Desliz Fatal
Análisis

Crítica de Un desliz fatal, el nuevo thriller psicológico de Netflix que hace honor a su nombre

Por Javier Cazallas

Hemos estado viendo Un desliz fatal en Netflix después de sorprendernos con su top 9 en el ranking del catálogo de Netflix. Os contamos nuestro veredicto.

Desde que Netflix implementó en su catálogo la presencia de su "top 10", es fácil llevarse sorpresas a la hora de revisar esa interesante lista. A veces uno se encuentra con producciones que no son especialmente conocidas y que, de repente, tienen un repunte de popularidad. 

Esto es especialmente engañoso cuando hablamos del territorio de las películas de Netflix. En ese top hemos podido encontrar en el pasado películas como Tyler Rake, que ha sido bastante bien recibida. También hemos encontrado cintas como La vieja Guardia, cuya acogida fue mixta, o Los últimos días del crimen en América, cuyo último crimen fue la película en sí.

Revisando el catálogo de Netflix nos hemos encontrado con Un desliz fatal en el top 10 de películas de Netflix. No sin cierta reticencia nos hemos lanzado a ver la película con la premisa de hacer una crítica que explicase la presencia de esta relativamente desconocida película original de Netflix en el listado de las más vistas. Vamos con nuestro veredicto.

Obsesionados con la obsesión

Uno de los clichés más sobreexplotados de Hollywood con el paso de los años es el de la historia del amante obsesionado con una mujer o un hombre. Esa persona que comienza a actuar de forma errática e incluso agresiva con tal de conseguir la atención (y en u mente, el amor) de su ser amado. Un desliz fatal girará en torno a este tipo de trama  que tantísimas veces hemos visto en la gran y pequeña pantalla. De hecho la propia Netflix tiene series como You, que le dan rienda suelta a estos temas.

El problema aparece cuando, utilizando un tema tan absolutamente trillado a lo largo de los años, el equipo creativo no se molesta en innovar por ninguna parte. Peter Sullivan -que también dirige la cinta- y Rasheeda Garner han creado una historia con prácticamente todos los elementos de este tipo de thriller psicológicos. Pero no han añadido algo nuevo o sorprendente que nos pueda hacer ver Un desliz fatal como algo refrescante.

Un elenco que cumple, pero que pudo dar más

El reparto de Un desliz fatal cuenta en su eje central con Omar Epps, que interpretará a quien terminará actuando de forma completamente desquiciante con tal de conseguir a quien desea. Epps es bien conocido en estos lares entre otros papeles por haber trabajado a lo largo de la serie de House MD, donde interpretaba al doctor Eric Foreman, aquella dosis de raciocinio ante las elucubraciones de House.

Un desliz fatal

Nia Long (NCIS: Los Angeles) se convertirá en el objeto de deseo de David, el personaje de Epps. Stephen Bishop (Moneyball) interpretará a Marcus, el marido de Ellie (Nia Long). A pesar de que se nota que los tres protagonistas se esfuerzan hasta donde pueden, se nota demasiado que el guion cuenta con demasiados elementos inverosímiles o que son resueltos con demasiada conveniencia. Esto se traduce en situaciones que pasan de tensas a relajadas en cuestión de un pestañeo.

Te puede apañar una sobremesa

Vamos a hablar claro. Cuando pensamos en películas como Un desliz fatal, pensamos en las películas de sobremesa que se han hecho famosas, o más bien infames, por sus argumentos enrevesados, aburridos y por sus interpretaciones flojas en el mejor de los casos. Esas películas que te ayudan a apreciar mejor los cojines del sofá cuando te aferras a ellos y concilias el sueño más rápidamente de lo que Netflix tarda en cobrarte la suscripción.

Un desliz fatal

La mayor losa de Un desliz fatal es de lejos su argumento. Además del hecho de contar con un argumento bastante trillado, nos encontramos con resoluciones y golpes narrativos previsibles a más no poder. Cuando los guionistas pretenden que una situación sorprenda a los espectadores, estos ya la han visto venir desde cuatro o cinco escenas antes. Si un thriller carece de la capacidad de impactar en algún momento, simple y llanamente, no es un buen thriller.

Así que si necesitáis acompañar el calor con algo para tener de fondo, Un desliz fatal es un contenido excelente para acompañar vuestras siestas. En otro caso, es poco probable que os merezca la pena perder los 89 minutos de metraje de la película de Netflix. Podéis hacer algo mejor, como mirar el techo. Una pena que unos actores con tanto potencial hayan quedado tan diluidos.

Valoración

Un desliz fatal es una de esas películas de Netflix que no pasará a la historia como una película representativa de su género. Una historia repetitiva y situaciones previsibles hacen que uno se alegre de que solo dure 89 minutos.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

Se nota que los actores se esfuerzan por retratar bien a sus personajes.

Lo peor

Una historia trillada, previsible y donde lo único sorprendente es que se haya encontrado presupuesto para llevarla a cabo.

Y además