A.O.T. 2: Final Battle
Análisis

AOT 2: Final Battle, análisis de la nueva edición de Attack on Titan 2

Por Jesús Delgado

Versión comentada: PS4

Analizamos AOT 2: Final Battle, la nueva edición del videojuego de Attack on Titan 2 de Omega Force y KOEI Tecmo. Esta expansión introduce elementos de la temporada 3 del anime de Ataque a los Titanes, basado en el manga de Hajime Isayama, así como nuevo armamento y opciones. Pero... ¿merece la pena AOT 2 Final Battle si tienes la anterior edición? ¿Y si no la tienes? Son algunas de las respuestas que os vamos a dar con este análisis.

Ataque a los Titanes (Attack on Titan/Shingeki no Kyoji) ha visto concluida la emisión, recientemente en Japón, de su tercera temporada. Coincidiendo con el cierre de esta etapa de las aventuras de Eren Jaeger (o Yeager) Omega Force y KOEI Tecmo lanzan ahora la expansión dedicada esta temporada 3 del anime para el último juego, que también cuenta con nueva edición "completa": AOT 2: Final Battle, que podemos disfrutar en PS4, Nintendo Switch, Xbox One y PC.

Así, mientras el juego base de Attack on Titan 2 cubría las dos primeras temporadas del anime, es decir, desde la caída de Shiganshina hasta el de El duelo de los titanes, la nueva expansión Final Battle introduce como escenario para el juego los eventos de la temporada 3 de la serie: los arcos de El golpe de EstadoEl regreso a Shiganshina.

Consigue ya la primera parte de la temporada 3 de Ataque a los Titanes en Blu-ray

¿En qué se traduce esto? Para empezar, en la inclusión de dos nuevos de juego, dedicados expresamente a los nuevos arcos argumentales narrados en el anime. Y, para continuar, en un nuevo arsenal para que los jugadores salgan al exterior de los muros, armados hasta los dientes, a cazar titanes.

Y no nos referimos únicamente a las nuevas armas que se presentan en esta temporada del anime y en estos arcos del manga original, también en algunos añadidos originales, cortesía de Omega Force, desarrolladores del juego.

A.O.T. 2: Final Battle - Galería de imágenes

¿Quieres saber más? En los siguientes párrafos te contamos los puntos fuertes y los talones de Aquiles de esta nueva expansión de AOT 2, realizada en clave de enorme DLC que, sospechamos, hará las delicias de aquellos que se pusieron muy contentos con el anuncio de la renovación del anime de Shingeki no Kyoji por una cuarta y última temporada.

"Para superar al enemigo debemos cambiar nuestra forma de pensar"

Ante todo, hemos de entender una premisa clara: AOT 2: Final Battle no es un juego nuevo, más bien es una expansión o DLC a la vieja usanza. Es decir, implementa nuevo armamento y mecánicas y también más niveles y modos de juego a un juego existente, que necesita para funcionar. Dicho esto, a nivel técnico y visual, salvo matices que luego haremos, poco podemos añadir a lo que ya se puntualizó en nuestro análisis de Attack on Titan 2. En lo bueno, el juego sigue siendo muy bueno, y en lo malo... digamos que podría mejorar.  

Es decir, si os cansaban los niveles repetitivos, con las mismas mecánicas, consecución de objetivos y estrategias, no esperéis que Attack on Titan 2: Final Battle obre algún tipo de milagro. A pesar de las novedades, el juego sigue siendo algo monótono y reiterativo una vez se pasa una cierta curva de aprendizaje. A esto se suma el hecho de que la expansión, que puede adquirirse si ya tienes el Attack on Titan 2 original, es algo caro. La relación precio/por nuevo contenido es algo desproporcionada.

De ahí que, su adquisición como pack de expansión, cuyo precio es de 49,95 euros, no sea atractiva de primeras. De hecho, es posible que Final Battle, como tal, pueda interesar más en su nueva edición completa a más de un jugador, sobre todo aquellos que no se hicieron en su día con el AOT2 original, aunque el precio de la nueva edición Final Battle sea de 69,95 euros. Ahora bien, a pesar de lo caro de esta expansión en sus dos formatos, no hemos de desechar las propuestas de esta expansión, que, en honor a la verdad, dan bastante vida a la experiencia original de juego.

