Yoshi's Crafted World
Análisis

Análisis de Yoshi's Crafted World para Nintendo Switch

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Con nuestro análisis de Yoshi's Crafted World os vamos a contar si uno de los primeros grandes exclusivos de 2019 es un plataformas a tener en cuenta, si merece la pena y en todo lo que se diferencia de los anteriores juegos protagonizados por el adorable dinosaurio de Nintendo.

Hace casi cuatro años, en 2015, Good-Feel rubricó un soberbio plataformas para Wii U, Yoshi's Woolly World, con el que el dinosaurio de Nintendo volvía a protagonizar un juego tras casi 8 años en el dique seco (desde Yoshi's Universal Gravitation para Game Boy Advance, para ser exactos).

Por suerte, esta vez hemos tenido que esperar mucho menos para volver a encontrarnos con Yoshi, una de las criaturas más encantadoras y menos explotadas como protagonista del universo Nintendo. Apenas han pasado dos años desde Poochie & Yoshi's Woolly World, la versión ampliada del juego de Wii U, y ahora regresa con otro sobresaliente plataformas, repleto de ideas propias.

¿Problemas de almacenamiento en Switch? Amplia su capacidad con estas tarjetas microSD

A primera vista, podría parecer que Yoshi's Crafted World, o "mundo hecho a mano", solo sustituye la lana del anterior título por el cartón, el celo, las pinturas y otros materiales que se utilizan normalmente en las manualidades. Pero el cambio es mayor de lo que pueda parecer a primera vista...

Desde el punto de vista jugable, Yoshi's Crafted World mantiene el estilo de anteriores títulos del personaje. Es un plataformas 2D puro y duro, con unas mecánicas y controles que a muchos resultarán familiares: si engullimos enemigos los convertimos en huevos que podemos lanzar, si mantenemos presionado el botón de salto "flotamos" unos instantes, podemos caer "de culo" para causar más daño... os suena, ¿verdad? 

Yoshi's Crafted World review

Incluso se mantiene la opción de activar un modo Relajado, que nos da ciertas ayudas, como unas alitas que nos permiten flotar en el aire de manera indefinida... algo que sin duda ayudará a los más pequeños y/o menos expertos en el género en los niveles más complicados.

Pero, lejos de quedarse ahí, el juego introduce un componente 3D muy bien calculado, que añade un plus más profundidad al juego. Aunque siempre nos movemos en un plano 2D, al llegar a determinados puntos de muchos niveles, podemos andar hacia la cámara o "alejarnos" hacia el fondo, para explorar otros caminos y, por ejemplo, buscar un objeto que necesitamos para avanzar en el camino central.

Es decir, dentro de la linealidad 2D, muchos niveles cuentan con distintos planos o caminos que le dan más profundidad. Esto, unido a que los fondos esconden coleccionables y objetos de todo tipo con los que podemos interactuar lanzando huevos, añaden una capa más a la jugabilidad no vista en otros juegos de Yoshi. 

Pero, más allá de estas constantes y novedades, Yoshi's Crafted World vuelve a ser una lección magistral de cómo diseñar un plataformas 2D. Puede que sea un género visto hasta la saciedad, pero lo último de Good-Feel se las ingenia que cada nuevo paso sea una pequeña pero muy agradable sorpresa.

Yoshi's Crafted World review

El juego está compuesto por un total de 50 niveles, agrupados en pequeñas áreas temáticas, como la región ninja, espacial, veraniega, selvática, floral... de no más de 3 niveles. Casi todos consisten en llegar desde el punto de salida a la meta, aunque como veremos un poco más adelante, lo que tenemos que hacer "entre medias", varía sensiblemente en cada caso.

Porque, aunque las plataformas son las protagonistas, saltar no es lo único que haremos. Hay niveles de salto puro y duro, por supuesto; también jefes finales. Pero muchos niveles introducen mecánicas únicas, que hacen que la experiencia se mantenga variada de principio a fin.

