nos impide ser precisos en los movimientos. Vale que esto pasara en el primer Sonic Adventure, pero a estas alturas podían haber limado ese aspecto... Lo más grave es que esa falta de precisión se da incluso en las fases 2D con el Sonic clásico, lo que provoca que la mayoría de las muertes en el juego se deban no tanto a la dificultad de los niveles como a que queremos hacer algo pero nuestro personaje no está de acuerdo.

Además, se nos suele instar a ejecutar movimientos como la patada a ras de suelo o las habilidades del Wispon pero claro, cuando estás corriendo a toda pastilla, la neurona no te da para pensar en botones concretos para funciones concretas. Para cuando estás pensando en "ay, ¿cuál era el botón para eso?" ya te has estrellado. ¿Cuándo les entrará en la cabeza que un Sonic, cuanto más simple, mejor? ¡No hacen falta habilidades "artificiales" para que mole!

Sonic Forces

El apartado gráfico tiene sus pros y sus contras. Algunas escenas de vídeo e incluso interludios en mitad de los niveles muestran planos muy espectaculares, con Sonic o nuestro avatar ejecutando piruetas de lo más locas. Hasta Eggman y sus secuaces quedan muy bien animados. Sin embargo, el diseño de los niveles es en muchas ocasiones desangelado y, de todas formas, como la duración de cada uno es tan corta, tampoco da mucho tiempo a verlos. A pesar de todo, siempre mola ver Green Hill con gráficos actuales.

En definitiva, Sonic Forces tiene algunos destellos que indican que podría haber sido un juego mejor, pero el Sonic Team tiene la incomprensible costumbre de volver a los Sonic más barrocos de lo que necesitan. Menos historias épicas y más fases divertidas, señores, que llevan toda la vida haciendo esto...

Valoración

Hay que verlo como un Sonic pensado para los jugadores más jóvenes, pero aún así arrastra errores de los que el Sonic Team debería haber aprendido hace tiempo.

Hobby

57

Regular

Lo mejor

Ver a todos los personajes icónicos de la franquicia reunidos. Los homenajes a fases clásicas de Sonic. Personalizar a nuestro avatar tiene su punto.

Lo peor

El control es demasiado impreciso en más de una ocasión. Es muy corto y excesivamente facilón.

Y además