Arrancamos hablando del plato fuerte, que es que podremos disfrutar de nuevas armas en prácticamente CUALQUIER modo de juego, salvo restricciones razonadas. Ahora, el jugador puede utilizar dos tipos de armamento a lo largo de las partidas.

En los campamentos, se puede alternar entre dos tipos diferenciados de equipo de maniobras tridimensionales (Omni-Directional Mobility Gear, en inglés). Por un lado, podemos seguir usando el tradicional y fiable equipo Anti-titanes, con hojas afiladas, y, por otro, el nuevo añadido: el equipo Anti-personal de la policía militar de Kenny Ackerman.

Este segundo tipo de armamento, básicamente, consiste en dos pistolas con distinto tipo de munición intercambiable (equipable en los slots de consumibles). Las pistolas nos permiten destruir partes de Titán desde lejos, aprovechando la distancia a nuestro favor.

Hágase notar que este uso es algo original del juego, y no del manga. Este fallo de continuidad, ojo, es algo de lo que los desarrolladores son conscientes, pero un inconveniente que sortearon en aras de la jugabilidad. 

¿Qué personaje de anime eres? Atrévete con este test de personalidad

Incorporado, de este modo, al juego, el OMD anti-persona es una herramienta bastante interesante, que nos obliga a cambiar nuestra forma de encarar el juego. No reviste mucha dificultad a la hora de dominarla, sobre todo porque su mecánica de uso bebe directamente de los shooters, con un control de apuntado casi automático y asistido. De hecho, una vez dominada, llega a ser un arma extraordinariamente eficiente a la hora de liquidar titanes.

Y vemos aquí una pega muy gorda. Aunque en la entrevista Hideo Suzuki, director del juego, este nos aseguró que se había mejorado la IA para nivelar la dificultad, lo cierto es que estas nuevas armas desequilibran bastante, haciendo mucho más fácil y limpio lo de aniquilar titanes. Sobre todo, gracias al factor distancia.

A.O.T. 2: Final Battle - Galería de imágenes

 

Por lo menos, en niveles bajos de dificultad, la efectividad del nuevo arma es desproporcionada y ridículamente abrumadora, llegando a hacer de la eliminación de titanes algo más mecánico y automatizado todavía. Sobre todo cuando aprendemos a disparar a dos manos en pleno vuelo, sin necesidad de anclajes.

Pero si esto os está pareciendo excesivo, esperad a ver las otras dos adiciones. Tanto "espadas" como "pistolas" cuentan con una nueva suerte de ataque cargado correspondiente. Se trata de las Lanzas Relámpago y de la Gatling. Ambos son modos de ataque desbloqueables con un ítem de un único uso, que se gana con la consecución de objetivos secundarios o ciertas condiciones. 

Las espadas permiten equipar las lanzas relámpago, unos lanzamisiles con los que de un solo disparo bien dirigido se puede matar automáticamente incluso a un titán gigante. Si, además, se realiza un ataque perfectamente sincronizado, con la velocidad de carga adecuada y en el ángulo de tiro idóneo, podremos descargar una salva de misiles que pueden despedazar (literalmente) a un bosque entero de gigantes e incluso, si encajamos bien el disparo, a algún mini-boss de nivel.

En paralelo, tenemos la ametralladora gatling. Si bien no es canónica respecto al manganime, no deja de ser tremendamente útil en AOT 2 Final Battle. Este arma desata una lluvia de balas, aumentando la ya de por sí brutal potencia de fuegos del OMD anti-persona. Quizá menos vistosa que las lanzas, pero ligeramente más efectiva, esta adición armamentística sube mucho las apuestas y hace todavía más fácil la eliminación completa de todos los miembros del titán de turno.

