Ir al contenido principal
Criminal España
Análisis

Criminal - Crítica de los episodios españoles de la serie de Netflix

Crítica de los tres episodios españoles de Criminal ("Isabel", "Carmen" y "Carmelo"), la nueva serie de Netflix que cuenta con versiones en otros países y que se centra en una sala de interrogatorios. Disponible desde el 20 de septiembre.

Netflix quiere que no nos volvamos perezosos como espectadores, así que además de proponernos laberintos narrativos como Bandersnatch ahora nos trae un nuevo concepto de serie con Criminal. La base es la misma, coquetear con las expectativas de la audiencia y hacerle rellenar los huecos de una historia en la que premeditadamente nos escamotean información para que tengamos que intuirla y/o imaginarla. 

Parece sencillo: una sala de interrogatorios y dos mundos a cada lado del espejo. Dentro una persona acusada de un crimen con su propio drama interno y fuera un equipo de investigadores que tratan de hacérselo confesar... y que tienen también su background.

De por sí la idea es curiosa, pero si a esto le añadimos un "x4" encima tenemos una diversidad enorme. ¿Por qué? Porque funcionan de forma independiente cuatro versiones: la española, la británica, la francesa y la alemana, cada una con sus peculiaridades, sus elencos y su realización. Es por tanto un proyecto procedimental transfronterizo que tiene como finalidad mostrar el distinto modus operandi de cada lugar, siendo un policiaco poliédrico y bastante adictivo.

Son tres episodios por versión, así que conforman una docena de historias en total y en todas ellas hay un caso episódico y un elenco fijo en el que vamos viendo cómo las relaciones, las dinámicas de poder y el propio resultado de las investigaciones van haciendo evolucionar ese marco en el que se engloba todo. ¿Lo mejor de Criminal? Que deja con ganas de más, así que es probable que veamos más episodios a corto plazo.

Aprovecha esta fantástica oferta y hazte con Chromecast Ultra a un precio de risa

El equipo de España ha estado guiado por la labor de dirección del siempre excelente Mariano Barroso que ya firmó para Movistar+ una de sus mejores series originales, El día de mañana, y se encuentra también implicado en La línea invisible, que se estrenará en 2020. Los tres acusados son Carmen Machi, Inma Cuesta y Eduard Fernández, siendo estos dos últimos los intérpretes más solventes y creíbles en sus papeles. El trabajo de Machi resulta demasiado sobreactuado.

Tratando de sacarles la verdad encontramos a Emma Suárez, Álvaro Cervantes, Jorge Bosch, José Ángel Egido y María Morales, cada uno interpretando papeles con distintos cargos, responsabilidades e intereses tanto laborales como personales y siendo los dos primeros los que crean el principal eje sobre el que pivota la historia vehicular.

Hay mucho de estudio psicológico y de experimento sociológico en los guiones de Criminal escritos por Alejandro Hernández y Manuel Martín Cuenca: de hecho, por eso son tan importantes las decisiones de casting. Los intérpretes tienen que ser capaces de parecer naturales, mostrar nerviosismo, tensión o incluso desesperación ante las preguntas que van guiando su cambio de conducta. Pero tanto o más importante es la realización ya que los espacios de rodaje son muy pocos y la atmósfera va siendo cada vez más asfixiante.

Decir que todos los episodios son magistrales sería faltar a la verdad, pero sí que es cierto que la serie va encontrando su tono yendo de menos a más y presentando un clima de misterio interesante. Huelga decir que los diálogos son fundamentales en una serie basada en una sala de interrogatorios: tan importantes son las palabras como las pausas, los silencios o las miradas. Y tan interesantes son los secretos que tratan de esconder los acusados como las vergüenzas que esconden los interrogadores.

Al final ese espejo/cristal es el mismo que nos separa como espectadores del propio show mediante la pantalla del televisor, de modo que si hacemos un ejercicio introspectivo podremos darnos cuenta de hasta qué punto como meros observadores ya interpretamos lo que tenemos delante a nuestro antojo y poniéndonos en el lugar de quien nos interesa. Criminal es una jugada interesante por parte de Neftlix, merece la pena que la desarrollen aún más, a ser posible, con el mismo equipo de trabajo. Esta amplia mirada al mundo del delito tiene pegada y es original.

Valoración

El concepto de Criminal es atrevido y su plasmación muy satisfactoria: Netflix ha sabido presionar la tecla adecuada para lanzarle un buen cebo al espectador.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

"Carmen" y "Carmelo" son dos episodios más redondos y con un guión más sólido que "Isabel", pero también la intrahistoria evoluciona.

Lo peor

Es relativamente fácil adelantarse a la trama de los casos, al contrario de lo que ocurre con la versión inglesa de la serie.

Y además