Logo Hobbyconsolas.com

Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble, un banquete de plátanos y diversión en Nintendo Switch

Super Monkey Ball Banana Rumble
Foto del redactor Javier Escribano MuñozFoto del redactor Javier Escribano Muñoz

Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble en Nintendo Switch, el primer Monkey Ball nuevo en más de diez años con doscientos niveles endiablados y locura multijugador en su modo batalla para 16 jugadores.

Sega se ha propuesto recuperar sus sagas y personajes más emblemáticos, renovándolos con nuevas entregas que satisfagan a los más veteranos y atraigan a nuevos fans. Hay mucha expectación con sus nuevos Crazy Taxi, Jet Set Radio o Shinobi, aunque Super Monkey Ball es diferente.

En realidad, esta serie de videojuegos de plataformas y habilidad nunca se fue: tuvo una batería de entregas casi anuales, entre las versiones de GameCube, GBA, Nintendo DS, Wii, Vita o 3DS, y tras un parón de un lustro, volvió en 2019 con Super Monkey Ball: Banana Blitz HD.

Dos años después, en 2021, por insistencia de los fans, salió Super Monkey Ball Banana Mania, que era un remake de los dos primeros juegos de la saga. Pero ya iba siendo hora de una entrega totalmente nueva, y ahí entra en escena Super Monkey Ball Banana Rumble, exclusivo de Nintendo Switch.

Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble en Hobby Consolas:

Jugabilidad de Super Monkey Ball Banana Rumble

¿Es tu primera vez con un Monkey Ball? Te explicamos el asunto rápidamente: en esencia, es un plataformas en 3D, pero sin saltar: los monitos protagonistas están dentro de una bola, como los juguetes de las máquinas, y avanzan rodando.

En realidad, técnicamente no movemos a los monitos, sino el escenario: con la precisión del stick (también hay control por movimiento opcional en el menú de opciones) hacemos rodar las bolas por niveles sinuosos, llenos de abismos, plataformas móviles, interruptores, bumpers y toda clase de ingenios que intentan tirarnos al vacío.

Así, hasta llegar a la meta en niveles que no duran más de 60 segundos, aunque muchos los superarás en menos tiempo.

El intríngulis está no solo en llegar a la meta, sino en cumplir tres objetivos adicionales: hacerlo en menos de X segundos, hacerlo consiguiendo al menos X plátanos (la cifra varía en cada nivel) y obtener también el plátano dorado.

Objetivos secundarios que, normalmente, no son compatibles: si quieres hacerlo en el menor tiempo tendrás que sacrificar los plátanos, que a veces están "escondidos" en niveles que no tienen por qué ser lineales y que tendrás que repetir varias veces.

El modo historia tiene 10 mundos y 10 fases en cada uno (tristemente, no hay nada parecido a jefes finales), y lo hemos disfrutado de lo lindo: hay muchísima variedad de mecánicas que no se repiten en exceso y una curva de dificultad progresiva pero pronunciada: el mundo final es una locura... y luego hay una segunda vuelta con fases nuevas.

Super Monkey Ball Banana Mania

Gran parte del éxito de Banana Rumble lo tiene un nuevo movimiento debuta con esta entrega: el Spin Dash, un acelerón que puedes cargar con el botón B y que te impulsa, con frecuencia para saltar desniveles y abismos usando el terreno.

Es un movimiento que casi nunca es imprescindible para pasarse el juego y, cuando lo es, suele ser en momentos más o menos seguros. 

Pero si quieres dominar el juego, da mucho de sí: con un acelerón cargado la dosis justa y usado en el momento adecuado podrás saltar grandes partes del nivel... pero cuidado la inercia luego: vas a caer al vacío muchas veces como no lo uses bien.

Un consejo: pulsar B y mover la cámara con el stick derecho es bastante poco práctico, por no decir absurdo. Desde el menú de opciones, en cualquier momento puedes cambiar la asignación de botones: nosotros pusimos el acelerón al ZR y eso nos solucionó lo que, de otra forma, hubiera sido una pega gorda del juego.

