Crítica de Alcarràs, la película de Carla Simón con la que se alzó con el Oso de Oro en Berlín

Alcarràs

Crítica de Alcarràs, la flamante ganadora de la pasada edición de la Berlinale que valió el Oso de Oro por primera vez para un directora española: Carla Simón. Estreno el 29 de abril de 2022.

El segundo largometraje de Carla Simón tras Verano 1993 (película con la que ya hizo muchísimo ruido al procurarle tres premios Goya, uno de ellos como Mejor dirección novel) es Alcarràs, que ha recibido el reconocimiento internacional antes de estrenarse en la taquilla española. 

La directora recogió el Oso de Oro en Berlín, donde agradeció emocionada a todo el equipo su implicación para sacar adelante la película.

Tengamos en cuenta que en ella rinde homenaje al trabajo que tradicionalmente había venido realizado su familia, cultivando melocotones y otras frutas de hueso en la pequeña localidad de la provincia de Lleida y que, por tanto, ha sido una filmación muy personal.

VIDEO

Tráiler de Alcarràs, la ganadora del Oso de Oro en Berlín

Alcarràs nos introduce en el seno de la familia Solè durante el último verano en el que podrán cultivar las tierras cedidas al abuelo debido a que éste no firmó ningún papel que acreditara que eran suyas. Solo un acuerdo verbal que los herederos de los dueños no están dispuestos a cumplir.

La situación del campo tampoco atraviesa su mejor momento: los agricultores observan con impotencia cómo los precios van a la baja y se reducen cada vez más sus beneficios, mientras se parten la espalda cada día.

Adicionalmente, comienza a imponerse la implantación de placas solares en la zona: parques enteros de instalaciones en manos de muy pocas personas que hacen peligrar el paisaje y la forma de vida de cientos de payeses que no pueden competir para comprar sus propias tierras ni seguir cultivando las que tenían.

Películas españolas que no sabías que arrasaron fuera de España

mejores películas españolas fuera de españa

Naturalidad, naturalidad y naturalidad

El secreto de Alcarràs está en una dirección invisible e inmersiva que como espectadores nos introduce de lleno en el seno de la familia Solè y en la minimización de los artificios. 

Así, la película cuenta con un elenco interpretativo no profesional, constituido por agricultores, maestras y jubilados que se ponen por primera vez delante de la cámara y convencen a fuerza de ser naturales al máximo: hay que tener mucho talento para que parezcan realmente una familia.

Alcarràs

Estamos ante un relato de costumbres, una foto fija de la dramática situación de las familias que viven del campo, algo ya de por sí duro, con una gran estacionalidad y dependencia de las condiciones climáticas y los volubles mercados pero también con los cambios que se están viviendo a nivel estructural que afectan a las condiciones de trabajo y a las nuevas generaciones.

La sensibilidad y el tacto son dos de las cualidades de un guión que rezuma humanismo y que también consigue elevarse desde lo local hasta lo universal: el desencanto del abuelo, la vivacidad de los nietos, los adolescentes en pleno proceso de evolución en busca de su propio camino... Simón y Vilaró muestran las complejas dinámicas familiares y la importancia de la unidad en tiempos de crisis.

Alcarràs

Aunque domina el tono del drama que subyace a la crisis derivada de la pérdida del modo de ganarse vida, que no es poco, también está muy bien reflejada la belleza y los placeres sencillos: las canciones de antaño, la comida tradicional o las trastadas de los pequeños, que viven asilvestrados entre melocotoneros ora colándose en un tractor, ora untándolo todo de puré de fruta.

Se aprecia, en suma, que Alcarràs es un homenaje sentido y muy personal a un ecosistema en extinción que, en cualquier caso, la directora y coguionista ha experimentado en sus carnes y conoce a la perfección.

Quedan claras además las líneas principales de su denuncia: el demoledor sistema que no atiende particularidades y la llegada de una falsa modernidad que lo único que asegura es una mayor desigualdad. Por el camino, por cierto, se recupera un dialecto específico del catalán que no suele mostrarse en el audiovisual, así que la película tiene un gran valor cultural.

¿Cómo se estrena Alcarràs? Haciendo gala de los mismos valores que se defienden en la película: el preestreno que se celebrará el 26 de abril terminará con una degustación de productos de proximidad y la exhibidora de cine Circuit Urgellenc llevará la proyección a 40 poblaciones catalanas, 14 de las cuales no tienen cine desde hace años mediante la campaña "I love cine de poble".

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Alcarràs se puede resumir en una frase: es un retrato del drama que vivimos a diario en lo que se refiere al agonizante mundo del campo. Conmovedora y pertinente se apoya en la naturalidad del reparto, de los diálogos y de la fotografía.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La sencillez de la puesta en escena, el haber contado con actores no profesionales pero sí muy creíbles y el retrato de costumbres.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Aunque juega con conceptos como la empatía intergeneracional se echa de menos un discurso más claro respecto a determinadas cuestiones.
Hobby

80

Muy bueno

Y además