El desorden que dejas
Crítica de El desorden que dejas, la nueva serie de Carlos Montero, el creador de Élite, protagonizada por Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Tamar Novas y Arón Piper. Estreno en Netflix el 11 de diciembre de 2020.

¡Qué turbia se va volviendo El desorden que dejas a medida que se desarrolla! La nueva miniserie de Carlos Montero, llega a Netflix en un momento de "idilio creativo con la plataforma", en sus propias palabras, tras el éxito internacional de Élite.

El material de base es su propia novela, del mismo título, que además de gozar de magníficas críticas se alzó con el Premio Primavera en 2016. Incluso la propia Inma Cuesta intentó hacerse con los derechos para una adaptación, algo que no consiguió, aunque podréis verla en el papel protagonista principal en la serie.

Compuesta por ocho episodios de una hora aproximada de duración, ha contado además con Carlos Montero como director debutante en los dos primeros, mientras que Silvia Quer (Bajo sospecha) y Roger Gual (Instinto) se han encargado del resto. La razón, que él mismo nos ha explicado en una entrevista, es que "tenía claro que iba a llegar muy cansado y que ellos podrían hacer un trabajo mucho más minucioso".

VIDEO

Tráiler de El desorden que dejas

Raquel es una joven profesora de literatura que pasa por un bache en su matrimonio que no termina de arreglarse. Con la esperanza de darle una burbuja de oxígeno a su relación, decide mudarse con su marido a su pueblo natal, donde casualmente queda libre una vacante en el instituto local.

Ella está muy motivada, deseando reanudar su carrera como docente, pero nada más llegar, comprueba que nadie se lo va a poner fácil. El resto de sus compañeros la ven débil y el alumnado, que tenía una relación muy personal con su anterior profesora, Viruca, no solo desconfía de ella sino que la ningunea desde el primer momento.

Para colmo de males, Raquel comienza a ser acosada de forma sistemática: aspectos de su vida privada comienzan a airearse de forma pública, sufre pintadas en su coche e incluso recibe un anónimo amenazante que dice así: "Y tú, ¿cuánto vas a tardar en morir?”.

En vista de que todo se pone cuesta arriba, duda entre abandonar el puesto o pelear por comprender quién era Viruca y por qué era tan especial para todas las personas con las que se relacionaba.

Para la adaptación de El desorden que dejas, Montero ha introducido bastantes cambios relevantes. De hecho, asume la serie como una extensión de su obra: "Con la novela me había quedado con ganas de contar cosas que no había podido desarrollar del todo y con la serie he podido hacerlo".

Uno de los cambios más notables ha sido el de dotar al personaje de Viruca de mucho más espacio en la narración por medio de flashbacks que nos llevan a reconstruir su historia, mientras que en la novela estaba mucho menos presente. Los paralelismos con "Rebecca" son obvios, ya que es la presencia de una mujer ausente y misteriosa, la que obsesiona y saca de quicio a su sucesora. Montero admite la referencia literaria como una de las principales inspiraciones para crear su novela.

Lee aquí las entrevistas al creador y el reparto de El desorden que dejas

Juega con dos bazas interesantes, que generan un gran enganche en el espectador: la primera de ellas cómo de alguna forma Raquel se va identificando con Viruca a medida que pasa el tiempo y, por otra, cómo lidian las personas que tenía a su alrededor con la pérdida, sobre todo teniendo en cuenta que es un personaje muy oscuro y con muchísimas capas que se va desvelando de forma paulatina y a quien no llegamos a conocer en profundidad hasta que comprendemos en qué lugar se pone a sí misma.

El desorden que dejas no es una serie fácil en lo que se refiere a las relaciones humanas: por una parte peca en ocasiones de ser demasiado explícita (hasta zafia incluso) y por otra hace de la violencia una constante que es bastante desagradable. En general, resultan bastante frívolas las relaciones entre los personajes, con abundantes escenas de cama, consumo de drogas generalizado y una excesiva atención a aspectos morbosos que termina por lastrar el visionado.

Aunque el clima y las localizaciones ayudan mucho a crear una atmósfera interesante, que podría remitirnos al género negro sueco, por ejemplo, con lluvias, brumas o las propias termas como enclave natural icónico, todo lo que atañe a los estudiantes del instituto resulta poco creíble y con situaciones difíciles de aceptar.

En suma, El desorden que dejas engancha y te mantiene pegado al televisor con ganas de saber qué sucederá al final, pero hay que dar un salto de fe bastante importante para aceptar lo que te cuenta.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

El desorden que dejas es una miniserie puesta en pie por dos magníficas actrices pero que no tiene demasiada fuerza. Mantiene el interés hasta el final, pero tiene algunos giros de guión inverosímiles que hacen que el desenlace sea muy forzado.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una miniserie autoconclusiva que no tendrá más temporadas. Mantiene el interés hasta el final, a la espera de resolver los misterios que propone.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es bastante morbosa y hay que dar un salto de fe bastante grande para que encaje el final.
Hobby

70

Bueno

Y además

El desorden que dejas (Serie TV)

Argumento:

El desorden que dejas es una miniserie original de Netflix creada porCarlos Montero (Élite, Dinero fácil, Física o Química) y que dirige junto aSilvia Quer (Sé quién eres, La mujer del siglo, Élite) yRoger Gual (Los espabilados, Instinto, Las chicas del cable). Esta serie de intriga gira en torno a Raquel, una profesora de literatura que ace...