Hay niveles en los que "manejamos" un vehículo, como el avión que mencionamos en nuestro avance del juego, o un coche solar con el que debemos evitar las sombras para llegar primeros a la meta. En otros, debemos evitar la luz para no activar unos robots que nos perseguirán incansablemente. En otros, debemos recorrer el cauce de un río usando nenúfares y evitando un tragón pez... o incluso huir del esqueleto de un dinosaurio que nos persigue.

Son sólo tres ejemplos, pero hay más: participar en una galería de tiro a bordo de un tren en marcha, atravesar aros en un límite de tiempo... Algunos de estos niveles son "retos" (palabra que aparece hasta en el nombre del nivel), indicando que debemos intentar batir unos tiempos o puntuaciones. ¿Por qué? Pues porque dependiendo de nuestro resultado, conseguiremos más o menos flores, que es el coleccionable más importante del juego. 

Yoshi's Crafted World review

Estas flores son "la moneda de cambio" para que, llegados a determinados puntos del mapamundi (o mundo central desde el que accedemos a los niveles), podamos desbloquear el camino que nos da acceso a nuevas regiones o zonas. En todos los niveles, sean retos o no, hay un número variable de flores y, cuantas más busquemos y consigamos, más sencillo resultará nuestro avance (si no, tendremos que rejugar los niveles para conseguir más).

Algunas flores están escondidas en puntos de difícil acceso en los niveles, otras sólo aparecerán al disparar a una nube oculta (que se revela al pasar por encima de su escondite), algunas las conseguiremos al realizar una acción muy específica, como recoger una serie de monedas azules en un tiempo limitado... como ves, la variedad está servida dentro de cada nivel.

Además, otras flores se corresponden con tres retos fijos de cada nivel, y las conseguiremos al recoger 100 o más monedas, llegar a la meta con los 20 puntos de vida intactos (los niveles tienen checkpoints y nubes para recuperar algunos puntos de vida) y recoger 20 monedas rojas, que son como las monedas "normales", pero situadas en puntos algo más escondidos o que requieren hacer algo especial.

Así pues, aunque superar los niveles es una tarea relativamente sencilla en la mayoría de los casos (algo de lo que hablaremos más adelante), completarlos al 100% es harina de otro costal. Algunos niveles son más fáciles que otros, pero encontrarlo todo, requiere más de una intentona.

Yoshi's Crafted World review

Y, aún hay más: todos los niveles, una ver superados (no al 100%) ofrecen un desafío más. Como si del "reverso" del cartón se tratara, podemos jugar una "cara B" del nivel en la que nuestro objetivo es encontrar a tres Poochie cachorro escondidos por el escenario, y cada uno nos reportará una flor adiicional (y si superamos el nivel en un tiempo límite, otra flor más). Algunos Poochies aparecen correteando, otros están en zonas de difícil acceso, otros sólo podemos recogerlos lanzando un huevo...

¿Más? Cuando completamos una región, un personaje nos pedirá que completemos encargos extra, como encontrar en los fondos una serie de manualidades (una casa hecha con una botella, 5 gaviotas...) que también nos reportará una flor por cada una de estas tareas completadas.

Yoshi's Crafted World review

Hasta los propios jefes finales de Yoshi's Crafted World, que son ingeniosos puzles en sí mismos, podemos rejugarlos una vez superados, para enfrentarnos a nuevos desafíos como realizar una acción especial (del tipo "golpearlos por la espalda") o vencerlos en un tiempo límite. Como ves, todo ha sido pensado y diseñado para ser rejugable a más no poder.

¿Y hemos dicho que las monedas que recogemos en los niveles tienen un uso? Pues efectivamente, lo tienen. En cada región suele haber una máquina, con 10 bolas de premio, con precios que van entre las 100 y las 250 monedas. Cada bola encierra una manualidad para vestir a Yoshi, que van desde el más simple de los coches a animales vacas, bollos, criaturas del juego, tapones...  Desbloquearlos todos (178 en total) es otra de las tareas que requiere tiempo y dedicación. Si tienes amiibos, además podrás desbloquear más trajes,

Yoshi's Crafted World review

Como hemos adelantado, Yoshi's Crafted World es un juego bastante asequible por regla general... aunque eso no quiere decir que sea fácil. Terminar la historia puede llevar unas 10-12 horas, pero ni de lejos tendrás todos los niveles al 100% y tampoco habrás visto el final auténtico del juego.

