Ir al contenido principal
¿Quién es quién?
Análisis

Crítica de ¿Quién es quién?, la comedia francesa sobre intercambio de personalidades

Crítica de ¿Quién es quién?, la comedia francesa sobre intercambio de personalidades dirigida por Jean-Patrick Benes en base a un guión de Martin Douaire.

Dentro del torrente de estrenos es esta semana, llama la atención la premisa de ¿Quién es quién? que últimamente se ha abordado desde distintos géneros: el intercambio de personalidades, en esta ocasión, entre los miembros de una familia.

Estamos ante una comedia familiar que adopta el tono de otras películas como Big, pero también De tal astilla, tal palo, Viceversa, ¡Este cuerpo no es el mío!, Ponte en mi lugar o Una rubia muy dudosa. Este cuerpo me sienta de muerte, el año pasado, añadió al cóctel unas notas de terror y acción y ahora, esta cinta, sin innovar tanto, multiplica las conversiones para resultar más eficiente y divertida.

Los Morel son una familia disfuncional: Alain dirige un periódico que está arruinado y va a ser vendido al mejor postor, Sophie es una enfermera exhausta que se aburre con su marido y ambos tienen tres hijos que pasan por distintos momentos.

La pequeña Chacha habla como un camionero, aunque solo tiene siete años. La mayor, Valentine, es un saco de hormonas y Léo es un fumeta que solo piensa en sí mismo. En realidad, nada les une, lo que dificulta mucho que se relaciones de forma adecuada.

A pesar de estar de viaje, no consiguen pasarlo bien porque les falta lo que llamamos "sentido de la familia". Si la empatía se basa en ponerse en la piel de los demás, van a descubrir a lo grande lo que esto significa dado que, un buen día, sus conciencias amanecen intercambiadas. 

Así, Chacha se descubre en el cuerpo de su padre, Alain en el de su esposa, Sophie en el de su marido, Léo en el de su hermana Valentine y Valentine en el de su hermano... Pero los enredos solo acaban de empezar...

En una comedia de estas características es fundamental el casting y el trabajo con los actores. Sorprende que, de todo el elenco, sea la pequeña Rose de Kervenoaël la que más borda su papel adoptando el rol de su madre en la ficción. Cada expresión y detalle de su gestualidad parece el de una adulta y es bastante gracioso verla envuelta en un montón de líos.

Franck Dubosc es la gran estrella del reparto: el actor primero tiene que interpretar el papel de su hija pequeña y luego el de la que tiene 17 años, así que tiene que echar mano de todos sus recursos para "convencernos" de que no queda nada del descreído y deprimido Alain cada vez que aparece en escena.

En general, todo el elenco tiene sus momentos de gloria, así que es una comedia bastante coral en la que puede pasar cualquier cosa. Hay, eso sí, ciertas licencias para hacer que las cosas fluyan, como algunas trampas en el vestuario para que los espectadores no se pierdan entre tanto cambio.

En resumidas cuentas, ¿Quién es quién? no es el colmo de la originalidad, pero trata de retorcerlo todo al máximo para resultar entretenida. Sin ser una comedia que vaya a cambiarle la vida a nadie, cuenta con varios equívocos en los que se juega mucho con los límites de lo socialmente aceptable.

Así que cuenta con una doble ventaja: puede ir más allá de lo que va cualquier película estadounidense al uso y no hay moralina ni mensaje relamido sobre el tópico de la familia feliz. Ya desde los primeros planos en los que vemos a los niños con berrinches y a los padres tirando de ellos queda claro que no nos encaminamos a eso.

De este modo, aunque solo sea por la forma en la que regodea en su forma de transgredir lo políticamente correcto, merece un visionado y echarse unas risas con ella. Y apuntamos: es carne de remake a la española, esperemos que caiga en manos de un buen cineasta que sepa sacarle el jugo, porque tiene un enorme potencial.

Sabemos lo que decimos, porque precisamente Franck Dubosc fue el protagonista de Mamá se va de viaje, la película que Santiago Segura convirtió en el éxito de taquilla Padre no hay más que uno... y su secuela. Y son dos de los títulos más rentables que se han amparado en este formato del remake, junto a la gran Perfectos desconocidos de Álex de la Iglesia. Os dejamos con más sugerencias para reír.

Valoración

Correcta comedia con un par de puntos desternillantes que le da una nueva vuelta de tuerca al leit motiv del intercambio de personalidades con el añadido de que sobrepasa límites que el cine estadounidense no puede traspasar.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

El trabajo de los intérpretes y la forma en la que la película busca los límites: hay secuencias impensables en una película estadounidense.

Lo peor

Daba para más: le falta algo de ritmo en algunos momentos y rizar el rizo para resultar aún más rompedora.

Y además