Biohackers
Crítica de Biohackers, la serie alemana de Netflix creada por Christian Ditter a medio camino entre la ciencia-ficción y el thriller estrenada el 21 de agosto.

Netflix ha sumado a su catálogo una nueva serie alemana de producción propia: Biohackers. Se trata de un thriller de ciencia-ficción en el que se mezcla una estructura que abunda en el misterio con reiterados flashbacks y un drama de tinte adolescente.

La serie arranca presentando a Mia Akerlund (Luna Wedler), una joven que ingresa en la especialidad de medicina en la ciudad universitaria de Friburgo. Durante su primer semestre, demuestra un talento poco usual y un gran interés por la doctora Tanja Lorenz (Jessica Schwarz), que aparentemente guarda una conexión con su pasado.

Ella sospecha que está relacionada con la muerte de su hermano y trata a toda costa de acercarse a ella intimando con su ayudante del laboratorio, Jasper (Adrian Julius Tillmann), que es estudiante de biología y se encarga de llevar a cabo una serie de experimentos fuera de la universidad y al límite de la legalidad.

VIDEO

Tráiler de Biohackers, ya en Netflix

Las cosas se precipitan y al final Mia descubre una trama relacionada con el mundo del biohacking. Junto con sus compañeros de cuarto y a un aliado inesperado, conseguirá acceder a los historiales antiguos de la empresa de Lorenz y empezar a atar cabos respecto al proyecto Homo Deus.

Estamos en 2020 y la serie Biohackers hace honor a la actualidad. Ambientada en el submundo académico de la experimentación al margen de los laboratorios formales y de la biología aneja al ámbito académico muestra a sujetos llevando a cabo sus propias investigaciones e implementaciones contando con pocos medios y mucha imaginación... demasiada a veces.

La trama incorpora así aspectos relacionados con la forma en la que se relacionan los jóvenes en el campus: creando nootrópicos o "drogas inteligentes" que buscan un mejorado rendimiento físico y/o mental e incorporando en sus propias carnes tecnología mediante implantes. Asimismo hay grinders que se dedican a realizar modificaciones genéticas en plantas y células... 

¿Aguantar más tiempo de lo normal la respiración bajo el agua? ¿Crear animales y plantas fosforescentes? ¿Implantarse imanes en los dedos para sentir los campos magnéticos? ¿Ver en la oscuridad? Todo esto se lleva haciendo desde, aproximadamente 1998 pero como nueva moda ha vuelto a pegar fuerte desde 2018 haciendo además que las redes sociales se conviertan en un altavoz y un nuevo escaparate de personajes bastante exhibicionistas y laxos en materia de legalidad. Ni que decir tiene que la desregulación hace que nos enfrentemos a un escenario caótico en el que cualquier experimento que se salga de madre puede tener consecuencias insospechadas.

Digamos que ésta es la trama secundaria de la serie o al menos es la que le aporta un muy particuar aspecto visual en el que se incide en los ambientes sofisticados versus los domésticos y por supuesto en sacarle todo el partido mediante la fotografía buscando los tonos fluorescentes y dándole a la historia una plasticidad casi irreal.

Trucos para descubrir series y películas poco conocidas en Netflix

Trucos para descubrir series y películas poco conocidas en Netflix

Os contamos cuatro trucos para descubrir series y películas en Netflix que pueden estar ocultas.

Saber más

La miga de Biohackers proviene del pasado de Mia. Viajamos en el tiempo en dos direcciones: por una parte conocemos su tortuoso pasado en el que se incluye la muerte de su hermano gemelo y el accidente que acabó con la vida de sus padres y por otra al futuro, donde sabemos que se enfrenta a un colapso multitudinario en el transcurso de un viaje en tren. El último episodio enlaza con este evento y encontramos algunas respuestas a nuestras preguntas, pero la trama queda lejos de resolverse con un cliffhanger brutal al final del episodio sexto.

Parece bastante evidente que la serie aspira a revalidar por una segunda temporada en la que pueda ahondar en ciertas cuestiones y quizás un enfoque algo más crítico hacia la comunidad universitaria y hacia algunas prácticas de riesgo podría darle una capa de complejidad extra que sirviera no solo para mantener el interés en una única dirección (comprender quién se esconde al final tras el proyecto Homo Deus y sus repercusiones).

Hay mucho margen para abarcar también otros aspectos como qué se hace para controlar determinadas situaciones mostrando a los comités de bioética o el seguimiento del impacto medioambiental de esos experimentos que implican "jugar a ser dios". Tampoco estaría de más hablar del transhumanismo y la forma en la que la tecnología ya nos está cambiando y lo va a seguir haciendo, algo que abordó con sentido del humor y una mirada a largo plazo la serie Years and Years poniéndonos los pelos de punta.

En pocas palabras, Biohackers es una serie resultona, que a buen seguro el top 10 de contenidos más vistos en Netflix en Alemania y que es razonablemente entretenida, pero podría aspirar a la excelencia trabajando un poco más los guiones y afinando la historia, que nos ha dejado a las puertas de nuevos descubrimientos y se excede mucho dando por sentada la ingenuidad del espectador... hay demasiados eventos que se resuelven con prisas.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La mejor manera de definir Biohackers es como una serie resultona: plantea cuestiones interesantes como los límites de la terapia genética o de la autoexperimentación pero también resulta poco profunda y un poco decepcionante por su precipitado final.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El mundillo del biohacking es interesante y el misterio relacionado con la infancia de la protagonista también. El aspecto visual resulta curioso.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Avanza bastante despacio para ser una miniserie de seis episodios retrocediendo a menudo al pasado y deja la trama completamente abierta.
Hobby

68

Aceptable

Y además

Biohackers (Serie TV)

Argumento:

Biohackers es una serie alemana creada por Christian Ditter (Girlboss) para Netflix a medio camino entre la ciencia-ficción y el thriller. La serie arranca presentando a Mia Akerlund, una joven que ingresa en la especialidad de medicina enla ciudad universitaria de Friburgo.Durantesu primer semestre, demuestra un talento poco usual y un gran...