Ir al contenido principal
El lado siniestro de la luna
Análisis

Crítica de El lado siniestro de la luna, el thriller de Netflix

La luna llena puede dar pie a comportamientos muy raros... Y una muy especial, cada nueve años, tiene obsesionado a un policía que está dispuesto a tirar todo lo demás por el desagüe. Bienvenidos al nuevo thriller policiaco de Netflix.

Netflix continúa su imparable goteo de películas y series policíacas, un género que les resulta especialmente prolífico. La última muestra en llegar es esta película llamada El lado siniestro de la luna (In the Shadow of the Moon, en su versión original), que presenta un contexto muy marcado al principio, para irse transformando poco a poco en algo muy diferente.

Hazte con el periodo de prueba de HBO España y disfruta de un mes gratis con las mejores series, películas y documentales de la plataforma

La historia nos lleva hasta 1988, cuando una serie de extrañas muertes llaman la atención del policía Locke (Boyd Holbrook, al que recordaréis por protagonizar la reciente Predator), el cual queda irremediablemente intrigado por la "ejecución" de las víctimas: tienen unas punciones en la nuca y su cerebro parece haberse licuado. Pronto consigue dar con la que parece ser la asesina, pero, aunque creía que sí, no consigue acabar con ella. Cada nueve años, la asesina vuelve a aparecer y Locke se pasa la vida obsesionado con dar con ella, lo que hace que sacrifique el resto de las relaciones con su familia y amigos. Aquí podéis ver el tráiler oficial de El lado siniestro de la luna, aunque os advertimos de que es un poco "spoilero":

La acción de esta película de Netflix se construye en base a los diferentes saltos de 9 años, en los que el protagonista está cada vez más envejecido y obsesionado tanto con su causa como por comprender quién es esa asesina, por qué regresa y qué motivaciones tiene. Solo puede contar con el apoyo de su cuñado, Holt (Michael C. Hall, el mismísimo Dexter de la serie de televisión), mientras se pierde más en una espiral que recuerda a la de películas como Seven o Zodiac.

El lado siniestro de la luna

Ahí llega una de las pegas de esta película de Netflix, pues aunque el arranque de cada tramo nos sugiere esa nueva etapa de obsesión, falta fuerza en la expresión de esa carga que tiene el protagonista: vale, cada vez tiene la barba y el pelo más largos, pero ni su caracterización ni la actuación de un Boyd Holbrook bastante poco inspirado transmiten la intensidad necesaria. Por otro lado, el thriller policiaco cede cada vez más peso a la ciencia ficción. No os daremos más detalles aquí, pero es ahí cuando tenemos que empezar a poner el cerebro a centrifugar para entender lo que está sucediendo.

Las explicaciones son más que suficientes al final (quizá demasiado) y la sensación que queda es agridulce: la explicación de los regresos de la asesina es muy inteligente y da que pensar, pero la forma en que ella mata es innecesariamente forzada. Esa faceta hace que el principio de la historia sea muy interesante, pero cuando te pones a pensarlo, no tiene sentido que se complicara tanto la vida matando como lo hizo.

El lado siniestro de la luna

Por el camino, encontramos una fotografía también algo irregular: muy sólida y trabajada al principio, pero algo más genérica a medida que avanzamos. Aún así, hay unas cuantas secuencias de acción bastante sólidas, tanto en lucha cuerpo a cuerpo como en vehículos, si bien la película actúa más como un thriller policíaco que otra cosa.

En su conjunto, El lado siniestro de la luna es una película que va mutando con el paso del tiempo, como su protagonista, y que consigue mantener el interés en sus casi dos horas de metraje, gracias a su constante estructura de saltos hacia delante en el tiempo.

El lado siniestro de la luna

Con un montaje y planos realmente impactantes, está claramente más cuidada en sus primeros minutos (el director Jim Mickle ha reconocido que se quedaron sin presupuesto hacia el final y tuvieron que reajustar el cierre), pero sabrá entretener hasta el final a los fans de las películas de suspense y hacer pensar a los de la ciencia ficción. También a los fans de los investigadores con bigote, que también da glamour.

Valoración

Un estupendo arranque lleva a un acto final algo menos satisfactorio, pero por el camino disfrutamos de un thriller muy competente y, por momentos, arriesgado.

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

El acto inicial, más policíaco y con una fotografía y montajes mejor trabajados.

Lo peor

El personaje protagonista y sus motivaciones no acaban de ser creíbles. Algunas facetas más fantásticas son forzadas.

Y además