Ir al contenido principal
Dilema - Netflix
Análisis

Crítica de Dilema, la serie thriller de Netflix con Renée Zellweger

Si te dieran todo el dinero que necesitas a cambio de que tu pareja pasara la noche con una extraña, ¿qué harías? De ahí parte la historia de una serie llena de manipulaciones, intrigas... Y algo de caspa, por qué no decirlo. Conoced el nuevo thriller de Netflix.

El catálogo de series de Netflix parece haber cogido el gustito a eso de ofrecer thrillers con cierto tonillo erótico, en el que jóvenes con talento cruzan sus vidas con pérfidas personas. El nuevo representante es esta serie llamada Dilema (un título bastante más soso que el de What/If en su versión original), una serie en la que una brillante emprendedora de la industria farmacéutica llamada Lisa Donovan (Jane Levy, a la que recordaréis por Posesión infernal o No respires) se ve en una terrible encrucijada: su empresa tiene un descubrimiento enorme entre manos, pero se quedan sin dinero. La única solución parece venir por parte de una misteriosa y ácida empresaria, Anne Montgomery (Renée Zellweger), la cual está dispuesta a costear el proyecto, a cambio de que su marido pase una noche con ella y no cuente a nadie lo que suceda durante esas horas.

Consigue la trilogía de Bridget Jones

Es evidente que esa premisa se parece poderosamente a la de la película Una proposición indecente (de hecho, hasta bromean sobre ello en los primeros minutos de la serie), pero las intenciones de Anne parecen ir más allá de lo puramente sexual. ¿Qué partido quiere sacar a Sean (Blake Jenner), el marido de Lisa, durante ese tiempo? ¿Y por qué parece estar tan obsesionada con poner contra las cuerdas a todo el mundo que la rodea?

Solo con estos elementos sobre la mesa, la serie Dilema sería lo bastante interesante como para mantener nuestro interés, pero de repente sucede algo innecesario: comienzan a abrirse subtramas centradas en otros personajes, como el affair de Samantha (una amiga de la pareja protagonista) con un cirujano del hospital en el que trabaja o los jugueteos sexuales de Marcos, el hermano de Lisa, que busca reavivar la chispa con su novio. Al principio, el espectador puede pensar que todo esto son engranajes de una misma historia, que todo acabará confluyendo de alguna manera en un clímax explosivo con todos los personajes, pero lo cierto es que no es así. Cada subtrama va por su lado y, aunque todos los personajes interactúan entre sí en un momento u otro, sus historias recorren caminos diferentes.

Dilema - Netflix

Mmm, romances con médicos poderosos, mujeres de mediana edad malvadas y con poder, parejas jóvenes y talentosas que luchan contra viento y marea... ¿A qué os suena todo esto? Efectivamente, la serie Dilema parece en muchas ocasiones poco más que un culebrón con mucho presupuesto. Parece esforzarse por estirar historias que, la verdad, no acaban interesando tanto como la principal, en un afán por apelar a todos los segmentos de público que pudieran sentirse atraídos por su narrativa. Y claro, sazonando todo ello con alguna que otra escena de sexo ligerito, por aquello del "uy, uy, uy, picante, picante".

Por suerte, este thriller de Netflix cuenta con su "arma" principal, como es la actriz Renée Zellweger. Olvidaos de su candidez en las películas de Bridget Jones. Aquí, vuelve a demostrar su versatilidad dramática con unos juegos de miradas, frases lapidarias y muecas de desdén que hacen percibir a su personaje como una persona absolutamente maquiavélica y odiosa. Precisamente, gracias a ello se mantiene el interés de la serie, que sabe terminar la mayoría de los episodios (10 en total, de una innecesaria duración de una hora cada uno) con algún pequeño giro de guión en el que Anne sigue movilizando su maquinaria en torno a su misterioso plan.

Dilema - Netflix

Gracias a ello, y a pesar de que todo el producto tiene ese tufillo a telenovela, en el fondo mantenemos cierto interés por ver cómo terminará todo y cuál es el plan maestro detrás de toda la trama. No vamos a entrar en spoilers aquí, claro, pero en general la resolución de todas las historias es tan previsible como sosa. Quizá la principal tiene algo más de gracia, pero no es que os vaya a volar la cabeza, precisamente. Lo que va sucediendo no tiene el punto de perversión que hemos visto en series como You... Pero por suerte tiene un mejor acabado que otras alternativas recientes como Alta Mar.

En definitiva, Dilema es una serie de Netflix que habría funcionado mucho mejor yendo más al grano y con una duración menor, pero al menos un buen presupuesto que ha sabido presentar unos actores, dirección y ambientación a la altura de las circunstancias. Ni el guión, ni la mayoría de los diálogos pueden decir lo mismo, lamentablemente. Y es que, por mucho dinero que tenga Anne, ni todo el parné del mundo puede comprar la verdadera calidad.

Valoración

Consigue inquietarnos en sus primeros compases, pero pronto cae en una dinámica más propia del culebrón televisivo. A pesar de todo, tiene sus momentos.

Hobby

64

Aceptable

Lo mejor

El personaje y la interpretación de Renée Zellweger, a la que da gusto odiar.

Lo peor

Demasiadas tramas secundarias que bajan el ritmo y a veces rozan lo casposo.

Y además