Cadáver
Análisis

Crítica de Cadáver, la nueva película de terror demoniaco

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de la película de terror Cadáver (The Possession of Hannah Grace) dirigida por Diederik Van Rooijen y protagonizada por Shay Mitchell, Stana Katic y Kirby Johnson. En cines a partir del 30 de noviembre de 2018.

Uno de los últimos títulos de miedo que va a llegar a las carteleras este año es Cadáver, titulada en su versión original como The Possession of Hannah Grace. Se trata de una película de terror que, al contrario de lo que sugiere su titulo, no se centra en un exorcismo pero que sí arranca con él. Y esta decisión de tener una secuencia introductoria tan explícita tiene su lado bueno y su lado menos bueno.

En el plano positivo, es una declaración de intenciones por parte del guionista Brian Sieve (responsable de la serie Scream): estamos ante una película de género fantástico donde el componente sobrenatural es el principal ingrediente para la historia. Ese punto de honestidad con el espectador, por contra, tiene también un gran inconveniente: que no le permite entrar en el juego del terror psicológico dado que las cartas están bocarriba desde el primer momento.

El mejor cine de terror a un precio imbatible

¿De qué trata la película?

Como decíamos, Cadáver arranca con un espeluznante exorcismo que se descontrola por completo y se cobra la vida de una adolescente (Kirby Johnson). Meses después, la ex policía Megan Reed (Shay Mitchell) intenta rehacer su vida después de que no lograra evitar la muerte de su compañero y de recurrir a las drogas y el alcohol para sobrellevar su dolor.

Así comienza a trabajar en el turno de noche del depósito de cadáveres del hospital de Boston en el que consiguió superar su adicción por recomendación de su mentora de Alcohólicos Anónimos (Stana Katic, que recordaréis de la serie Castle) y encuentra una insospechada paz en la extrema soledad del tenebroso lugar. Pero después de recibir un cuerpo horriblemente desfigurado, las cosas empiezan a cambiar. Encerrada en los pasillos del sótano del depósito con el cadáver mutilado, Megan empieza a sufrir visiones y experimentar situaciones inexplicables hasta que comprende que, quizás, por una vez, la muerte solo es el principio.

Una historia de superación cuajada de sobresaltos

Hay en la película Cadáver una voluntad de no ser una simple película de sustos... Y de dártelos en condiciones también. Así que hay que decir que en el trasfondo hay un drama personal que hila toda la historia. O, si se quiere, dos dramas personales que se entrelazan. El que tiene más peso específico es el de la historia de nuestra protagonista ex policía y el que desencadena toda la parte fantástica es la tragedia familiar del cadáver que Megan debe identificar y custodiar. 

Los casos de exorcismos reales más aterradores

Esta película de miedo también tiene pinceladas de humor que tratan de dar respiros al espectador, pero ambas cosas, el drama y los momentos de distensión, están al servicio del terror, que es el género que lleva la voz cantante en todo momento. No perdamos de vista que estamos ante una película de entretenimiento dirigida al espectador que disfruta en el cine pasando miedo y dando saltos en la butaca y en este sentido hay poco que reprochar a la película. Cadáver te mete unos jump scares de cuidado y no repite fórmula: unas veces que los da con el audio, otras veces son sobresaltos silentes y hay mucho de artesanal en buena parte de ellos. 

No puede ser mejor la elección de reparto de Kirby Johnson, una actriz y bailarina a la que podríamos definir como contorsionista que es capaz de desencajarse de tal manera que parece que está a punto de romperse. Aquí Cadáver echa el resto y no se conforma con "guardarse" a la criatura sobrenatural hasta el último instante, si no que se recrea en ella y en todas las posibilidades de extrañamiento que puede llegar a transmitir por su inhumana forma de moverse.

¡Déjate poseer por Hannah Grace! Todo lo que necesitas saber de Cadáver

El ritmo de la película, por desgracia, es muy desigual. Tras el brutal comienzo, tiene un desarrollo bastante pausado, muy apoyado en la puesta en escena y en la exploración de un espacio frío e inquietante como es la morgue en la que ingresa el cadáver. Y, de forma repentina, pisa el acelerador y se vuelve loquísima, implosionando en un clímax final precipitado que circunscribe la cinta a unos parcos 85 minutos. Ojo, que a la vista de la tendencia actual a alargar de forma innecesaria el metraje, es de agradecer sobremanera que una película "vaya al grano", pero también es verdad que quizás le falta al ritmo un poco de cadencia interna.

No marcará época, pero sí que se advierte en la realización de Cadáver una intención de ir un poco más allá... Sí, guarda un cierto parecido a otras películas recientes como La autopsia de Jane Doe y podría haber estado más próxima a El vigilante nocturno de haberse centrado en ese juego de expectativas con el espectador que desecha con su secuencia de apertura, pero lo que es indudable es que te proporciona un mal rollo fabuloso y que no tienes ni idea de por dónde te va a salir, así que cumple de sobra.

En definitiva, hay que tener claro que quien más va a disfrutar esta película es el público más habituado al cine de terror, quien disfrute examinando los trucos y pormenores de cada escena. Si no estás muy habituado al género o tienes unas expectativas algo altas, seguramente te deje más frío (pero no tanto como un cadáver, claro).

Valoración

Razonablemente entretenida para quien espere una película que te procura un susto tras otro: si te apetece botar en la butaca, tienes una buena excusa para ir al cine.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Los efectos especiales más artesanales y el desmelene terrorífico: la actriz Kirby Johnson da muchísima grima y la puesta en escena ayuda mucho.

Lo peor

El comportamiento de los personajes y especialmente de la protagonista no tiene ninguna lógica. El montaje se acelera en el tercio final a lo loco.