Luke Cage, temporada 2
Análisis

Crítica de Luke Cage, temporada 2, el 22 de junio en Netflix

Por Jesús Delgado

Luke Cage temporada 2 llega a Netflix el 22 de junio. El superhéroe a prueba de balas de Marvel regresa a la plataforma VOD para contar un crudo drama callejero de blaxploitation, sobre la mala sangre acumulada en las calles de Harlem.

Una de las series más complejas, pero ricas, de Marvel y Netflix regresa. La temporada 2 de Luke Cage vuelve a la plataforma VOD con fuerza para seguir desarrollando la historia del superhéroe conocido también como Power Man o el Héroe de Alquiler. Mike Colter encarna de nuevo a este héroe de Harlem a prueba de balas, que, sin embargo, dista mucho de ser intocable o invulnerable. 

Hace unos días os analizamos el episodio 1 de la temporada 2 de Luke Cage. En dicha crítica os ofrecimos las claves de este arranque de temporada. Ahora, tras haber visto los 13 episodios de este drama callejero creado por Cheo Hodari Coker (Almost Human, Ray Donovan), podemos ofreceros una visión más detallada y en conjunto de ella. 

La temporada 2 de Luke Cage sigue en orden de visionado a la temporada 2 de Jessica Jones, tal y como os explicamos en el reportaje del orden en que deben verse las series de Marvel y Netflix. La trama de esta historia arranca con reminiscencias de The Defenders y expone el papel que juega Luke a su regreso a las calles de Harlem.

Tal y cómo muestra el póster promocional de esta segunda temporada, Cage pronto se echa el peso de Harlem a las espaldas, erigiéndose como un defensor del barrio. Sin embargo, la balanza de poder está en un delicado equilibrio. Con Cornell Stokes "Cottonmouth" (Mahersala Ali) fuera del juego, "Black" Mariah Dillard y Hernán Álvarez "Shades" (Alfre Woodard y Theo Rossi) toman el control del Harlem Paradise, erigiéndose como los cabecillas del submundo.

Sin embargo, en el horizonte, procedente de Kingston, negros nubarrones se ciernen sobre Harlem, poniendo una nueva pieza sobre la mesa: el mafioso jamaicano conocido como Bushmasther (Mustafa Shakir), que ha jurado destruir el legado de los Stokes. ¿Podrán Luke Cage y su aliada, la detective Misty Knight (Simone Missick), detener la tormenta que se avecina? No os lo contamos. En su lugar procedemos a analizar esta temporada 2 de Luke Cage, hablándoos de sus puntos fuertes y de sus flaquezas. 

Purito Blaxplotation

Siguiendo la estela marcada por el resto de series de Marvel de Netflix, Luke Cage nos relata una historia agridulce, cínica y bastante sórdida acerca de la mala sangre entre familias mafiosas, el peso del legado, la responsabilidad y, sobre todo, el poder personal y la influencia. Alejándose de las líneas morales, más definidas, como las que podemos ver en Daredevil y Iron Fist, la serie de Luke Cage apuesta por un cierto relativismo moral. Casi nadie es malo o bueno del todo, solo depende del cristal con el que se mire la situación.

En este sentido, estamos ante uno de las series más elaboradas y complejas a nivel narrativo. El diablo, como suele decirse, está en los detalles. De ahí que Luke Cage se haya consolidado como un título especialmente rico, pero también difícil. El showrunner Cheo Hodari Coker ha cocinado un relato en el que nuevamente Harlem se convierte no solo en escenario, sino también en un personaje más. Y, cómo tal, los problemas y contradicciones del barrio quedan expuestos a lo largo de los 13 episodios.

De esta forma, se exponen cuestiones tales como la violencia callejera y doméstica, la xenofobia y colorismo entre grupos de afroamericanos, la identidad étnica y cultural, la música en el barrio, la mala sangre entre latinos y negros, las drogas, la mala prensa de la policía, los señores del crimen y un largo etcétera, propios del género blaxploitation del que Luke Cage se convierte en uno de sus mejores exponentes actuales.

Como tal, esta serie de Netflix resulta en esta segunda temporada especialmente completa a nivel argumental. Pero hace falta cierta base para entender los problemas de Harlem y de las comunidades que la habitan, el foco central de esta historia, que a su vez determina los roles de sus protagonistas. Por tanto, un espectador que no conozca mucho las dinámicas de las poblaciones urbanas de ghetto y también de los movimientos sociales asociados, encontrará un poco indigesto y complicado todo lo que esta serie expone. 

Ahora bien, si se supera esta barrera, el espectador encontrará un drama de primer nivel, en donde los superpoderes son solo algo tangencial y muy secundario, por no decir anecdótico. 

