Ir al contenido principal
Valoración Tails of Iron
Análisis

Análisis Tails of Iron para PS5, PS4, Xbox Series X|S, One, Switch y PC - Una grata sorpresa que no "ratonea" en virtudes

Versión comentada: Nintendo Switch

En el análisis de Tails of Iron para PS5, PS4, Xbox Series X|S, One, Switch y PC os contamos si este cuento de ratones y ranas con regusto soulslike merece o no la pena, aunque ya os adelantamos que puede ser una de las pequeñas sorpresas indie del año...

Hay juegos que salen más o menos de la nada, sin hacer mucho ruido, sin mucha pompa, pero que encierran una enorme calidad, innovan en algún aspecto o despuntan por algún motivo, y eso hace que merezcan toda nuestra atención.

Esta semana lo hemos visto con TOEM, y ahora, y ahora, como vamos a ver en este análisis de Tails of Iron para PS5, PS4, Nintendo Switch, Xbox One Series X|S, Xbox One y PC, también. De momento os dejamos con el último trailer, para ir calentando motores... 

Estamos hablando de un juego creado por Odd Bug Studio, un pequeño estudio indie formado en 2014 por tres estudiantes y que ahora ha duplicado su tamaño para crear Tails of Iron, un juego de acción con toques RPG y soulslike, y pequeñas pinceladas de plataformas.

Ya lo dijimos en nuestras primeras impresiones, que Tails of Iron podía convertirse en una de las sorpresas más agradables de 2021, al menos en lo que respecta a títulos indie. Ahora, con el juego terminado en nuestro poder, ¿merece la pena? ¿realmente nos ha conquistado? Vamos a verlo...

Tails of Iron adopta el formato de un cuento o historia narrada que bebe de la saga de libros juveniles Redwall, protagonizada por ratones, pero uno con tintes de fantasía oscura y un pelín mas "sangrienta". El narrador es Doug Cockle, Geralt de Rivia en la saga The Witcher, y su voz le sienta de fábula al juego. 

En el papel de Redgi, el joven príncipe heredero de las ratas, nos tendremos que enfrentar a las ranas y otras criaturas, enemigas acérrimas del reino ratonil, para recuperar la corona, debilitada tras muchos años de paz y un rey envejecido.

Opinición Tails of Iron

Así pues, nuestra aventura comienza con Redgi tras recibir la corona. Una rata pequeña, y menos corpulenta que sus hermanos, pero que acepta la carga de su destino. No obstante, durante su formación como regente, las ranas invaden el reino y arrasan a su paso con todo, dando a Redgi por muerto.

Por suerte, no es ese el caso, y tras recomponerse, se dedicará en cuerpo y alma a recuperar su reino y corona, enfrentándose a todo tipo de amenazas y ayudando a los supervivientes a levantarse y reconstruir y proteger su reino. Sí, Tails of Iron es una historia de venganza y superación, temas bastante sobados en aventuras, tanto literarias como en videojuegos.

Tails of Iron review

El desarrollo de Tails or Iron es el propio de una aventura 2D con scroll lateral, en la que el peso recae sobre la acción y los combates, aunque no descuida otros aspectos y elementos de otros géneros, como el RPG.

La acción de los combates bebe de los soulslike , con acciones como rodar, poder equipar un escudo para bloquear y hacer desvíos, o la presencia de ataques que sólo podrás esquivar, alejándote rápido o rodando por el suelo con el botón dedicado (una pulsación para alejar, dos rápidas para rodar).

Análisis Tails of Iron Nintendo Switch

La vena RPG también se nota en una amplía selección de armas (una mano, dos manos y larga distancia), entre las que es posible encontrar espadas, espadones, lanzas, mazas, arcos... 

Podemos cambiar entre las armas de una o dos manos pulsando un botón, y atacar con las de una mano con L1/LB y las de dos manos con el gatillo derecho y otro para disparar el arco.

Cada una de las armas cuenta con unas estadísticas únicas (daño, criaturas con las que tiene algún tipo de bonus, peso que suma al equiparla...), además de poder crear equipo propio si tenemos los materiales necesarios. ¿A que no "ratonea" en posibilidades"?

Podemos llevar siempre equipada un arma de una mano, otra de dos manos y una última de larga distancia, así como distintos elementos protectores, como cascos, corazas y escudos, cada uno con varias subclases según su peso, entre los que hay prendas ligeras (bandanas, protecciones de tela...), de peso intermedio o pesadas (yelmos, armaduras...).

Pese a su aspecto, el combate de Tails of Iron tiene su miga, y en los primeros compases, y con los jefes, es probable que muráis unas cuantas veces. Es uno de esos juegos en los que hasta un enemigo menor, o grupo de ellos, puede liártela si no estás muy atento.

Pero que quede claro: Tails of Iron no es un juego fácil, pero no es injusto. Sólo hay que cogerle el punto a sus indicadores (las marcas que anteceden los ataques enemigos) y no aporrear los botones a lo loco. Tiene un toque táctico, que requiere timing y paciencia; a fuerza bruta no llegaréis muy lejos.

Además, contamos con una cantimplora que, como los viales de sangre de Bloodborne, nos permiten recuperar vida cuando las cosas se ponen feas... aunque mientras bebemos quedaremos expuestos.

Tails of Iron Nintendo Switch

No soy especialmente bueno en los soulslike, y quizá el tono general de Tails of Iron es más asequible, pero morir, morirás unas cuantas veces, hasta que le pilles el punto a los jefes. Quizá sea una gran punto intermedio, para quienes la dificultad de los Dark Souls y cia es desesperante, y buscan algo más digerible, pero sin perder ese punto de desafío. 