 

Reuniones simiescas: el multijugador de Super Monkey Ball Banana Rumble

Super Monkey Ball Banana Rumble

Como es habitual, el modo historia es solo una de las patas del juego. La otra pata es el multijugador, que en Banana Rumble se ha potenciado con modos tanto en local como online.

La principal novedad es poder jugar en modo cooperativo a todo el modo historia, y esto puedes hacerlo tanto local como online para hasta 4 jugadores. La gracia está en dividir el trabajo a la hora de reunir todos los plátanos y el plátano dorado, pero al final todos los jugadores se lo tienen que pasar. 

Llegar todos a salvo a la meta tiene mucha emoción, pero se nota que los niveles están hechos para un solo jugador: en nuestra opinión, no tiene demasiado fuste jugar a algo así en cooperativo, pero bien está que haya esa opción.

Super Monkey Ball Banana Rumble

Por otro lado, el nuevo modo batalla admite hasta 16 jugadores a la vez online (puedes jugar contra la CPU también), en cinco modos de juego diferentes.

Los hay de conseguir muchos plátanos o una especie de batalla campal luchando contra robots que nos recuerda un poco al modo batalla de un Mario Kart, o un divertidísimo modo Carrera, que con escenarios largos y llenos de peligro, y con 16 jugadores, recuerda mucho a Fall Guys.

Aunque nuestro favorito es Fiebre de metas, que es como un juego de feria gigante y tienes que obtener puntos "encestándote" en agujeros con puntuación, y es la mezcla perfecta entre estrategia y habilidad sin ser demasiado caótico (porque en este modo los fps pegan un bajón considerable).

¿Es difícil Super Monkey Ball Banana Rumble?

Super Monkey Ball Banana Mania

Algo que caracterizaba a los Monkey Ball desde los tiempos de GameCube, y que fue limado en los recientes remakes, es su elevada dificultad, sobre todo para un juego de aspecto tan infantil.

En Banana Rumble hay un cambio claro en ese sentido: se han desechado por completo las vidas, algo que impacta la jugabilidad en dos cosas: reduce la presión de acumular compulsivamente todos los plátanos (salvo para cumplir los objetivos secundarios), cosa que agradecemos; y, evidentemente, relaja la experiencia global al dar igual las veces que morimos.

 

Esto, que quita algo de presión, no necesariamente hace que el juego sea más fácil. Más bien al contrario: fomenta el perseverar para conseguir todos los logros de cada nivel, que se permiten ser más difíciles, sin importar cuantas veces reinicies el nivel.

Lograr el plátano dorado de algunos niveles, incluso en los primeros mundos, requiere un pulso de cirujano para no caerse, mucha sangre fría y concentración... pero también arrojo y valentía para atreverse con saltos casi imposibles (con el acelerón).

En general, pasarse los niveles es sencillo, pero conseguir los tres objetivos adicionales es otra cosa: con frecuencia, hay una enorme distancia entre la dificultad de llegar a la meta (por lo general fácil) y la dificultad en llegar a la meta con el plátano dorado o todos los plátanos en un mismo nivel. Y eso nos encanta.

Super Monkey Ball Banana Rumble

Lo que está garantizado es que nadie se quedará atascado, con dos ayudas: si mueres varias veces, te ofrecerán una guía, un "fantasma" que te indica el camino óptimo para pasarse el nivel y puedes imitar (y puedes rebobinar).

Y si aún así se te resiste, desde el menú de pausa y de ayuda podrás seleccionar dar por completado el nivel y pasar al siguiente

La única penalización es perder puntos y que no conseguirás más puntos, que son la moneda para comprar accesorios, ropa y elementos cosméticos en la tienda: hay más de 300 opciones para vestir a los monos como AiAi, y hay varios personajes jugables... pero avisamos, los cameos de Sega, como Sonic, son de pago, a diferencia de lo que ocurría en el anterior.

 

Duración de Super Monkey Ball Banana Rumble

Super Monkey Ball Banana Rumble

El modo historia de Super Monkey Ball Banana Rumble tiene cien niveles en diez mundos. Y los dos últimos mundos, el último en particular, es muy difícil: seguro que repetirás muchos de esos niveles una y otra vez.