El Padrino de Harlem

Sin haceros muchos spoilers, básicamente podemos decir que este es el mejor resumen de Luke Cage temporada 2 de Netflix. Estamos ante una secuela de la primera parte, que pule los defectos que tenía argumentalmente la primera entrega de las aventuras de este superhéroe para ofrecernos un drama sobre mafias y el precio que se cobra en sus áreas de influencia. 

En esta línea, el equipo de guionistas han mezclado El Imperio Contraataca con El Padrino, Shaft y Superfly. Es una historia de venganza, caída a los infiernos, pero también de redención, con un cierto sabor agrio que enmascara la dulzura bajo la superficie. Luke Cage asume su posición como defensor de Harlem. No obstante, pronto descubre que no todo es tan sencillo como tirar puertas abajo y reducir a golpes a los maleantes. Harlem tiene sus propias reglas, y Cage deberá de jugar con ellas o salir del juego. 

Este enfoque contrasta con el planteamiento del personaje en los cómics de Marvel, que debe moverse cerca de una línea de grises. Aunque, a diferencia de estos, la versión televisiva apuesta por un realismo de presentación que va más allá de la estética y trasciende al plano argumental. De ahí que este Cage y su entorno hayan perdido cierto toque "buenista" o esperanzador, que se deja entrever en el enfoque más conocido del héroe en las aventuras impresas. Aun así, dentro del planteamiento de esta versión, es plenamente coherente. 

Dicho esto, ya podemos adentrarnos en la forma de la serie. Siguiendo el patrón de The Punisher y la temporada 1 de Daredevil, esta temporada 2 corrige el defecto de forma de dividir la temporada en dos arcos argumentales bien diferenciados. En su lugar, toda la temporada se consolida como una única historia cohesionada y con un ritmo bien definido, que marcha directo desde su arranque hasta su conclusión, desarrollando una evolución de la trama, pero también de sus personajes. 

Si bien es cierto que aún hemos de hacerle alguna que otra concesión, a nivel narrativo, es bastante correcta en su ejecución. Sirvan de ejemplos los cameos de ciertos personajes, cuya aparición no es sino la propia marca de Marvel, demostrando que "todo está conectado entre sí". Dicho de otra forma, es una convención con la que tenemos que lidiar. Si nos gustan los cómics y esta forma de conectar series, lo veremos como una genialidad. Si no, nos dará la impresión de estar ante un tipo de "spam" soterrado. 

Conoce los cómics originales de Power Man y Puño de Hierro, en Amazon

También encontramos cierta dirección irregular de episodio a episodio. Algunos capítulos cuentan con una gran dirección y edición de secuencias, como el primer capítulo, que dirige Lucy Liu. En contraste, otros son bastantes mejorables. Esto también se extiende a ciertas secuencias de lucha, que resultan bastante falsas. Afortunadamente, son contadas en comparación con las coreografías más elaboradas e importantes. 

No obstante, estos "defectillos" se pasan por alto gracias a otros valores de la serie. El primero de ellos, la calidad actoral de su reparto. Alfre Woodard brilla como una villana con un montón de capas, tan detestable como adorable. Pero no perdamos de vista tampoco a los grandes secundarios, siendo su máximo exponente el difunto Reg E. Cathey.

El segundo, pero no menos importante, es la música. En Luke Cage vuelve a ser una parte fundamental. Hip-hop, funky, soul, jazz y reggae son los estilos que más escucharéis, siendo ritmos propios del género. Su uso es magistral, siendo un apoyo fundamental para dar mayor trascendencia a ciertas secuencias, creando sensaciones y atmósferas y dotando además de significado a las secuencias. Que muchas de ellas sean, además, piezas grabadas en directo dan una calidad extra al metraje.

Incluso si estos estilos musicales no son lo vuestro, sabréis apreciarlas. Su peso dramático no solo es de primer nivel, sino que demuestra un excelente gusto y sensibilidad por parte de los responsables de la serie. Un detalle que juega muy a favor de Luke Cage.

Luke Cage, temporada 2 - Poster

Acabamos diciendo que en conjunto, que Luke Cage temporada 2 supera con creces a su antecesora. Más aún, se consolida como una de las temporadas más brillantes de Netflix sobre un superhéroe de Marvel. Es una alternativa para aquellos que busquen un relato de "cómic" mucho más duro e inclemente, con un tamiz más "adulto". A ese público, ya os adelantamos que no les defraudará ni un ápice. 

Valoración

La temporada 2 de Luke Cage pule los defectos de forma de la anterior temporada para ofrecer un drama urbano con tintes de tragedia griega: Venganza, guerra de bandas y racismo en el corazón de Harlem. Purito blaxploitation

Hobby

80

Obra maestra

Lo mejor

El uso de la música y de las localizaciones. La calidad interpretativa del reparto. Las sorpresas de guión. El sabor agridulce de la trama.

Lo peor

La dirección irregular entre episodios. Algunas coreografías pecan de pobres. Hay que conocer los problemas sociales de Harlem para sacarle partido.

Y además