A.O.T. 2: Final Battle - Galería de imágenes

Por cierto, en este punto no hemos de olvidar tampoco otro detalle. Hablamos de nuevas variantes de armas creadas expresamente para esta expansión que se suman a las ya vistas. Estas cuentan con nuevos aspectos visuales, pero también funcionalidades para ofrecernos algún que otro nuevo tipo de estrategia: armas táser, flamígeras, cañones por pistolas, rifles, etc.

Con todo, explorar sus posibilidades no resulta precisamente apetecible, ya que faltan propuestas o escenarios atractivos para ello. De ahí que, si bien, su incorporación sea interesante, salvo que estemos ante un perfil de jugador completista o al fan letal de la saga, estos añadidos no son algo rompedor.

Estas fueron nuestras primeras impresiones al probar la expansión de Final Battle. ¿Crees que han cambiado mucho?

Para finalizar este apartado, recordamos que entre los añadidos a la experiencia de juego hemos de señalar dos novedades interesantes más en lo tocante a las mecánicas de combate. La primera es un modo automatizado de combate, que reduce la combinación de botones para realizar con éxito un ataque.

Este modo, ya os avisamos, solo es conveniente activarlo si el jugador es muy novato o excesivamente casual (o torpe). Si estamos ante un tipo de jugador que busca desafíos, esta muleta le entorpecerá más que ayudar. Así que, ojito con los settings.

Lo que sí se agradecerá, en cambio, son los nuevos indicadores en combate. Estas flechas nos sirven para orientarnos en pleno vuelo, buscando un ángulo óptimo para golpear. Aunque, aparentemente, innecesarios, estos medidores sí que resultan útiles. Sobre todo en pleno frenesí de saja-raja. Con el tiempo llegaréis a adorarlos.

"Aquellos incapaces de sacrificar algo, nunca podrán cambiar nada"

También hay dos nuevos modos de juego en Attack on Titan 2: Final Battle, que se vienen a sumar a los del juego base. Se trata del modo Episodio de Personaje y el Modo de Recuperación de Territorio. Unos modos que, por cierto, no son del todo originales.

El modo Episodio de Personaje es un refrito del modo historia del juego original de la franquicia, Attack on Titans: Wings of Freedom. Aunque algo más sofisticado, eso sí. Este modo desarrolla los eventos de la temporada 3 a través de tres árboles de fases, protagonizados, respectivamente, por el Regimiento (Levi, Hange Zoë, etc...), los cadetes (Mikasa, Jean, Connie, Eren) y, finalmente, Los Guerreros (ya sabéis quiénes). 

Este modo multiperspectiva trata de distanciarse de la narración lineal clásica y busca el contar la historia de la temporada 3 del anime desde cada punto de vista posible. Esto permitiendo al jugador asistir a estos eventos a través del personaje con el que se juegan estos niveles. En principio, la equipación viene dada por defecto, acorde al nivel de dificultad de cada fase. Que tampoco es gran cosa, por cierto. De hecho, completar este modo, con una calificación decente, puede realizarse en poco menos de diez horas.

De hecho, este modo de juego es algo reiterativo, con misiones cuyos objetivos suelen repetirse. De hecho, en las contadas misiones con novedades, la fórmula utilizada es algo torpe y forzada. ¿Quizá un QTE hubiera hecho falta para hacerlo más ligero? Posiblemente. También nos da algo de lástima que no se apostara por "rescatar" al personaje anónimo del modo historia, desdiciendo el ending original. Creemos que, en lugar de crear este nuevo modo, una opción más atractiva hubiera sido la de alargar el modo Historia original, alimentando el efecto de self-insert que era uno de los principales atractivos de AOT 2 originalmente.

Y para los fans de los chibis, recomendamos Ataque a Los Titanes Junior High

Además, hemos de criticar el desarrollo y la animación de las escenas cinemáticas de este modo. A diferencia de las del modo historia, bastante más trabajadas, largas y originales, las secuencias del modo Episodio de Personaje son bastante sosas y no aprovechan del todo la capacidad de las plataformas.