Y es que, al igual que Super Mario Odyssey, tras ver el vídeo con los créditos, desbloquearemos una nueva zona, con los últimos cinco niveles (que cierran los 50 que hemos mencionado) y una dificultad más marcada, que requiere más precisión en el salto, y que además nos obligará a acumular bastantes más flores para desbloquear cada nuevo nivel.

Yoshi's Crafted World analisis

Un desafío para completistas que, al final, borra de un plumazo esa sensación de ser un juego fácil. Terminarlo no es difícil, verlo y conseguirlo todo, una tarea que sólo estará al alcance de los más pacientes y hábiles porque, como hemos dicho, recoger algunas flores requiere habilidad.

Añade a la fórmula un modo cooperativo local para dos jugadores, que podemos compartir con un amigo en modo sobremesa (y TV, claro), usado cada jugador un Joy-Con, y el resultado es una experiencia francamente disfrutable

Yoshi's Crafted World review

Por todo esto, Yoshi's Crafted World es un ejemplo más de la maestría de Nintendo, y sus estudios asociados, a la hora de crear nuevos juegos de plataformas. Un género visto hasta la saciedad, pero que sigue reinventándose e incorporando ideas y estéticas únicas.

Con esta nueva entrega, el cartón deja de ser exclusivo en Nintendo Switch de Nintendo Labo, y lo pone al servicio de unos mundos y niveles sencillamente adorables, ingeniosos y bellos, fusionándose con otros materiales para crear todo tipo de ambientaciones, todas ellas muy logradas.

Yoshi's Crafted World review

Así, tan pronto podemos estar explorando una fábrica industrial, como recorriendo el espacio (con gravedad modificada) o visitando niveles más "terroríficos". Todas esas zonas destilan un enorme mimo, y ponen en pantalla, materiales, texturas y manualidades que casi se pueden "tocar", y que además desprenden un ingenio reseñable, que resulta especialmente evidente en las secuencias de vídeo, previas a los jefes finales (y que no os mostramos por no destripar nada).

En este sentido, aunque el juego es como un cuento "pop up", la historia resulta bastante tontorrona, una mera excusa para lanzarnos a la aventura. Los diálogos, aunque simpáticos y muy bien localizados al castellano, siguen también en esa línea. 

Yoshi's Crafted World review

Por último, la banda sonora, como suele ser en todas las producciones de Nintendo, es pegadiza hasta decir basta. Entre sus 20 temas es difícil encontrar uno que flojee... y pronto te verás tarareando sus temas sin querer. O incluso replicando los sonidos y vocecillas de Yoshi (como ya hace mi hijo). En la parcela sonora, poco que objetar. 

Por todo esto, Yoshi's Crafted World se destapa como un completísimo y divertido plataformas, con capacidad para sorprender con sus variados niveles y desafíos, y con dos "niveles": uno asequible que permitirá a cualquiera disfrutarlo y superarlo y uno más exigente para quienes quieran ir a por el 100%.

Se le puede reprochar que el control presenta pocas novedades, que su historia es flojilla, que algún jefe final hubiera estado bien... pero desde la distancia, y con el juego reposado, es un magnífico plataformas que viene a recordarnos que en los desarrollos 2D no todo está dicho aún.

Valoración

Yoshi's Crafted World no sólo sustituye la lana por el cartón y las manualidades para ofrecer un adorable plataformas, sino que además logra ofrecer un variadísimo desarrollo, repleto de sorpresas y mecánicas, muy disfrutable y con cooperativo local. Un magnífico plataformas que nos recuerda que en los desarrollos 2D todavía no está todo dicho.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Visualmente es una delicia. Cada nivel "es un mundo" en sí mismo. Con niveles muy variados y cooperativo local. Siendo 2D, su uso de "las 3D".

Lo peor

El nivel de desafío se mantiene bajo durante buena parte del juego. El control de Yoshi presenta pocas novedades. Historia de fondo un poco simplona.