Crítica de Los tipos malos, un simpático cruce de Ocean's Eleven y Lupin ideal para toda la familia

Los tipos malos

Crítica de Los tipos malos (The Bad Guys), la nueva película de animación de Dreamworks que se estrena el 18 de marzo en cines de la mano de Universal Pictures.

¡Qué gozada poder ir en familia a disfrutar de una película como Los tipos malos! Si hay una factoría que puede sacar pecho por haber sabido exprimirle el jugo a los villanos de los cuentos, esa es DreamWorks: de Shrek hasta Abominable, ha conseguido mostrarnos su lado más tierno sin descuidar la diversión haciéndole tilín a grandes y pequeños por igual.

Ahora reúne en torno a la figura de Lobo (el arquetipo del mal en cualquier narración infantil) a otros seres considerados malévolos: la tarátula, el tiburón, la piraña y la serpiente... Todos ellos disfrutando de la forma en la que la gente les tiene un miedo casi atávico.

VIDEO

Clip en exclusiva de Los tipos malos, la nueva comedia animada de Dreamworks

Los tipos malos funciona a la perfección como una comedia para todos los públicos y está basada en los personajes de los libros de Aaron Blabey. Eso sí, se han encargado del guión Etan Cohen (Tropic Thunder) y Hilary Winston (Community).

Supone el debut como director de largometrajes de Pierre Perifel tras haberse hecho cargo de tres cortometrajes y haber trabajado en el departamento de animación de cintas como Monstruos contra alienígenas o El origen de los guardianes. Estaba casi predestinado a hacerla después de haber sentido la llamada de esta versión de Reservoir Dogs con animales.

La película los presenta como un grupo de delincuentes se dedica a cometer toda clase de atracos y tropelías reuniendo en su guarida un fabuloso botín. Sin embargo, cuando la gobernadora Diane Foxington decide otorgar el delfín de oro al benefactor de la ciudad, e profesor Mermelada, sus ingeniosas mentes se ponen en marcha para birlarle el trofeo.

Aunque su plan parece infalible terminan apresados, de modo que no les quedará más remedio que hacer un pacto: serán buenos durante el tiempo necesario para dar un nuevo golpe y marcharse a la carrera... solo que, por una vez, puede que disfrutar la sensación de hacer el bien cambie algo en ellos.

Hay varios actores que juegan a favor de Los tipos malos: deja de lado muchos clichés del cine infantil, cuenta con una depuradísima animación que va de unos fondos hiperrealistas a unos juegos de iluminación propios de la imaginería de las pelis de atracos a lo Ocean's Eleven, amén de las persecuciones a toda velocidad que son dignas de Fast & Furious (versión para todos los públicos).

Pero si hay algo que destaca es el diseño de los personajes: Lobo y Diane parecen extraídos directamente de algunas de las series infantiles que tanto nos gustaban de pequeños a quienes crecimos en los 80 y los 90 como D'artacan y los tres mosqueperros o La vuelta al mundo de Willy Fogg si bien por su desgarbada forma de moverse y su personalidad, Lobo tiene algo de Lupin III.

Las 10 mejores películas de animación de 2021

Los Mitchell contra las máquinas

También hay cierta mezcla de estilos de animación que se agradece mucho para sacarle rendimiento a la expresividad de los personajes. Aunque sus cuerpos están modelados en 3D, los ojos están superpuestos en 2D, consiguiendo un resultado formidable que les aporta personalidad y da cuenta de la influencia del anime.

También así se deja también entrever algo del estilo de las ilustraciones de los libros de Blabey, que eran uno de los grandes alicientes para enganchar a los peques a la lectura, aunque el aspecto general recuerda más a la de los personajes de Zootrópolis que a otra cosa.

A vueltas con el doblaje... otra vez

Aciertos y errores en lo relativo al doblaje pero, para poder entrar en harina, primero os resumimos quién le presta su voz a los personajes en versión original y en castellano: Sam Rockwell y José Posada son Lobo, Marc Maron y Pedro Alonso son Serpiente, Craig Robinson y Santi Millán son el Tiburón, Anthony Ramos y Nil Ojeda son el Piraña y Awkwafina y Gemita son la Tarántula.

Respecto a los roles secundarios Lilly Singh y Sara Carbonero se encargan del personaje de la periodista Tiffany Peluchi y Richard Ayoade y Joaquín Reyes del profesor Mermelada.

En los tipos malos el doblaje no profesional hace que se resienta bastante el conjunto siendo especialmente sangrante el doblaje de Gemita y Nil Ojeda, y mira que tienen poco texto. Se entiende su fichaje como reclamo comercial para atraer público joven a las salas y no va a generar el revuelo de Lola Índigo en Space Jam: nuevas leyendas, pero su desempeño queda lejos de la excelencia.

Mucho más acertado es el trabajo de los actores Pedro Alonso, Santi Millán o Joaquín Reyes, pero Sara Carbonero se queda escasa de emoción en un papel que le pegaba mucho y al que podría haberle aportado bastante más entusiasmo.

Quede constancia de que estos problemas son pecata minuta: Los tipos malos es una película de animación muy disfrutable que hará las delicias de toda la familia. No se puede pedir más para disfrutar de esta cinta en pantalla grande, y de paso, si hay quien gracias a ella descubre los libros, bienvenido sea.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Una gozada disfrutable para todos los miembros de la familia: Los tipos malos es refrescante, divertida y abierta a todos los públicos, un valor seguro por el que apostar.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La calidad de la animación, el diseño de los personajes y la diversión que proporcionan: es una película apta para familias pero original.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Algunas de las voces de doblaje al castellano no están a la altura. Es algo formularia en la resolución.
Hobby

78

Bueno

Y además