Pero, como dijimos arriba, el juego tiene ayudas para evitar que nadie se quede atascado, incluyendo saltarse el nivel por completo pagando puntos.

Así mismo, aunque la mayoría de niveles sean relativamente fáciles de pasar, conseguir los objetivos adicionales como hacerlo rápido o con la banana dorada multiplica la dificultad por dos y por tres, y por cuatro...

Super Monkey Ball Banana Rumble

Los niveles, eso sí, no dejan de ser de menos de un minuto todos. Llegar a los créditos puedes hacerlo en dos horas... aunque luego hay otra vuelta con cien niveles nuevos. 

Pero si quieres perseverar y conseguirlo todo, o todo lo que aguantes sin lanzar la Switch por la ventana de desesperación, de nuevo puedes multiplicar esa duración por tres, por cuatro, por cinco...

Y luego está el modo multijugador, que es extenso, la enorme cantidad de camisetas, sombreros y bolas que comprar a los monos, los desafíos, los ránkings mundiales... Super Monkey Ball Banana Rumble es muy generoso.

Precio y plataformas disponibles

Super Monkey Ball Banana Rumble es exclusivo de Nintendo Switch, del todo: no está ni siquiera en PC (por ahora al menos, en su fecha de lanzamiento que es el 25 de junio de 2024).

Se vende en formato físico y digital al precio de 49,99 euros. Pero ojo, que tiene DLC de pago, y no pocos: 15 packs de personalización de personajes, y seis personajes invitados de Sega (Sonic, Tails, Knuckles, Amy, Axel y Beat) a 5 euros cada uno, o en un SEGA Pass de 25 euros.

Afortunadamente, nada de contenido jugable en los DLC, pero nos parece un precio desorbitado para contenido "fan service" que debería ser desbloqueable dentro del juego...

Super Monkey Ball Banana Rumble es ideal para hacer el mono con tu Switch en verano

Super Monkey Ball Banana Rumble

Super Monkey Ball Banana Rumble nos ha gustado mucho. El añadido del Spin Dash abre muchas oportunidades jugables en 200 niveles con una gran variedad de mecánicas e ingenios y una dificultad muy escalable.

Hay desafíos para volverse loco, francamente desesperantes, pero con sus sistemas de ayuda nadie se quedará atascado: si te desesperas es porque quieres (y, en cierta forma, siempre ha sido parte de la gracia de Super Monkey Ball: cuando completas el nivel que tanto se te resistía, la satisfacción es enorme).

Si es tu primera vez, hay que avisar que controlar a una esfera puede no ser del agrado de todo el mundo: no es un juego de plataformas al uso. 

Pero eso es justo lo que hace especial a Monkey Ball, y esta entrega, la primera nueva en más de diez años, es muy generosa en cuanto a contenido, tanto individual como multijugador, incluyendo local y online.

¿Pegas? Gráficamente es muy poco ambicioso, tirando a soso. El modo batalla también "rasca" mucho en rendimiento y quizás algunos echen en falta más minijuegos, como en entregas anteriores. 

Pero, sin ser muy innovador, Super Monkey Ball Banana Rumble es uno de los entretenimientos más recomendables que puedes llevarte de vacaciones en tu Switch este verano. Mucho mejor que darle a la otra "banana"...

Conoce cómo trabajamos en HobbyConsolas.

VALORACIÓN:

Super Monkey Ball Banana Rumble es un buen paso adelante en la saga, con pocos cambios pero muy acertados: el movimiento Spin Dash enriquece la jugabilidad y su muy flexible dificultad garantiza desafíos endemoniados sin que nadie se frustre. Súmale modos multijugador generalmente divertidos y la diversión está garantizada todo el verano.

LO MEJOR:

200 niveles muy variados. Dificultad regulable, con desafíos muy chungos pero nunca estarás atascado. ¡Modo batalla bastante divertido!

LO PEOR:

Gráficamente es muy discreto. El cooperativo no aporta demasiado. El precio de los DLC: si quieres a Sonic, a pagar...

Plataformas:

Nintendo Switch

Versión comentada: Nintendo Switch

Hobby

80

Muy bueno