Upload
Análisis

Crítica de Upload, la serie de ciencia-ficción de Greg Daniels (The Office)

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Upload, serie de ciencia-ficción y humor creada por Greg Daniels (The Office, Parks and Recreation) y protagonizada por Robbie Amell y Andy Allo. Estreno el 1 de mayo en Prime Video.

Si lo que os apetece es echaros unas risas a costa de un futuro no muy lejano, no perdáis de vista el nuevo trabajo de Greg Daniels, el creador de dos comedias de culto como son The OfficeParks and Recreation (por cierto, esta última tendrá un reencuentro para recaudar fondos para luchar contra el coronavirus que tiene en jaque a medio mundo).

Daniels se ha metido de lleno en el mundillo que nos muestra en Upload indagando sobre la tecnología que nos rodea a día de hoy y cómo podría evolucionar... en principio para hacer nuestra vida mejor, pero también para alargarla de forma artificial cuando nuestros cuerpos no respondan. El concepto es parecido al de las fundas de Altered Carbon, pero la propuesta es mucho más luminosa y divertida.

La primera temporada de Upload consta de diez episodios de unos 25 minutos de media a lo largo de los cuales nos muestra todo un catálogo de novedades que, en el fondo, ya están a día de hoy "sembradas" en nuestras vidas. 

De esta forma todo nos resulta tan familiar como hilarante... Teniendo en cuenta además que nuestro mundo real y tangible tiene una prolongación virtual para las conciencias que "ascienden" a un más allá digital trasladando allí nuestra mentalidad capitalista, claro. Así que no faltan la publicidad, las valoraciones y los guiños a los jugones con algunas estupendas alusiones a Street Fighter, Minecraft o los Sims.

Nos desplazamos a 2033, momento del futuro en el que los coches automáticos, los teléfonos holograma, las impresoras de comida 3D y los supermercados automatizados son la norma.

Los humanos pueden elegir ser “subidos” a una vida virtual cuando se encuentran cerca de la muerte para acceder a una especie de limbo digital a la espera de que se concrete una tecnología para emprender el camino contrario: ser descargados en un clon o en un cuerpo que sirva de huésped a esa conciencia. De momento, los primeros experimentos no terminan de cuajar.

La serie sigue al joven desarrollador de aplicaciones Nathan Brown (Robbie Amell), que se despierta en un hospital después de un accidente de coche. Después de una deliberación rápida con su novia Ingrid (Allegra Edwards), elige la vida de lujo virtual de la familia de ella: “Lakeview” de la compañía Horizen.

Una vez "subido" a Lakeview, Nathan conoce a su “ángel” de atención al cliente Nora Anthony (Andy Allo), quien al principio es su representante y guía virtual, pero rápidamente se convierte en su amiga y confidente, ayudándole a navegar esta nueva extensión digital de su vida y emprendiendo un viaje de autodescubrimiento que le llevará a ser mucho menos materialista.

La tensión sexual entre los protagonistas es la que alimenta una trama en la que el romance se mezcla con la ciencia-ficción, el misterio y la comedia, de modo que hay que alabar la elección de Robbie Amell (The Flash) y Andy Allo (Black Lightning) como cabezas de cartel pero, como suele ser habitual en las obras de Daniels, el plantel de secundarios es la guinda del pastel.

Además de estar muy bien definidos, traspasan su cualidad de estereotipos para deformarse especialmente y resultar así descacharrantes. Mención honorífica a la omnipresente inteligencia artificial de Lakeview que no podría ser más multifuncional y a la que da vida el pelirrojo Owen Daniels, a quien también podremos ver en breve en la comedia Space Force

Los episodios de Upload son ligeros y distendidos aunque no dejen de hilvanar de vez en cuando una soterrada, aguda y bien delimitada crítica a nuestra terrible sociedad de consumo en la que estamos inmersos que genera enormes desigualdades a la par que nos convierte en blancos directos de constantes campañas (a veces ridículas) de publicidad. Vuelan cuchillos con nombres de compañías que no revelaremos para no incurrir en spoilers pero que os sacarán unas carcajadas.

En suma, empezar la serie es como abrir una bolsa de pipas: cuando quieres darte cuenta se ha acabado y estás deseando abrir la siguiente, aunque ahora nos tocará esperar. Ya os decimos que se queda en un punto interesante y que sigue teniendo mucha tela que cortar... si el futuro no se le sigue echando encima.

Valoración

Greg Daniels nos presenta una serie ágil, divertida y plagada de llamadas a imaginar el futuro. El concepto es bastante chulo, aunque dé la sensación de que se le podría haber sacado más partido.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

¡La IA de Lakeview! Su sentido del humor y aguda crítica a cómo trasladaríamos todos nuestros problemas a un entorno virtual, si se diera el caso. 

Lo peor

La serie peca a veces de ser un poco infantil y de no meterse en terrenos farragosos: podría dar más de sí. Algunos aspectos han quedado obsoletos.

Y además