DC Liga de Supermascotas

Crítica de la película de animación DC Liga de Supermascotas con Krypto, el perro de Superman, como protagonista de una aventura destinada al público infantil. Estreno el 29 de julio de 2022.

El cine de superhéroes sigue buscando la vía por la que crecer: ahora le toca el turno de aterrizar en salas comerciales a DC Liga de Supermascotas, una película inspirada en los personajes que vieron la luz por primera vez en 1963 en el número 293 de Adventure Comics.

Solo que hay importantes cambios: Krypto no es ahora el perro de Superboy sino la mascota de Superman que se coló en su cápsula justo antes de que sus padres, Jor-El y Lara Lor-Van lo enviaran a la Tierra en el instante previo a la destrucción de Krypton.

A partir de ese momento han generado una relación estupenda que se ve en peligro cuando Kal-El decide perdirle la mano a Lois Lane. Sí, es más o menos lo que sirvió de motor a la trama de Mascotas: el miedo a perder al dueño desata una cierta tensión ligada a los celos, pero también es lo que impulsa el "crecimiento personal" del can para comprender que no va a ser sustituido y buscar amigos.

VIDEO

DC Liga de Supermascotas - Tráiler

A todas luces estamos ante lo que parece una primera entrega de lo que promete ser una saga: de hecho hay escena postcréditos (no salgáis de la sala antes de tiempo, porque está al final del todo) y queda bien apuntado por dónde podrían ir los tiros en el futuro, con las mascotas plenamente identificadas con sus dueños y amenazas perfiladas en el horizonte.

Los valores que maneja la película son ideales para el público menudo: se muestran las virtudes del trabajo en equipo, la superación de los miedos y los estereotipos y cierta dosis de ecologismo en el sentido del respeto a la vida de toda clase de animales, incluso a aquellos que son menos atractivos a priori.

Pasa en un parpadeo, pero los créditos subrayan el mensaje de que los héroes son aquellos que adoptan animales abandonados que necesitan un hogar. 

 

Pero también hay puntos de disfrute para los amantes del Universo DC con la incursión de los personajes que conforman la Liga de la Justicia: Wonder Woman, Cyborg, Flash, Batman, Aquaman y Linterna Verde y la gran Némesis de Superman, el inconfundible Lex Luthor.

La mayoría de los guiños comiqueros quedarán lejos del alcance de los más peques, pero le sacarán una sonrisilla a los adultos. Y decimos solo sonrisilla porque en realidad los gags no son nada del otro mundo: a la película le falta mucho sentido del humor, originalidad y arriesgar algo más, aunque el resultado sea satisfactorio en conjunto. La clave: el ritmo.

DC Liga de Supermascotas

Hasta qué punto el doblaje puede cargarse el ritmo de una peli

Lo vamos a señalar una vez más porque esto es ya un problema endémico: puede que a las distribuidoras les compense a nivel publicitario escoger a famosos o a actores que no son dobladores profesionales para promocionar sus películas pero a los espectadores, rotundamente NO.

En el caso que nos ocupa DC Liga de Supermascotas es una película muy coral en la que se podrían haber reservado papeles pequeños para los experimentos (la estrella mediática de turno con un cameo fugaz), pero hay problemas graves en papeles con protagonismo. Cuando además esos personajes interactúan con los profesionales, esto queda aún más patente por contraste. Dista un abismo.

Y es que prestarle la voz a un personaje animado es algo lo suficientemente complejo como para que se deje en manos de las personas que son especialistas en su campo porque, si no, es muy complicado mantener la tensión narrativa y el tempo de los gags. Este tipo de decisiones merman la calidad del producto final y no solo eso: hacen que el guión (que de por sí tiene sus defectos) pierda potencia.

Ya desde que se anunció el reparto vocal de DC Liga de Supermascotas hubo polémica en redes sociales por la mala decisión de escoger a influencers y streamers sin formación de doblaje para interpretar a personajes en la película, pero es que una vez vista es evidente que es uno de los puntos más débiles de la cinta.

En cualquier caso y a pesar de sus limitaciones (de fábrica e impuestas por estas dudosas decisiones), se trata de una opción de entretenimiento muy válida para el verano. No le va a cambiar la vida a nadie, pero abre un panorama interesante porque tradicionalmente las películas de DC no estaban destinadas al gran público, sino que se definían por ser oscuras, duras y densas.

En este sentido también es transparente la intención de sumarse al carro del éxito en la venta de merchandising en la que otras firmas son especialistas. Veremos qué tal la recibe el público, pero es casi seguro que las Supermascotas han llegado para quedarse y bienvenidas son.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Animal friendly y con la vista puesta en los peques de la casa (y vender merchandising a puñados) llega una película que ellos podrán disfrutar aunque también habrá ciertas referencias que no lleguen a captar. Nos quedamos con el mensaje final de los créditos de que los verdaderos héroes son los que adoptan animales que han sido abandonados.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La calidad de la animación y el diseño de los personajes. Es una cinta simpática que agradará al público infantil (aunque no lo capten todo).
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El doblaje realmente destruye el ritmo de los gags: escuchar al gran profesional Claudio Serrano es como un coro de ángeles celestiales.
Hobby

60

Aceptable

Y además