El perfume
Análisis

Crítica de El perfume, el thriller alemán de Neflix inspirado en la novela

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de El perfume, el thriller alemán de Neflix inspirado en la novela de Patrick Suskind disponible en la plataforma desde el 21 de diciembre de 2018.

La segunda serie alemana de producción propia de Netflix es El perfume, un thriller que deja de lado lo sobrenatural de la anterior, Dark, para adentrarse en el terreno del thriller. Y lo hace siguiendo su estela, con miembros del reparto como Carlotta von Falkenhayn "adoptados" de la primera ficción y un tratamiento de la fotografía muy similar.

El punto de partida es la sensorial novela de Patrick Süskind "El perfume", que es una recomendación indispensable para quienes no la hayan leído y un merecido éxito de ventas traducido a más de 45 idiomas. En ella, el autor nos presentaba a Jean-Baptiste Grenouille, un hombre obsesionado con el olfato que carecía de un olor propio y dedicaba su existencia a la elaboración de un perfume que le permitiera despertar simpatía en los demás obteniendo el aroma de los cuerpos de mujeres a las que asesinaba.

En esta ocasión, no nos movemos en las coordenadas temporales de la novela, sino que la historia se desarrolla en la actualidad. Durante su adolescencia en un internado un grupo de seis jóvenes entablan una relación que les lleva a cultivar una conjunta pasión por los aromas, desarrollada precisamente tras leer la novela de Süskind.

Años más tarde, cuando son adultos, Elsie aparece brutalmente asesinada, con el cabello rasurado y con sus glándulas sudoríparas extirpadas. A medida que avanza la investigación policial, en manos de la inspectora Najda Simon, van viendo la luz una serie de inquietantes secretos de ese en apariencia idílico grupo de amigos. 

El perfume es una miniserie de seis episodios de aproximadamente una hora de duración. Al inicio de cada uno de ellos, un concepto aromático sirve como punto de partida: el famoso "enfleurage", el corazón de la fragancia o la síntesis son algunos de ellos, que la voz en off de un perfumista define para convertirse luego en el leit motiv del episodio en cuestión.

El mayor problema que tiene no es tanto en sí la trama del thriller, que funciona razonablemente bien hasta alcanzar un clímax que solo se ve llegar muy al final, como el hecho de lo disfuncional de todas las relaciones que se muestran entre los personajes. La mayoría, sobre todo las mujeres, han sido víctimas de abusos sexuales y maltratos (nos lo muestran, además) y también prácticamente todos han pasado o han estado a punto de pasar por un orfanato.

Al contrario de lo que sucedía en la novela y en la película de Tom Tykwer de 2006 El perfume: historia de un asesino, esta serie de Netflix no trata de hacernos evocar aroma alguno, sino que se queda con el concepto de base de la búsqueda de una fragancia que consiga manipular la voluntad de los demás.

Es tremendamente perversa y sórdida y también muy explícita en lo que a esas relaciones no consentidas se refiere, mostrando palizas, malos tratos, violaciones y autolesiones derivadas del trauma posterior... así que no es de extrañar que despierte incomodidad por su manifiesta misoginia: no hay ni un solo personaje femenino que se libre de ser una víctima ya sea de asesinato, de un crimen sexual, de un abuso prolongado en el tiempo, de prostitución o de malos tratos por parte de sus parejas, cónyuges y/o "amigos".

Las mejores series para ver en Netflix en enero de 2019

El perfume cuenta con un buen nivel en los apartados técnicos y poco se le puede reprochar a la realización de Philipp Kadelbach, el responsable de la aclamada miniserie Hijos del Tercer Reich, pero por desgracia, no tiene un guión bien equilibrado: el acicate para llegar al final es descubrir la identidad del asesino, pero esto se resuelve de forma torpe y sobreexplicada en los últimos minutos de la serie... Y llegar hasta ese momento es un calvario dado que el tempo interno es lento y está plagado de momentos truculentos. Es más, lo que resulta más importante, que es la relación de esos jóvenes con su sentido del olfato, es algo que se infraexplota mientras que se sobredimensiona el morbo del sexo y la violencia de género.

El perfume

En resumen, si hay una segunda temporada de El perfume, que todo podría suceder, habría que pedirle menos relleno desagradable, más ritmo y sobre todo mayor atención a la trama realmente interesante... La que debería subyugarnos como una de esas esencias arrebatadoras.

Valoración

La revisión moderna de El perfume que lanza Netflix con su segunda serie alemana de producción propia no embriaga, pero sí es un inquietante thriller macabro y descorazonador.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La atmósfera de ciertos pasajes, la foto y el corazón de la historia. Funciona el hecho de que no adapte sino que solo se inspire en la novela.

Lo peor

La violencia sexual explícita y reiterativa a lo largo de la serie: la tónica son las relaciones disfuncionales, lo que le resta verosimilitud.

Y además