Ir al contenido principal
A Teacher
Análisis

Crítica de A Teacher, la serie de FX protagonizada por Kate Mara y Nick Robinson

Crítica de A Teacher, la serie de FX protagonizada por Kate Mara y Nick Robinson cuyos tres primeros episodios ya están disponibles en HBO España.

Ya tenéis disponibles en HBO los tres primeros episodios de la serie A Teacher, la serie de FX creada por Hannah Fidell en base a su película del 2013 de temática semejante. Son de rápido visionado porque oscilan entre los 22 y los 28 minutos y la acción se desarrolla rápido. Eso sí, puede que tengáis una primera impresión un tanto equivocada al comienzo.

Dada la naturaleza de la premisa que desarrolla y su arranque, podéis tener la sensación de que se tratará de otra serie frívola más que explore la adolescencia desde una perspectiva morbosa del sexo, pero lo cierto es que hacia la mitad de la serie (son diez en total los episodios que componen la primera temporada que nosotros ya hemos visto al completo) se produce un giro de guión inesperado que, como espectadores, nos lleva a replantearnos qué es lo que hemos visto y hasta qué punto todo ello puede tener repercusiones que van mucho más allá de la inmediatez.

En A Teacher, vemos a Kate Mara (House of Cards) dando vida a Claire Wilson, una profesora de lengua que se incorpora como docente a la escuela de secundaria de Westerbrook

Se trata de una mujer que ha vivido siempre de una forma discreta y tranquila, está casada y tratando de quedarse embarazada y todo parece ir razonablemente bien. Sin embargo, cuando conoce a Eric Walter, todo cambia para ella. El muchacho, que está a punto de graduarse, tiene dificultades para alcanzar la nota necesaria para ingresar en la universidad que le interesa y Claire se ofrece a darle clases particulares.

Pronto surge entre ellos una atracción física evidente y dan el paso de tener relaciones sexuales. Incluso se plantean fugarse juntos a pesar de que Eric es menor de edad, algo que tendrá una seria repercusión en las vidas de ambos.

Los espectadores somos testigos de cómo se sucede el idilio maestra-alumno. Vemos cuál de los dos toma la iniciativa, quién se deja arrastrar o cómo se van desarrollando los acontecimientos. Y A Teacher no es una serie creada para ser "cómoda" o "fácil" de interpretar, antes al contrario, lo que está en su punto de mira como objetivo principal es analizar qué postura adoptamos y por qué, abriendo la posibilidad de un debate a fondo respecto a los abusos en los que no obra una violencia o una amenaza a la integridad física, pero sí una cierta manipulación que puede tener consecuencias tan traumáticas como la búsqueda de situaciones de riesgo, la repetición de pautas en el cortejo y la desconexión con el contexto afectivo propio de la adolescencia, además de, obviamente, todo lo que se deriva del escándalo público y que lleva aparajeado una etiqueta que se convierte en estigma.

Sí que es cierto que la serie es bastante osada a la hora de mostrar las relaciones sexuales que establecen ambos personajes entre ellos y con otros (Claire con su marido, Eric con su exnovia) con escenas muy explícitas, pero también resulta algo confusa en el desarrollo de la relación que hay entre ellos.

Lo que sí deja muy claro es que la desigualdad que hay entre ellos, hace que todo les afecte de modo muy distinto. Claire es en todo caso una adulta que tiene que lidiar con sus propios demonios, aceptar lo inadecuado de sus actos e incluso ser consciente de su propio autoengaño y pagar por ello pero en el caso de Eric, es más complicado. Lo que les separa no es la edad, sino la madurez. Pero esta conclusión llega de forma precipitada en episodio final que da un salto de diez años hacia el futuro, descontextualizando a los personajes y abocando a los espectadores a tener que rellenar los huecos.

Vaya por delante que cada episodio empieza y termina con un rótulo en el que se recuerda a los espectadores dónde pueden acudir en caso de estar en una situación en la que se sientan vulnerables y avisando de que la serie contiene imágenes de alto voltaje en el plano sexual. Pero, en todo caso, recomendamos que los adolescentes y jóvenes la vean acompañados de un adulto con el que luego puedan hablar, solventar dudas y aclarar conceptos no solo legales (edad de consentimiento, diferencias entre acoso, abuso y violación y su tratamiento judicial) sino sobre todo afectivas (qué es un depredador sexual, cómo actúa, cómo defenderse, a quién acudir, cómo se sienten las personas que han pasado por situaciones así).

Lo dicho: A Teacher no es una serie que te lo ponga todo en bandeja, pero tiene la gran valentía de mostrar una relación atípica que se aleja de la norma y en la que no interviene la intimidación muy interesante para sacar a la palestra un montón de cuestiones que tenemos que plantearnos como sociedad para proteger a las personas que aún están desarrollándose y que merecen hacerlo a su ritmo y sin interferencias.

Kate Mara y Nick Robinson (Con amor, Simon) hacen un excelente trabajo interpretativo al meterse en la piel de los dos protagonistas pero también destacan secundarios como Rya Kihlstedt en el rol de la madre de Eric o MC Gainey como el padre de Claire. 

Dadle una oportunidad a esta miniserie sin perder de vista que más allá de los tres primeros episodios hay mucha tela que cortar.

Valoración

A Teacher abre un melón muy interesante al indagar en las relaciones de abuso en las que hay ausencia de violencia pero en las que sí hay una desigualdad entre las partes que puede conducir a conductas aberrantes y duras consecuencias en el largo plazo.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El debate que abre en torno a qué son los abusos y cuáles son las consecuencias que acarrean en el largo plazo.

Lo peor

Los evidentes problemas de raccord del último episodio y el brusco cambio de tono de la serie que se produce hacia la mitad.

Y además