Crítica de El verano que vivimos, con Blanca Suárez y Javier Rey como pareja protagonista

El verano que vivimos
Crítica de El verano que vivimos, el drama romántico con Carlos Sedes como director y con Blanca Suárez y Javier Rey como pareja protagonista. En cines a partir del 6 de noviembre de 2020.

Carlos Sedes, que viene avalado por una amplia trayectoria en el mundo de las series televisivas con Fariña, Alta marInstinto o Las chicas del cable, dirige El verano que vivimos, una película muy desigual cuyo libreto corre a cargo de hasta seis guionistas: Ramón Campos, Gema R. Neira, Salvador S. Molina, Javier Chacártegui y David Orea.

La intención es darle un trasfondo a un hecho real que sirvió de inspiración a la ficción, como hemos podido saber gracias a las notas de producción de la película: "Todo comenzó con una noticia que encontramos en un periódico. En ella se contaba que un hombre le había estado escribiendo cartas de amor a su esposa fallecida, en las esquelas que publicaba en el periódico cada año".

"A partir de ahí comenzamos a preguntarnos cómo podría haber sido la vida de esos dos enamorados para que hubiese transcendido el tiempo y no tardamos en encontrar un hilo del que tirar. Un hilo que se convirtió poco a poco en un ovillo y finalmente en un gran manto que nos cambió la vida a muchos de nosotros para siempre". 

VIDEO

Tráiler de El Verano Que Vivimos

Como ya adelantábamos más arriba, El verano que vivimos se desarrolla en dos planos temporales separados por un lapso de cuarenta años. Isabel, una estudiante de periodismo de la promoción del 95, realiza las prácticas en el pequeño diario local de Cantaloa, aunque el puesto que le asignan allí, es el último que esperaba: la gestión de las esquelas que llegan a la redacción.

Esto, que podría parecer en principio algo aburrido, se convierte en la puerta a una investigación que la llevará a encontrarse con una historia de amor imposible que sucedió en Jerez de la Frontera durante el verano de 1958.

Gonzalo, un joven arquitecto, llega hasta Jerez para iniciar su carrera, proyectando la nueva bodega de su mejor amigo Hernán Ibáñez y su joven prometida Lucía Vega. Una construcción ambiciosa, que supondría la unión de las dos familias bodegueras tras la boda. Pero pronto Gonzalo, Hernán y Lucía se ven envueltos en un triángulo de amor, pasión y mentiras.

Isabel sabe que detrás de estas misteriosas esquelas hay una gran historia por contar. Su olfato le conduce hasta el hijo de Gonzalo en un viaje que ella tampoco olvidará. Un viaje por carretera en el que sacarán a la luz un pasado cargado de celos, engaños y pasión, y que les llevará, casi sin querer, a replantearse sus propias vidas.

Date de alta en Disney+

Date de alta en Disney+

Disney+ sigue estrenando novedades, como su canal STAR. Si te das de alta en la suscripción anuales, ahorrarás el equivalente a dos meses con respecto a la suscripción mensual.

Darse de alta

Más eficiente como spot comercial de las bodegas González Byass (qué torpe es a veces el emplazamiento de producto en la peli) de cara al público internacional que como fiel retrato de las familias viticultoras jerezanas de finales de los 50, esta historia va de cliché en cliché valiéndose de un triángulo amoroso trágico como eje principal para desarrollar una historia mal planteada y peor resuelta.

Estamos por tanto ante un culebrón en el que todo es muy intenso aunque poco creíble y que a los maduritos como la que escribe estas líneas os traerá a la cabeza el rollo Falcon Crest a la española, eso sí, con toros y flamenquito amenizando el drama. Todo, como decimos, muy exportable y facilón... y con vistas también a un posterior estreno en televisión, claro está, en sesión de sobremesa.

Donde la película se viene arriba es en el apartado visual gracias a la cálida y contrastada fotografía de Jacobo Martínez (En el corredor de la muerte), los planos aéreos de los viñedos y la elegancia con la que se desarrollan las secuencias más íntimas: desde las de pasión entre los protagonistas hasta la brutal e inquietante represalia que toma un personaje contra otro ante la sospecha de que ha podido estar implicado en la muerte de un ser querido (que es quizás uno de los puntos álgidos de la película en lo que a dramatismo se refiere).

Otra cosa es que entre ellos haya química... Blanca Suárez, como siempre espléndida, se mueve como pez en el agua en el terreno del romance de tintes épicos en el que es el epicentro de un triángulo amoroso, pero tiene madera para mucho más como ha demostrado cuando se permite salir de su área de confort haciendo otro tipo de papeles. Javier Rey por su parte, destaca mucho más en roles complejos y, en segundo plano, pero destacando por su naturalidad, encontramos a Pablo Molinero (La peste).

Menos química hay todavía entre los personajes de los 90: la historia de María Pedraza y Carlos Cuevas avanza a trompicones, cuando debería sentirse, de alguna forma, como una identificación aunque fuera remota con lo sucedido en el pasado. La película no sabe sacarle brillo a su lado metalingüístico que hace que la periodista termine escribiendo una novela basada en sus investigaciones.

No se puede decir que el elenco trabaje mal, pero sí que ninguno de los atractivos de la película están puestos al servicio de una buena historia. Hace aguas desde el comienzo por su falta de lógica y por lo mal comunicados que están los dos planos temporales además de lo poco creíble que resulta la evolución de los personajes. Hay elementos de El verano que vivimos que os traerán a la cabeza otras producciones ambiciosas como Palmeras en la nieve pero le falta mucha solidez al guión como para resultar tan imperecedera como pretende.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Inspirada en una historia real, este drama romántico encandilará más fuera que dentro de nuestras fronteras por sus numerosas licencias narrativas y la estereotipada concepción de Jerez y sus gentes.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El esfuerzo de la fotografía para intentar capturar el encanto de la tierra y el trabajo de Pablo Molinero dentro del reparto.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Los planos temporales en los que se desarrolla la historia se comunican mal entre sí, la historia no se sostiene y las interpretaciones irregulares.
Hobby

57

Regular

Y además

El verano que vivimos (2020)

Lanzamiento:

Argumento:

El verano que vivimos es una nueva película española dirigida por el cineasta Carlos Sedes (Alta mar, Instinto, Fariña, Las chicas del cable), cuyo guion corre a cargo deRamón Campos, Gema R. Neira, Salvador S. Molina, Javier Chacártegui yDavid Orea. Esta películabasada en hechos reales se ubica en el año 1998 y cuenta la historia de Isabel,...