Ir al contenido principal
Memorias de Idhun
Análisis

Crítica de Memorias de Idhún, el anime basado en la obra de Laura Gallego

Por Mariló Delgado

Crítica de la primera temporada de Memorias de Idhún, el anime de Netflix basado en los aclamados libros de Laura Gallego García. Estreno en la plataforma de streaming el 10 de septiembre.

Después de años negándose a cualquier tipo de adaptación a película o serie basada en sus obras, la autora española Laura Gallego García finalmente terminó dando su brazo a torcer y se anunció Memorias de Idhún, una nueva serie de anime de Netflix que adaptaría las novelas de fantasía juvenil del mismo nombre. 

El próximo 10 de septiembre llegará a la plataforma de streaming la primera temporada de la serie de animación, que estará compuesta por cinco episodios de unos 25 minutos y se centrará en la trama de la primera mitad del primer libro: "La Resistencia". El guión de Memorias de Idhún ha corrido por cuenta de la propia Laura Gallego y Andrés Carrión, quienes ya fueron responsables de la adaptación a cómic que también han servido como inspiración para esta serie de anime. 

La serie de Memorias de Idhún también supone una nueva aventura en el mundo del anime para Zeppelin TV, quienes han producido las dos temporadas de Virtual Hero, esta vez con Alexis Barroso sirviendo como productor ejecutivo y Maite Ruiz de Austri como directora de la primera temporada de este anime de fantasía español. 

Ahora, ya dejándonos de tecnicismos... ¿De qué va Memorias de Idhún? Todo comenzó con la conjugación astral de los tres soles y las tres lunas del mundo mágico de Idhún, que Ashran el Nigromante aprovechó para hacerse con el poder e instaurar un auténtico reinado de terror. Tiempo después, la trama se centra en Jack y Victoria, dos adolescentes perseguidos por Kirtash, un asesino implacable que da caza a los idhunitas que consiguieron escapar de su mundo al nuestro. Además de esto tenemos dragones, serpientes aladas, mucha magia, y una profecía que enlazará el destino de los tres jóvenes.

Vamos a comenzar hablando del departamento gráfico del anime, ya que en especial el trabajo de fondos y el diseño de producción está muy cuidado y es una preciosidad. Además, y sin haceros spoilers, hay varias secuencias en las que el estilo visual cambia un poco y parece que estamos viendo un auténtico mural pintado y que ayuda a sumergirnos un poco mejor en la historia de Idhún.

Memorias de Idhun

Como os contábamos un poco más arriba, los encargados de la animación han sido Zeppelin TV, así que si habéis visto Virtual Hero es normal que el diseño de personajes os recuerde a este otro anime. En cuanto a la calidad de la animación, podéis esperar la de un anime normal, es funcional y cumple, con la excepción de momentos puntuales en duelos a espada o con despliegue de poderes mágicos. Ya está confirmada una segunda temporada de Memorias de Idhún, que presumiblemente adaptará la segunda parte del primer libro, así que esperemos que la calidad de la animación mejore un poquito más y tengamos uno de esos momentos de "¡Oh! ¡Aquí se estaban guardando el presupuesto de la temporada!", porque por desgracia esta primera parte no ha tenido casi momentos brillantes, y es una pena en una temporada tan cortita.

También hay que hablar en "el elefante en la habitación", ya que desde hace unas semanas esta serie de animación de Netflix ha venido acompañada de unas cuantas polémicas respecto a su doblaje, ya que cuando se desveló el primer trailer de Memorias de Idhún y se pudieron escuchar las voces de los personajes principales, más de un fan terminó horrorizado por la elección de los actores. Después de años esperando una adaptación de sus libros favoritos, muchos se encontraron con que los elegidos para doblar a los protagonistas habían sido en su mayoría actores sin formación en doblaje, y hasta Laura Gallego se desmarcó de la decisión.

De esta manera tenemos a Michelle Jenner (Los hombres de Paco), Itzan Escamilla (Élite) como Jack, Nico Romero (Las chicas del cable) como Shail, Sergio Muir (Las chicas del cable) como Kirtash, y Carlos Cuevas (Merlí) como Alsan. A excepción de Jenner, que cuenta con años de experiencia en este campo a sus espaldas, y unas buenas intentonas por parte de Escamilla, el doblaje de los protagonistas es bastante regular, con secuencias en los que parece que directamente están leyendo sus líneas y no consiguen transmitirnos ninguna emoción.

Sin embargo, y a pesar de los altibajos con el doblaje, el mayor problema de Memorias de Idhún es, irónicamente, su propia historia. Parte del atractivo que podía tener la serie es que la autora sería la responsable de adaptar sus libros... y quizás la serie le ha salido demasiado parecida. A pesar de que tanto Gallego como Carrión tienen experiencia como guionistas, en ocasiones parece que no han sabido traducir bien el material de los libros a lenguaje audiovisual.

Memorias de Idhun

Así nos encontramos escenas enteras de personajes hablando en un plano medio sin ninguna gracia, contándonos cosas que podríamos estar viendo con una ilustración estática o algún tipo de secuencia animada haciendo uso del famoso "show, don't tell". Los personajes nos cuentan cosas, nos dicen como se sienten, nos explican todo, cuando simplemente podrían mostrárnoslo. También, sin haceros spoilers, se podría haber hecho algo similar a la serie de La materia oscura, en la que se van anticipando elementos de los siguientes libros para ir construyendo la trama de manera más atractiva y que consiga engancharnos, ya que al querer mantener tanto misterio sobre Idhún y la profecía consigue que también perdamos interés. No solo eso, si no que gran parte de la "chicha" de la trama vendría en la segunda parte del libro, así que nos hemos quedado con una primera tanda de capítulos un poco descafeinada.

Comienza a leer Memorias de Idhún desde el principio

¿Es Memorias de Idhún una buena adaptación? Sí, claro, sigue la trama del libro al pie de la letra, pero también se nos queda una espinita de que la primera temporada de la serie podría haber servido de mejor presentación para este anime español, demostrando que en nuestro país se puede hacer animación de calidad. Si sois fans de los libros, desde luego merece la pena darle una oportunidad, aunque también os aconsejamos no llevar las expectativas por las nubes y tomároslo como un primer capítulo y un pequeño trago a pasar antes de llegar adonde las cosas se puedan poner interesantes.

Valoración

Memorias de Idhún tiene gráficamente algunos momentos muy buenos, destacando especialmente el trabajo de fondos y diseños. Por desgracia la historia se desinfla y no se ha trasladado bien a lenguaje audiovisual. El doblaje en castellano de los protagonistas es atroz.

Hobby

59

Regular

Lo mejor

El acabado gráfico, especialmente los fondos y diseños de personajes. Algunas secuencias de animación están muy bien trabajadas.

Lo peor

La historia en muchos casos va con un ritmo muy flojo y planos estáticos, y animación muy simple. El doblaje en castellano no ayuda para nada.

Y además