Además, en cierta medida también nos ha recordado a Hollow Knight, no sólo porque no es un juego fácil o su cuidada estética, también por detalles como sentarnos en bancos, barriles y otros lugares señalizados con una lámpara para guardar la partida.

Merece la pena Tails of Iron

Pero su fórmula no es tan "metroidvania" como en el juego de Team Cherry. Sí, en determinados puntos podemos tenemos que volver atrás, hay viaje entre las distintas zonas interconectadas, algún que otro momento "plataformero" (no abundan) o podemos interactuar con el entorno para recoger materiales, subir por una escalera o descender a un sótano, impulsarnos entre paredes para alcanzar un altillo...

También hay NPCs con los que hablamos para hacer avanzar la historia. Bueno, más que hablar, sueltan unos grititos de rata que tienen su reflejo en bocadillos con ilustraciones que nos dan las pistas de hacia donde ir, qué necesitamos (llaves, principalmente) o con quien hablar. Son simpáticos.

Análisis Tails of Iron

Pero tranquilos, que aunque no habléis ratonil, es difícil quedarse atascado explorando su mundo. Algún personaje o detalle, siempre nos indicará por dónde seguir.  

También existen tablones de anuncios en los que, de cuando en cuando, aparecen tareas secundarias, como limpiar una zona de enemigos, lo que nos ayuda a conseguir mejor equipo, dinero o materiales, con los. En ocasiones implican visitar de nuevo alguna zona por la que ya hemos pasado.

Este desarrollo de Tails of Iron da para 10-12 horas, más o menos, dependiendo lo bien que comulgues con su sistema de combate o lo torpe que seas con los soulslike. Si eres un hacha con el género, quizá puedas pulirte la historia en 8 horas. Si eres un manta, lo mismo superas las 12 horas... 

No es una duración extremadamente larga, y el único lunar que podemos reprocharle es que hay poca variedad de situaciones, comprensible y perdonable hasta cierto punto viniendo el juego de un estudio pequeño.

Opinión Tails of Iron

El núcleo de Tails of Iron gira en torno a combatir enemigos cada vez más duros, con estrategias y combinaciones de armas y objetos distintos, y no se aleja mucho de esa idea. No hay misiones que amplíen ese espectro, ya sea para sabotear las fuerzas de las ranas, ni infiltración, ni nada en ese estilo. 

De hecho suele redundar sobre ideas como rescatar aliados, limpiar una zona concreta de enemigos, vencer a jefes... y más bien poco se sale de esas ideas. Ni siquiera en las opcionales, que tampoco son tareas memorables.

Por suerte, cuando termines la historia de Tails of Iron, podrás seguir jugando para disfrutar de su contenido extra o "endgame", que nos permitirá seguir poniéndonos a prueba y conseguir mejor equipo o terminar de conseguir todas las recetas o cosas que nos falten...

Análisis Tails of Iron Nintendo Switch

Y si a la hora de jugar la propuesta de Tails of Iron es  entretenida, funciona y engancha hasta el final, espera a ver su parcela técnica, porque es puro espectáculo, como estuvieras viendo una "ilustración viva", que se mueve.

Tanto los personajes como los escenarios destilan un gusto exquisito, con un sobresaliente uso de la luz que le da un toque tenebroso cuando lo requiere, y que ayuda a recrear un mundo decadente, y dominado por una poderosa amenaza.

Podríamos seguir hablando de detalles como las animaciones, como las ejecuciones, o detalles como los salpicones de sangre "batracia" que encharcarán a nuestro personaje y su equipo. Es un detalle menor, pero hace que el mundo, aunque sea como un cuento, sea "creíble".

Es un juego que entra por los ojos, y que en Nintendo Switch, donde lo hemos jugado, rezuma calidad jugando en modo portátil. Es como si estuvierais viendo un cuento, pero uno sumamente bello, y al mismo tiempo desgarrador y cruel.

Dicho todo esto, Tails of Iron es otra de esas sorpresas con las que nadie contaba y que merece ser conocida, probada y disfrutada. Una pequeña joya que no descuida nada, ni la parcela visual, ni la jugable, aún con la ausencia de una mayor variedad de situaciones jugables, para ofrecer una aventura que atrapa de principio a fin.

Se le puede reprochar que muchas de las ideas sobre las que se sustenta se han visto antes, pero sería ser un poco "rata", si me permitís el mal chiste, porque sí que consigue plasmarlas con su propio estilo y sabor. Y no es moco de pavo para un equipo tan pequeño. 

Sin ningún tipo de duda, me encantaría volver en el futuro a este universo, precioso pese a su tono oscuro, porque potencial para ello tiene de sobra, sobre todo si regresa con una mayor variedad de situaciones. Pase o no en el futuro, de momento, esta pequeña joya se sumará a mi colección, que saldrá en formato físico la semana que viene de la mano de Meridiem...

Valoración

Tails of Iron es una grata sorpresa indie que conectará con los amantes de las aventuras y la acción con sabor soulslike, que sólo peca de no presentar demasiada variedad y que, por momentos, puede resultar difícil, aunque nunca resulta injusto o tramposo. Y todo con unos preciosos gráficos que remiten a los cuentos ilustrados.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Buen sistema de combate y dificultad alta, por momentos, que no se siente injusta. Preciosos gráficos de cuento, con detalles de gran calidad.

Lo peor

Escasa variedad de situaciones, gira principalmente sobre el combate de enemigos cada vez más duros. Picos de dificultad en jefes concretos.

Y además