Si bien recrea con un alto índice de fidelidad ciertos momentos claves del anime, el acabado final, con la ausencia de elementos de fondo (como más personas por las calles, por ejemplo) hace que su vistosidad quede mermada. Que, además, en ocasiones se recurra a un frame congelado, con los rostros de los protagonistas hablando, para narrar una secuencia, también reduce mucho el efecto de la impresión emocional que pretende dejar en el jugador.

Aún a pesar de estas pegas, hemos de admitir que superar el modo Episodio de Personaje resulta gratificante, ya que permite desbloquear para el resto de modos de juego a cinco personajes nuevos, con sus propias habilidades, además de nuevas versiones alternativas para dos personajes más, cuyas identidades nos reservamos, por ahora.  

Paralelamente, el otro nuevo modo de juego también tiene cierto aire a reciclado. El modo Recuperación de Territorio se parece bastante al modo de exploración integrado en el Modo Historia original, siendo un híbrido de ambos. En este modo, vamos reclutando a una serie de personajes a medida que avanzamos por casillas del mapa, realizando misiones y recuperando recursos, a fin de conseguir expandir nuestra base principal y construir una unidad militar de reconocimiento y reconquista funcional. 

Este modo, aunque prometedor, acaba siendo, nuevamente, algo reiterativo. Sobre todo, cuando los mapas vuelven a ser los mismos que en el juego base, salvo algunos nuevos mapeados adicionales, que tampoco es que sean muy originales. Aunque, como su función es la de apelar al efecto de fanservice por pertenecer a la nueva temporada, diremos que cumplen su objetivo. Lo de crear nuevos equipos y desarrollar lealtades y líneas alternativas a las del manga y el anime es algo atractivo, creando grupos inesperados de aliados. Eso sí, mejor tomárselo con calma. Hay hasta 40 aliados que se pueden desbloquear en este modo, y es prácticamente imposible reclutarlos a todos en un solo día. 

Si no te aferras a algo, ¿cómo soportarás este mundo?

A ver, que no cunda el pánico. Sabemos que le estamos poniendo muchas pegas. Parece que nuestro análisis podría resumirse como un "sí, pero no", pero la verdad es que, como expansión, AOT2: Final Battle cumple y da lo que promete. No obstante, hemos de tener presente que el propio Attack on Titan 2 original no es un producto para jugones hard core. ¡Incluso a pesar de lo demencial que para más de uno resultan los niveles de dificultad de pesadilla!

Hemos de entender que AOT2: Final Battle, como el juego base, es un título hecho por y para fans del anime y para aquellos que entraron en la franquicia por el primer juego o por la anterior entrega. Pretende ser un juego orientado para el fandom del manga y del anime, dándoles la oportunidad de simular una experiencia sobradamente correcta, acertada y cercana a la intención del autor original. 

Hay muchas cosas que pulir de cara a una nueva entrega, pero como la temporada 4 de Shingeki no Kyojin no llegará hasta finales de 2020, aún hay tiempo (y, posiblemente, otra generación de consolas) para mejorarlo. De hecho, creemos que en ciertos aspectos se debería ser benévolo con él. En este sentido, como ocurre con algunos aspectos de Dragon Ball Xenoverse, creemos que se debe estar empapado de la mitología de la obra en la que se inspira el juego para sacarle partido o celebrar ciertos enfoques y aspectos propuestos por los desarrolladores. 

Por eso mismo, consideramos que Attack on Titan 2: Final Battle cumple holgadamente como juego de nicho, dedicado a los seguidores de la marca. Un jugador de perfil más casual lo disfrutará, seguramente, pero ni de lejos tanto como un Fan-Titán de pro. 

Valoración

Expansión que amplía la experiencia del juego base con nuevo armamento, mecánicas de combate y modos de juego. Sin ser revolucionaria, satisfará a los fans de la franquicia y del AOT2 original. Su precio como DLC, no obstante, resulta excesivo en contraste a las prestaciones que brinda...

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

El nuevo armamento. La ampliación de personajes jugables y reclutables. La integración de la tercera temporada como escenario de juego.

Lo peor

Los niveles siguen siendo repetitivos. El nuevo modo historia es corto. El nuevo equipo desequilibra la dificultad. Su precio como pack de expansión.

Y además